ventaja competitiva

¿Tienes clara cuál es tu ventaja competitiva? ¡Aprende a definirla!

ventaja competitiva

Si te has lanzado a la aventura del emprendimiento, ya sea a nivel autónomo o creando tu propia pyme, estoy convencido de que uno de tus principales objetivos es buscar el máximo número de clientes posible. Esto es fundamental, pero para lograrlo es necesario que tengas muy claro cuál es la ventaja competitiva que ofreces tú o tu empresa.
Hacer caso omiso a este punto nos resta competitividad al salir al mercado y nos complica la tarea de lograr esos clientes necesarios…

Cada empresa, proyecto o marca son diferentes y definir un plan genérico no es viable, pero trataré en este post de daros algunas claves que os ayuden a definir vuestra ventaja competitiva.

1. Define hacia dónde quieres ir

Esto es imprescindible. Solo sabiendo perfectamente lo que queremos y hacia dónde nos dirigimos seremos capaces de mantener el rumbo cuando las cosas se compliquen.
Si no sabes adónde vas, probablemente acabes llegando a cualquier otro lugar.

En otras palabras, debes dibujar desde un inicio tu horizonte y nunca perderlo de vista. Te tocará realizar un plan que te permita ir en la dirección que deseas y, si en algún momento las cosas se complican, se puede cambiar el plan o las estrategias, pero nunca perder de vista ese horizonte.

2. Analiza a tu competencia

Debes ser inteligente a la hora de definir tu ventaja competitiva. Si eres demasiado recurrente o apuestas por ventajas tradicionales, es muy probable que la competencia con otras empresas o profesionales se te haga más complicada.

Busca eso que te hace realmente diferente y explótalo. Además, ten en cuenta que no se trata de definir tu valor añadido y ya está, la competencia es dura y debes adoptar la mayor flexibilidad, evolucionar constantemente generando nuevas ventajas o adaptándolas de modo que te permitan atraer nuevos clientes.

 

❝En un mundo en constante movimiento, el que se queda quieto, retrocede.❞ —Lewis Carroll—

3. Fija tu ventaja competitiva

Como decía antes, el camino se puede hacer muy cuesta arriba si lo que ofrecemos no se diferencia demasiado a lo que ya ofrecen otras empresas o la competencia. Pero puedes también hacerlo más sencillo si analizas bien las necesidades de los clientes, lo que realmente les gustaría y ofreces lo que le falta a los demás.

Tómate el tiempo necesario para analizar tu target, conóceles bien, rebusca entre sus deseos y necesidades… y una vez lo descubras, trabaja en la elaboración de tu ventaja competitiva que te diferencie claramente del resto.

4. Cómo desarrollar la ventaja competitiva

Son muchas las vías posibles que te permiten hacerlo. Y el camino adecuado dependerá de tu empresa y el producto o servicio que ofreces, de la competencia, de tus objetivos, etc.

Puedes encontrar tu ventaja en los precios, ofreciendo un producto o servicio más abarato si cuentas con un sistema eficaz y eficiente de provisión que te permite ofrecer un producto o servicio de calidad y fiable y eres capaz de reducir los costes de producción.
Si tu sistema no te permite reducir los precios, puede que una de tus ventajas esté en la calidad del producto o servicio que ofreces, siempre superior a la de la competencia.
Podría estar también tu ventaja competitiva en tu capacidad de segmentar minuciosamente a tu público objetivo y adecuar o personalizar tus productos o servicios en función de sus necesidades.

Como decía, dependerá de la empresa, el producto o servicio, las necesidades de la propia empresa y de los clientes, los recursos, objetivos, etc.

 

Definir muy bien tu ventaja competitiva y hacer girar tu negocio en torno a ella evitará el desgaste y lo hará crecer. Esto no quiere decir que las ventajas sean estáticas, al contrario, deberán ir evolucionando en función del mercado, de las necesidades de los clientes, de los productos o servicios que ofrezcas en cada momento, etc.

Si has decidido lanzarte al mundo del emprendimiento o comienzas a navegar en él, mi consejo es que no olvides la creatividad y la innovación, ni en tu negocio, ni a la hora de definir tu ventaja competitiva. 😉

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.