Entradas

Cómo diseñar una estrategia de marketing efectiva

plan estratégico

Sobre estrategias y tips para alcanzar los objetivos que nos marcamos al emprender, es mucho lo que podemos ver y leer, sobre todo en internet. Sin embargo, a pesar de tanta información, o precisamente por tanto exceso, muchos son los que no tienen claro cómo sacar el máximo partido a sus recursos, su tiempo, sus posibilidades y lograr así sus objetivos y los de su empresa.

Llevar a la práctica tantas técnicas y métodos aparentemente prácticos, efectivos e interesantes no es tarea sencilla… Unas veces porque se trata de acciones concretas que no sabes cómo encajar en tu plan; otras veces porque sencillamente no te da tiempo de aprender y poner en práctica tanta teoría. La consecuencia directa de ello es la implementación de estrategias o acciones que ni siquiera sabes si resultarán eficaces.

Si este es tu caso, ¡no desesperes!, todos hemos pasado por una situación similar…

La clave no está en ir poniendo en práctica acciones aisladas, sino en diseñar un plan estratégico que permita ir avanzando de manera realista hacia los objetivos; que permita análisis que nos indiquen de lo que funciona y lo que no, para así poder mejorar o  sustituir acciones en pro del desarrollo de nuestro proyecto.
Fácil, no es, pero nadie había dicho que lo fuera; y a imposible le sobran dos primeras letras. Así que veamos cómo podemos avanzar en este sentido…

Primer paso: definir muy bien el objetivo

Si no sabes lo que queremos, difícilmente podremos actuar para llegar a conseguirlo.

No vas a necesitar el mismo tiempo, ni los mismos recursos, las mismas estrategias o el mismo presupuesto si tu objetivo es aumentar tu lista de suscriptores, que si lo que quieres es generar visibilidad de tu empresa y/o servicios o productos.

Define muy bien el objetivo principal. Sin él, avanzar en una línea coherente y que nos otorgue efectividad, no es posible. Pero además, los objetivos deben contar con algunas características de las que ya he hablado alguna vez: tienen que concretos, realistas y medibles.

Elige la/s estrategia/s para alcanzar el objetivo

Una vez que tenemos bien claro lo que queremos, conviene hacer una lista de las posibles acciones  que nos pueden permitir acercarnos a ello.

Dependiendo de tu objetivo, puedes recurrir a un sinfín de estrategias: marketing de contenidos, vídeos, publicidad, concursos, sorteos, email marketing, etc.
En función de tu objetivo podrás, unas estrategias serán más convenientes a priori que otras… No es necesario implementar todo, sino lo que mayor beneficio te va a reportar de cara a tus objetivos y, sobre todo, dominar muy bien esas acciones.

Pero no solo se trata de definir un objetivo y plantear algunas estrategias para lograrlo, habrá también que tener en cuenta los recursos de los que dispones y hacer que encajen en ese plan que estás desarrollando. No es lo mismo disponer de tiempo libre y poder dedicarlo a algunas tareas de tu plan, que no disponer de él; como tampoco es lo mismo contar con un presupuesto que poder destina a publicidad, que no contar con él, por ejemplo.

Plan de acción

Con un objetivo claro y una estrategia definida, lo que queda es pasar a la acción. Y es aquí donde todo se complica… porque aparece la incertidumbre, los miedos, la procrastinación y, si no sabemos gestionar todo, también la desmotivación.

Aquí tienes que trabajar duro, no solo llevar a cabo tu estrategia, sino para vencer todos esos miedos que solo sirven para paralizarte.

Una forma efectiva de seguir la estrategia es realizar listas con tus actividades o acciones diarias, semanales, etc. Te aseguro que a medida que vayas viendo pequeños avances, logros, que te van acercando a tus objetivos, entonces será más fácil continuar porque aumentará tu motivación.

 

3 estrategias para tu marca personal

Marca personal

Definir todos y cada uno de los pasos necesarios para construir una marca personal sólida es muy complicado por dos motivos: depende de cada caso y no cabría en un único artículo.

Cada persona, cada marca es diferente, tiene diferentes objetivos y precisa, por tanto, de diferentes estrategias, siempre adaptadas a sus propias necesidades.
Ahora bien, lo que sí podemos hacer es centrarnos en algunas estrategias que funcionan, que permiten hacer de nuestras metas algo tangible y nos ofrecen resultados. Digo que funcionan porque lo he comprobado con mi propia marca personal.

Email marketing

Ya he hablado en otras ocasiones de esta estrategia. A lo mejor me repito, pero hoy no podemos, o al menos debemos, tener un negocio sin utilizar el email marketing como estrategia.

Esta estrategia es simple, consiste en mantener una relación constante con tus clientes o potenciales clientes, previo consentimiento por su parte, a través de la que los mantienes informados de todo lo relacionado con tu negocio o actividad.

Parece sencillo, pero no lo es tanto. Ellos se han suscrito porque les ha gustado o convencido lo que les ofrecías, pero de la misma manera que han hecho clic en suscribirse pueden hacerlo para solicitar ser eliminado de tu base de datos.
Para evitarlo, debemos ofrecerles siempre contenido de valor y enviárselo con la frecuencia idónea para que no se olviden de nosotros y la distancia en el tiempo suficiente para no agobiarles.

Redes Sociales

Hoy es casi inviable plantarse un negocio sin estar presente en los medios sociales. No en todas, claro, pero sí es necesario estar en aquellas en las que se encuentra tu público.

Estar y estar con consciencia, trabajar para crear comunidades realmente interesadas en lo que les ofreces. Esa es la clave.
De nada nos va a servir tener miles de seguidores a los que no les interesa lo que decimos o lo que les ofrecemos.

Conferencias

Quizá es una estrategia que todos podáis adaptar o adoptar, pero quizá si encaje a alguno de vosotros y quizá os sirva mi experiencia…

No es fácil impartir tu primera conferencia. Los nervios están ahí… y  controlarlos, no es tarea sencilla. A través de esta experiencia he logrado no solo crecer, aunque fue complicado al principio he aprendido mucho de cada una de las conferencias, sino a conocer y sobre todo a llegar a mucha gente, personas a las que quizá de otra forma no habría llegado. Algunos de los que han asistido a esas charlas o talleres que he impartido, incluso han confiado en mí al punto de que más tarde se han convertido en mis clientes.