Entradas

Crea paso a paso tu plan de comunicación en redes sociales

plan de comunicación en redes sociales

Cualquier estrategia de marketing requiere de tiempo y mucho trabajo. Eso es así. Y lo cierto es que si nos lanzamos a la aventura y luego no le dedicamos el tiempo necesario o contamos con la planificación que requiere, en el mejor de los casos, habremos perdido mucho tiempo. Para minimizar las posibilidades de perder el control de nuestra estrategia o acabar perdiendo el tiempo, un buen plan de comunicación a medida es la clave.

Una de las primeras cosas que se suelen hacer antes de comenzar es elegir las herramientas o medios en los que vamos a estar presentes. Pero lo cierto es que esa no debería ser nuestra principal preocupación, en lugar de pensar en qué redes sociales vamos a estar, la primera cuestión que debemos plantearnos es cuáles son nuestros objetivos.

Cuál es tu público objetivo, dónde lo puedes encontrar, cuál es tu ventaja competitiva…
Una vez que sepas quién es tu target y dónde se encuentra, podrás establecer con eficacia qué medios o redes sociales son las más adecuadas para ti o para tu empresa.

Pero con saber dónde están tus potenciales clientes no basta, es necesario conocer muy bien la cultura de cada red social en la que vamos a estar presentes, establecer objetivos y medirlos, solo así podremos medir los resultados.

Antes de comenzar a elaborar sobre el papel tu plan de comunicación en redes sociales ten en cuenta que éste debe ser lo más claro y conciso posible, ya que buscamos efectividad. Mi consejo es que no te extiendas más de una página, simplifiques y especifiques claramente:

1. Los medios sociales en los que estarás presente

Decide cuáles son las redes sociales en las que tú o tu empresa estarán presentes en función de tu target (Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest…).

Mi consejo es que en tu plan de comunicación incluyas también una herramienta de contenido o blog. Incluso es conveniente, debido al gran poder de las imágenes y los vídeos que cuentes con una herramienta para compartir imágenes, como puede ser Flickr o un canal de YouTube.

2. Call to action

Tu plan debe especificar muy bien qué es lo que quieres que hagan los usuarios o potenciales clientes una vez que lleguen a tu página web. ¿Quieres que se registren a tu newsletter?, ¿tienes un ecommerce y el objetivo es que compren?, ¿quieres que se descarguen tu ebook?

A través del call to action o llamadas a la acción podrás, a través de tus posts en el blog, vídeos o actualizaciones en las diferentes redes sociales invitar a los usuarios a actuar.

3. Análisis

Debes saber en todo momento en qué puntos estás y no perder de vista adónde quieres llegar. Y eso solo se consigue analizando.

¿Quieres aumentar las visitas a tu web?, ¿quieres aumentar tus comunidades?, ¿quieres aumentar las ventas de tu ecommerce?

Solo los datos te permitirán enfocar tu estrategia o redirigirla hacia tus objetivos.

 

Ciuda el tono de voz (de tu marca)

tono de voz de la marcaLo que dices, las palabras que utilizas para decirlo y tu manera de hablar define a tu negocio. Eso es lo que se conoce como «tono de voz» de una marca y, hoy por hoy, es uno de los factores más importantes de la misma.

 

Prácticamente en cualquier sector la competencia es muy grande. Todas las empresas dicen, hablan y hasta gritan a la vez porque han venido para vender. Pero no quien más grite obtendrá más atención. Los usuarios y clientes son cada vez más exigentes… Si quieres que te escuchen, la cave no está en gritar más fuerte, sino en hablar diferente.

El tono de voz no se construye solo con las palabras, se define también con los detalles, las expresiones utilizadas por la marca, los términos, la longitud de las frases que lanza, el storytelling, el ritmo de redacción… Y es algo que abarca toda la comunicación de la marca o empresa, no solo en los medios sociales o en el contenido de la web o el blog, también en los anuncios y publicidad, en cada email, etc.

La verdadera clave está en encontrar nuestro propio tono de voz. Pero, ¿cómo encontrarlo?
En mi opinión, debes buscar en tus valores y tu forma de pensar, es ahí donde encontrarás las raíces de tu voz.

Es muy habitual y diría que hasta normal, que aparezcan dudas a la hora de ponernos frente al ordenador y lanzar un mensaje. A veces recurrimos a una formalidad que alguien nos hizo creer necesaria para transmitir credibilidad, pero en realidad no somos así; otras veces recurrimos a un tono demasiado happy por creerlo más cercano, y es posible que tampoco se corresponsal con nuestra personalidad y valores (y los de nuestra empresa)… entonces, difícilmente funcionará.

No hay nada de malo en imprimir a la imagen de tu marca seriedad o simpatía, siempre que estas características formen parte de su naturaleza. Pero tampoco tiene nada de malo el sarcasmo, la ironía si es lo que realmente forma parte de tu naturaleza… y  siempre que lo conviertas en un arma de comunicación.

Muchas veces, la complicación no está tanto en encontrar el tono de voz, sino en atreverse a utilizarlo…

Nadie más habla como tú, puedes aprovechar la fuerza de las palabras para convertirlas en un herramienta que te ayude a diferenciarte de los demás, a que te reconozcan por ello y a conectar con tus clientes.

En un principio no resulta fácil, por lo que quizá hacer una lista te ayude a definir si vas a dirigirte a los usuarios y clientes de tú a tú o utilizando el vosotros; si vas a adoptar un tono serio y formal o te encaja más un tono con que de humor, por ejemplo; si tu tono se inclinará hacia lo racional o más por lo emocional, etc.

Definir el tono de voz de tu marca, contar con un tono propio, no es algo banal o sin importancia, de ello depende tu credibilidad, la confianza que transmitas, te permite marcar una diferencia entre tus competidores y también conectar con tu audiencia.

 

 

Captar clientes con tu página ‘quién soy’

página quién soy

La página «quién soy» o «sobre mí» es una de las páginas más visitadas de la mayoría de webs y blogs. Tiene sentido, ya que todos, cuando llegamos a una web que no conocíamos, buscamos información acerca de su autor.

 

Esta página en nuestra web no es solo algo que debe estar por cumplir con lo que se supone que es lo correcto, es mucho más. Rellenar esta página por rellenarla, sin contar con una estrategia, es un error llevarnos a perder clientes.

La primera impresión es la que cuenta, dicen. Y nuestra página «quién soy» es una gran oportunidad para causar esa impresión que queremos. Por ello, es muy importante elaborar esta página de manera estratégica, prestando mucho cuidado no solo a la redacción y lo que decimos, sino también al contenido visual; debemos hacer de ella una página que ‘atrape’ a todo el que llega a ella.

Antes de decir qué poner en tu página «quién soy» tendrás que diferenciar si tu web es un blog, un ecommerce, una página profesional…
Cómo enfocar lo que dices y la imagen que acompañará tu presentación dependerá mucho del sector y tu actividad profesional. Debes aprender a presentarte de manera seria y profesional, pero también siendo original.

Quizá no es fácil, pero es un apartado muy importante de tu web, por lo que merece que le dediques todo el tiempo necesario.
Busca y rebusca en ti, en tu personalidad, pon sobre el papel tus valores, el camino recorrido y el que quieres recorrer, toda la honestidad y… remueve bien todos los ingredientes, estoy seguro que acabarás encontrando las palabras exactas.

¡Ah! Y no olvides el poder de las imágenes. Según las estadísticas, los usuarios leen menos de 30% de las palabras del texto. Y también las estadísticas dicen que las imágenes tienen un mayor poder y el 40% de los usuarios responde mejor ante ellas que ante textos.
Escoge una imagen acorde a tu actividad y personalidad, pero que resulte espectacular.