Entradas

¡He decidido emprender! Y ahora, ¿por donde debo empezar?

emprender

En los últimos años son muchos los emprendedores que han convertido sus ideas en grandes negocios. Aunque, también han habido ideas que se han quedado por el camino.

Si tienes una idea en la que crees firmemente y, tras mucho darle vueltas, analizar y valorar has decidido emprender, este post es para ti. Y es que, independientemente de que tu idea sea totalmente innovadora y pueda llegar a revolucionar el mercado o sea algo más modesta pero con la capacidad de dar forma a un negocio capaz de diferenciarse, creo que una de las claves del éxito radica, más que en la idea, en una pregunta: ¿por donde debo empezar?

Primero

La respuesta dependerá, en gran medida, del modelo de negocio que has decidido crear… ¿Qué negocio quieres crear? ¿Y por qué?

Mi experiencia me dice que si estás decidido a emprender esas preguntas deben responder un modelo de negocio que te motive, alguna actividad que te guste, a ser posible que te apasione.
Cuando trabajas en algo que te motiva, que te mueve por dentro, enfrentarás los obstáculos con mayor decisión y convicción, será más difícil que alguna circunstancia te lleve a abandonar.

Segundo

Tras el primer paso, en el que debes haber elegido la línea a trazar, es momento de definir el modelo de negocio.
Esta fase o etapa, en la que es importante tener claro a quién nos dirigimos, cuál es nuestra propuesta de valor y qué solución aportamos a ese público objetivo al que nos dirigimos, es muy importante. Tómate el tiempo que necesites para desarrollar tu modelo de negocio, comparte tu idea con tu entorno, pide opiniones a otros que tengan experiencia, busca información…

Tercero

Ya sé que tienes ganas de lanzarte a la piscina y comenzar a nadar en esta aventura que has decidido iniciar. Pero, calma. Una vez desarrollado tu plan de negocio, te aconsejo profundizar en él… Me refiero a buscar, analizar investigar qué necesitan tus futuros clientes, cuáles son sus preferencias, quiénes son tus competidores y qué están haciendo, etc.

Esta es la etapa en la que debemos poner los pies en el suelo. Emprender es una experiencia maravillosa, pero es importante hacerlo siendo conscientes de lo que hacemos, bien informados. Solo así podemos tomar las mejores decisiones.

 

Si has dado estos tres pasos y estás dispuest@ a seguir avanzando en tu proyecto, ¡adelante! Porque la experiencia me ha enseñado que emprender no es una cuestión económica, sino una cuestión de autodeterminación, actitud, decisión.

 

Los 4 puntos clave que sustentan un negocio online

negocio onlineA la hora de crear un negocio online, es fundamental saber de qué estará hecha la base que lo mantendrá en pie, conocer los puntos clave que lo sustentarán, para saber dónde se deben depositar la mayor parte de los recursos y esfuerzos. No tener esto claro implica una pérdida casi inevitable de tiempo, dinero y energías.

Estos son los 4 puntos clave que mantienen en pie y permiten el avance y el crecimiento de cualquier negocio online:

El producto o servicio

Es muy simple: sin producto o servicio no hay negocio. Esto es ya motivo suficiente para poner todo el empeño en ofrecer un buen producto o servicio.
La clave no está en tener muchos productos o servicios que ofrecer. La clave está en contar con un buen producto o servicio que interese al mercado y esté dispuesto a comprar.
Para hacerte con un buen producto o servicio debes tener muy en cuenta:

  • Que debe atender a las exigencias del mercado y cubrir una demanda real. Hoy por hoy existen un sinfín de herramientas al alcance de cualquiera que permiten trabajar sobre este aspecto y no fallar.
  • Una vez descubierto lo que quiere el mercado, se debe diseñar el producto o servicio de manera que cubra una necesidad. Si nadie lo necesita, nadie lo comprará.
  • Añade valor. Es necesario que el producto o servicio cubra las necesidades de los potenciales clientes; pero no te conformes sólo con eso… Añade valor a lo que vendes, innova, ofrece más.

Las nuevas tecnologías e Internet

Si no estás en Intenet, no existes. Y cuando hablo de nuevas tecnologías e Internet me refiero a todas las herramientas necesarias para mostrar al mundo aquello que quieres vender: página web, blog, tienda online, redes sociales, etc.

Cierto es que este es un punto clave, fundamental e imprescindible a la hora de crear cualquier negocio online; pero cierto también es que las herramientas están al alcance de cualquiera. Se puede aprender a manejarlas o recurrir a los servicios de un profesional que se encargue de manera exclusiva a ello; pero, independientemente de la opción que se elija, son herramientas al alcance de todos, por lo que no supondrán una ventaja competitiva. Eso sí, hacer un mal uso de las mismas sí supondría una gran desventaja frente a la competencia.

El marketing

Si tienes el mejor producto o servicio, la mejor página web, una ciudada tienda online… pero nadie conoce tu producto o servicio ni tu compañía o marca, simplemente no se venderá. Y si lo conocen pero no se ha sabido llegar bien a los potenciales consumidores, no se ha logrado activar su inquited o deseo o provocar una necesidad, tampoco se venderá. Es por ello que una buena estrategia de marketing es tan importante cuando hablamos de negocios; y más aún -si cabe- cuando se trata de negocios online.

La colaboración

La capacidad de hacer llegar un mensaje, producto o servicio al público, si se trabaja de manera individual, es limitada. Sin embargo, a través de la colaboración el efecto se multiplica y, como consecuencia directa, se llega a muchísimas personas más.

En un negocio online, la colaboración supone la diferencia entre avanzar o quedarse estancado. Y sobra acalarar que a más colaboraciones, más beneficios…

Para que las colaboraciones se den será necesario que la relación sea de mutuo beneficio, claro está. Y aquí juega un papel muy importante la confianza que genera la marca o negocio y su reputación online, de la que ya he hablado en alguna ocasión. Por ello -entre muchos otros motivos-, subrayo que hay que cuidar muy bien la reputación online; ya que, de no ser buena, nadie aceptaría una colaboración.

 

Estas son las 4 claves que sustentan cualquier negocio online. Desde el momento en que alguna de ellas se descuide, los cimientos del negocio comenzarán a temblar… Por ello, invierte la mayor parte de tus esfuerzos y recursos en ellas. Si la base está bien preparada y los cimientos son sólidos, la torre puede ser tan alta como te propongas.

 

3 errores habituales en empresas poco -o nada- exitosas

errores de empresas poco exitosas

Cuando de empresas, negocios, marcas o compañías va el tema, es muy común hablar y escuchar de todo aquello que las empresas hacen bien y les lleva al éxito. Y no es que yo quiera rebuscar en los aspectos negativos; pero conviene saber que los hay, y también hay errores… y conviene aprender a identificarlos, romper las limitaciones que conllevan y, a partir de ahí, generar nuevas ideas que permitan obtener un mayor rendimiento.

Cada compañía o marca es un mundo y muchos de esos ‘factores negativos’ -por llamarlos de alguna manera- son individuales y propios de la empresa. Sin embargo, también existen otros factores más comunes y generalizados que solemos encontrar en empresas poco exitosas. En estos últimos, que más que factores son errores, nos vamos a centrar… Y hablaré concretamente de tres errores muy frecuentes: Leer más

Si quieres emprender, es momento de emprender

emprender_

Ante la situación laboral, cada vez son más las personas que apuestan por emprender. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que la emprendeduría es una gran oportunidad en duros tiempos de crisis, y que además emprender permite llevar un estilo de vida más flexible y contar con una mayor capacidad de decisión sobre el futuro.

Todo tiene su lado bueno, incluso la crisis. Uno de esos lados positivos de la nefasta situación en la que nos encontramos es que ha permito que emprender sea más sencillo ahora; por un lado porque las facilidades son mayores, y por otro lado, porque han nacido nuevos modelos de negocio (especialmente a través de la Red). Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de todas esas personas que quieren emprender chocan de frente con el primer problema: cuándo empezar la aventura de emprender.

Vamos por partes:

¿Quién puede emprender?

Para emprender, los requisitos necesarios son: ganas, actitud, voluntad, ilusión y decisión por emprender. Existe un proverbio árabe que dice que «quien realmente quiere hacer algo encuentra un medio, quien no quiere, encuentra una excusa«. Y si hablamos de emprender, esto es así. No importa si eres estudiante, empleado en cualquier empresa o si estás en paro; si quieres emprender, puedes emprender.

Antes de empezar…

¡Cuidado! Mi intención no es crear falsas expectativas. Es obvio que no todas las situaciones son iguales y no todos los modelos de negocio son viables o comercialmente rentables. Pero existen algunas claves que puedes realizar antes de invertir tu tiempo y tu dinero en desarrollarlo, y así comprobar si tu idea de negocio va a funcionar:

  • Apostar por emprender de una forma desesperada porque no cuentas con ingresos, no es la mejor situación. Ten en cuenta que lo primero es vivir, y para ello necesitarás un fuente de ingresos que te permita cubrir tus gastos básicos. Es por ello que, quizá, buscar un trabajo que te aporte esta fuente de ingresos sería una buena opción. Y no sólo te servirá para cubrir tus gastos básicos; cierto es que emprender es cada vez más fácil -y económico-, pero dependiendo de cuál sea tu idea de negocio, necesitarás hacer una inversión, por pequeña que sea.
  • Si trabajas, estudias u ocupas parte de tu tiempo en otra actividad, es lógico que tu tiempo se reduzca y vea limitado. Sin embargo, si realmente quieres emprender debes y no te costará en demasía hacerlo, renunciar a tiempo libre y de ocio o gestionar mejor tu tiempo y sacarle más partido a todos esos momentos de distracción que tienes cada día. ¡Sácale el máximo partido a tu tiempo!
  • ¡Saca partido a tus habilidades y conocimientos! Esta es, desde luego, una buena opción si buscas una fuente de ingresos, no dudes en ofrecerte como freelance e inscribirte en todas las ofertas para las que te consideres apto/a. Esta opción te permitirá ganar algo de dinero a corto plazo.
  • Crea un blog. Contar con un blog permite ofrecer los servicios como freelance, mostrar lo que sabes hacer y además permite contactar con otras personas relaciondas con el sector e interesadas en lo que haces.
  • Por último, valida tu idea de negocio antes de lanzarte a emprender. Conviene saber si alguien estará dispuesto a pagar por lo que quieres ofrecer antes de invertir una gran cantidad de tu valioso tiempo y tu dinero.
    Para comprobar la viabilidad de tu idea, pon una oferta en la Red sobre lo que ofreces. Si nadie o un número inferior al que esperas compra o se interesa, quizá no sería buena idea apostar por ese negocio. Sin embargo, si tiene éxito, es evidente que vas por buen camino y es momento de seguir adelante.

¿Cuándo es el mejor momento para emprender?

¡Ahora! Sin duda alguna, si lo que realmente quieres es emprender, es momento de emprender. Con los pies en el suelo, pero sin excusas que te frenen.

No todas las ideas son iguales, ni todas las personas, ni todos los negocios… Es por ello que conviene tener en cuenta que cada idea de negocio y cada emprendedor precisa de unos requisitos diferentes y personalizados a su situación y objetivos. Es por ello que el análisis es fundamental para que la idea llegue a buen puerto. Aclarado lo anterior y sin hacer caso omiso de ello, lo que he querido transmitir con este post es que, si se quiere, se puede…

Y tú, ¿ya estás emprendiendo?, ¿qué te frena?