3 estrategias para tu marca personal

Marca personal

Definir todos y cada uno de los pasos necesarios para construir una marca personal sólida es muy complicado por dos motivos: depende de cada caso y no cabría en un único artículo.

Cada persona, cada marca es diferente, tiene diferentes objetivos y precisa, por tanto, de diferentes estrategias, siempre adaptadas a sus propias necesidades.
Ahora bien, lo que sí podemos hacer es centrarnos en algunas estrategias que funcionan, que permiten hacer de nuestras metas algo tangible y nos ofrecen resultados. Digo que funcionan porque lo he comprobado con mi propia marca personal.

Email marketing

Ya he hablado en otras ocasiones de esta estrategia. A lo mejor me repito, pero hoy no podemos, o al menos debemos, tener un negocio sin utilizar el email marketing como estrategia.

Esta estrategia es simple, consiste en mantener una relación constante con tus clientes o potenciales clientes, previo consentimiento por su parte, a través de la que los mantienes informados de todo lo relacionado con tu negocio o actividad.

Parece sencillo, pero no lo es tanto. Ellos se han suscrito porque les ha gustado o convencido lo que les ofrecías, pero de la misma manera que han hecho clic en suscribirse pueden hacerlo para solicitar ser eliminado de tu base de datos.
Para evitarlo, debemos ofrecerles siempre contenido de valor y enviárselo con la frecuencia idónea para que no se olviden de nosotros y la distancia en el tiempo suficiente para no agobiarles.

Redes Sociales

Hoy es casi inviable plantarse un negocio sin estar presente en los medios sociales. No en todas, claro, pero sí es necesario estar en aquellas en las que se encuentra tu público.

Estar y estar con consciencia, trabajar para crear comunidades realmente interesadas en lo que les ofreces. Esa es la clave.
De nada nos va a servir tener miles de seguidores a los que no les interesa lo que decimos o lo que les ofrecemos.

Conferencias

Quizá es una estrategia que todos podáis adaptar o adoptar, pero quizá si encaje a alguno de vosotros y quizá os sirva mi experiencia…

No es fácil impartir tu primera conferencia. Los nervios están ahí… y  controlarlos, no es tarea sencilla. A través de esta experiencia he logrado no solo crecer, aunque fue complicado al principio he aprendido mucho de cada una de las conferencias, sino a conocer y sobre todo a llegar a mucha gente, personas a las que quizá de otra forma no habría llegado. Algunos de los que han asistido a esas charlas o talleres que he impartido, incluso han confiado en mí al punto de que más tarde se han convertido en mis clientes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.