Si quieres emprender, tendrás que aprender a tomar decisiones rápidas

tomar decisiones

¿Te gusta el articulo? No te pierdas ninguno! / Ti è piaciuto l'articolo? non perderne nessuno!

La vida es una constante toma de decisiones. Incluso cuando no tomamos una decisión, la estamos tomando.

Pero hablemos de proyectos y emprendimiento. Emprender exige tomar decisiones desde el principio… Algunas evidentes y previstas; pero en otras ocasiones las circunstancias nos obligan a actuar de manera rápida; elegir, decidir, tomar decisiones en muy poco tiempo.

Esto es una constante desde el inicio de cualquier proyecto y lo será mientras ese proyecto será siga vivo.

La clave en la toma de decisiones es poner el foco en ellas y tomando conciencia sobre el asunto, para analizar la situación, valorar los pros y los contras y tener en cuenta todas las opciones que tenemos.

Pero no siempre las cosas son fácilmente controlables y pasamos demasiado sopesando las posibilidades que tenemos y, también demasiado tempo sin actuar.
También serán comunes las veces en las que no podamos controlar el tiempo que tenemos para tomar una decisión y debamos actuar y decidir sobre la marcha, de manera inmediata.

Lo que está claro es que ante todas esas circunstancias conviene que estemos preparados.

Emprender exige ser flexible

La flexibilidad ha de ser una de las características de cualquier emprendedor. Solo la capacidad de adaptarnos a cualquier situación, de fluir, nos permitirá sobrevivir. Y es que, los que se han aventurado a poner en marcha un proyecto lo saben bien, por muy planificado que tengamos todo, por muy definidos que tengamos cada paso o etapa, la realidad pone en nuestro camino variables que no siempre teníamos previstas.

Además, es exponencial. A medida que el proyecto avanza y crece, aparecen más situaciones en las que la capacidad de tomar decisiones de forma rápida nos será muy útil.

Cómo mejorar tu capacidad de tomar decisiones rápidas

Como cualquier emprendedor, yo también me he enfrentado a esta realidad y he experimentado la necesidad de aprender a tomar decisiones de forma rápida.

A mí me ayudó mucho comenzar poniéndolo en práctica en situaciones cotidianas. Puede parecer algo muy simple, pero lo cierto es que, el simple hecho de proponerme no eternizar la decisión delante de la carta de un restaurante. Elegir rápido tras un simple vistazo, aunque no lo creas, puede ser de gran ayuda.

¡Decide sin pensar mucho! Arriésgate a llevarte una sorpresa… puede que sea negativa, pero también puede que resulte ser todo lo contrario.

Es un ejercicio muy simple que puedes llevar a situación de tu vida. Tiene riesgos muy pequeños y estoy seguro que te ayudará a acostumbrar tu mente a reaccionar de manera rápida.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *