¡Practica la gratitud!

gracias

¿Te gusta el articulo? No te pierdas ninguno! / Ti è piaciuto l'articolo? non perderne nessuno!

Según la neurociencia, agradecer nos hace felices. Este ya es, de por sí, un buen motivo para ser agradecidos, ¿no crees?

Sin embrago, con demasiada frecuencia la dinámica de la rutina no hace olvidar la gratitud. Y es un error, puesto que la gratitud, además de ser una práctica muy valiosa, nos ayuda a darnos cuenta y ser conscientes de todo lo bueno que ha pasado en nuestra vida, de todo lo bueno que tenemos e infinidad e hechos, situaciones y detalles que quizá han pasado desapercibidos y que han contribuido a que lleguemos al punto en el que estamos.

Y tomar conciencia de todo lo bueno que nos ha pasado también nos ayuda a evitar caer en la tentación de lamentarnos por lo que no ha ido tan bien, ya que levanta nuestro ánimo y nos hace sentir bien, más alegres.

Cuando hablo de practicar la gratitud no hablo de agradecer de manera indiscriminada; incluso en ocasiones ese agradecimiento tampoco tiene por qué darse expresamente.
Agradecer es un ejercicio que podemos practicar hacia fuera, hacia los demás. Pero también es un ejercicio que podemos practicar desde dentro, desde nosotros hacia nosotros. Muchas ocasiones más de las que puedes imaginar, tenemos motivos para darnos las gracias a nosotros mismos.
Estoy seguro que si echas la vista atrás puedes encontrar algún momento de tu vida en el que te has ayudado a ti mismo/a a salir a delante, a sacar fuerzas para continuar. ¿Por qué no te lo agradeces?

También es habitual pensar que el agradecimiento ha de llegar por algo positivo. Y lo cierto es que no es así. Hay ocasiones en la que deberíamos agradecer a la vida el habernos hecho pasar por una situación difícil, porque hemos salido de ella reforzados, con un aprendizaje y emocionalmente más fuertes.

Lo que quiero transmitirte a través de este post es lo importante que es practicar la gratitud a todos los niveles, desde agradecer a los demás, pasando por agradecernos a nosotros mismos cuando lo merecemos, e incluso agradecer a la vida y las circunstancias.
El agradecimiento ejerce un gran poder sobre la persona que lo recibe y provoca un flujo de buena energía que fluye tanto en quien recibe ese “gracias” como en quien lo da y que difícilmente podemos alcanzar a imaginar hasta dónde nos puede llevar, pero sí podemos tener la certeza de que ese lugar será mejor que del que partimos antes de agradecer.

Te invito a poner en práctica la gratitud porque al hacerlo estarás tomando conciencia de lo que está ocurriendo. Y esto es fundamental para cualquier emprendedor.
Es importante tener el foco en tu meta, pero agradecer te permitirá darte cuenta y disfrutar de los pequeños logros que vas consiguiendo a lo largo del camino.

No midas el agradecimiento hacia ti mismo, te ayudará encontrar las fuerzas necesarias para continuar adelante.
Y tampoco ahorres en agradecimiento hacia los que te han ayudado en algún momento, por simple que fuera su gesto. Tu “gracias” le ayudará a sentirse reforzado en su camino y muy probablemente lograrás con él que esté encantado de seguir ayudándote a ti y a los demás siempre que esté en su mano.

Lo que a priori puede parecer un simple acto de cortesía, en realidad, cuando se dice de forma consciente, es un maravilloso poder que puede hacer que nuestro entorno cambie radicalmente de forma mágica.

Espero que os haya gustado el post y que os sea de gran ayuda. Tomar conciencia y practicar la gratitud, a mí me ha ayudado y estoy seguro que también te servirá a ti en el camino hacia tus objetivos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *