Entrevista a Gonzalo Sacho y Alejandro Yelo impulsores de Drivr

equipo drivr

¿Qué es DRIVR?

DRIVR es una app que ofrece conductores bajo demanda con un sistema de pujas para que conductores de confianza lleven al cliente a su lugar de destino y en su propio coche. Es decir: “dame las llaves, yo conduzco”. Somos una nueva manera de desplazarse en la capital, cómoda y segura.

¿Cómo se os ocurrió este servicio? ¿Por qué visteis su necesidad y posibilidades?

Nosotros mismos hemos tenido esta necesidad en algún momento, reuniones familiares, cenas de amigos, falta de tiempo para ir a pasar la itv, etc.

La idea surge por la cantidad de accidentes nocturnos por haber consumido alcohol, muchos de ellos por la dificultad de moverse por la noche en la capital si no es en taxi, Uber, etc. (que implica dos carreras y supone un elevado coste de servicio) o el tener que estar pendiente de horarios de transporte.

Esto, junto con la falta de responsabilidad de los jóvenes, fue el punto de partida de este servicio. Buscábamos, al principio de esta iniciativa, ser una herramienta más disminuir el número de personas que cogen el coche bajo los efectos del alcohol.

Alejandro Yelo DRIVR

¿Sois los primeros en lanzar una app de este estilo?

Sí y no. Existen plataformas similares, pero ninguna que ponga en contacto directo a conductores con clientes y mucho menos mediante un sistema de pujas.

¿Dónde prestáis servicio?

Hemos empezado por prestar servicio en la capital, DRIVR puede cubrir cualquier trayecto que tenga origen o destino en la comunidad de Madrid.

¿Tenéis pensado expandiros a otros puntos de España?

Nuestra idea, y siguiendo nuestro plan de negocio, tenemos previsto el lanzamiento de una nueva app en 2018 que nos permitirá ofrecer servicio en toda España, y, si todo sigue con la misma aceptación que hemos tenido hasta ahora y mantenemos este nivel de crecimiento, estudiaremos la posibilidad de actuar a nivel internacional.

¿Qué dificultades habéis tenido para crear DRIVR?

Todas las que tiene una empresa innovadora que se está lanzando, a las que además hemos de añadir la desinformación sobre permisos y licencias de los drivr y, sobre todo, encontrar seguros que cubran las operaciones.

El sistema de pagos podríamos decir que es la única dificultad que hasta ahora no hemos podido solventar, pero que cambiará con la app de 2018 y con la que podremos actuar en todas las ciudades de España.

Hasta ahora, se paga al DRIVR directamente y cada uno puede aceptar una forma de pago u otra. Normalmente será en efectivo. Nosotros no podemos obligarles a aceptar una forma de pago u otra, ni fijar los precios ya que simplemente somos la herramienta que pone en contacto a conductores y usuarios para que puedan disfrutar de una nueva manera de desplazarse, cómoda y segura. Para nosotros, cliente es tanto el DRIVR como el usuario final del servicio, pues no existiría el uno sin el otro.

En la nueva aplicación, podremos cobrar el servicio una vez cerrado. El dinero se bloqueará y se le pagará al drivr una vez el cliente dé el ok al finalizar la carrera.

Gonzalo Sacho DRIVR

Gonzalo Sacho DRIVR

Todo emprendedor plantea el esquema DAFO a la hora de saber si su iniciativa tiene posibilidades de éxito o no: Dificultades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Dicho de otra manera, cuáles son los puntos débiles y los puntos fuertes y cuáles son, desde el exterior, las resistencias desfavorables y las coyunturas favorables para poner en marcha la iniciativa. ¿Podéis decir cuál es vuestro esquema “DAFO” en DRIVR?

Efectivamente nuestro esquema DAFO nos ayudó a saber si era viable nuestra iniciativa y aconsejamos a todo emprendedor que nunca ponga nada en marcha sin analizar si la idea es o no posible y si tendrá o no éxito. Si contásemos nuestro esquema DAFO, tendríamos que desvelar muchos datos a los que no nos fue fácil llegar, e incluso dificultades con las que no contábamos al principio y que, una vez puesta en marcha, hemos tenido que añadir.

De todas formas, si había cosas que estaban claras: éramos una app diferente, con un servicio nuevo en el mercado y una alternativa de muy buena calidad a los medios de transporte tradicionales; pero también fuimos conscientes de dónde nos metíamos y de lo “calentitas” que están las cosas entre los taxistas de toda la vida y las empresas como Uber y Cabify o Car2Go.

Y es verdad que ha sido complicado en ese sentido, pero una vez más insistimos en algo que hemos dicho muchas veces: no pretendemos ser competencia de un taxi, nuestra herramienta está pensada para que ellos pasen sin problemas los requisitos obligatorios y que DRIVR sea, para ellos, una forma de ofrecer a sus clientes un nuevo servicio y tener unos ingresos extra.

Desde el punto de vista del usuario, suponiendo que yo quiera probar vuestro servicio, me plantearía: “¿voy a confiar en un desconocido para que coja mi coche?”. ¿Cómo afrontáis estas dudas?

Todos los DRIVR tienen un sistema de valoración que les puntúa en función de la satisfacción de los clientes a quienes ya ha prestado el servicio. Además, nosotros garantizamos que cumplen con los requisitos establecidos por la app y por el seguro y tenemos conocimiento y datos de registro para poder identificar a todos nuestros conductores.

“Un DRIVR no es un cualquiera que nadie sabe de dónde ha salido. Es un trabajador independiente que vive de realizar estos servicios y es el primer interesado en posicionarse como un DRIVR muy bien valorado en la plataforma”

¿En caso de accidente, quién sería el responsable: el usuario o el DRIVR?

En caso de que esto ocurriera, que en nuestras más de 500 carreras finalizadas no ha ocurrido nunca, y en el hipotético caso de que la culpa fuese del DRIVR y no del otro conductor, entra en juego el papel del seguro que todo DRIVR tiene y que cubre hasta 100.000€ de los daños ocasionados que no vaya a cubrir el seguro del propietario.

¿Cuántos DRIVR hay en España?

Contamos con más de 30 DRIVR en activo que día a día trabajan en la capital, un número que está en constante renovación y que. es mucho mayor si contamos con los DRIVR en activo el fin de semana.

¿Qué nivel de usuarios manejáis?

Aproximadamente conocen nuestra app unos 2.000 usuarios, y ya hemos realizado más de 500 carreras.

¿Cuál es el perfil de vuestra clientela?

Sobre todo, hombres de edad comprendida entre los 25 a los 28 años. Sabemos que es, como decíamos antes, por el enfoque de servicio nocturno con el que abrimos la app. En unos meses, y con la nueva carta de servicios, tendríamos que volver a responder.

De todos los tipos de trayectos que puede solicitar un cliente, ¿cuál es el más demandado?

Si es verdad que en un principio enfocamos nuestra app a un servicio nocturno y, como es lógico, este ha sido nuestro servicio más demandado. La aceptación del mercado y las peticiones de los clientes nos empujaron a crecer y ahora podemos ofrecer DRIVR para cualquier situación en la que el usuario no quiere o no está en condiciones para conducir.

  • Cualquier tipo de eventos y celebraciones (Bodas, comuniones, etc)
  • Para personas mayores.
  • Conductores para pasar la ITV.
  • Aeropuerto
  • Recoger coches de controles de alcoholemia.
  • Conductores por horas (Ir de compras, un día en la ciudad, recados, etc.)
  • Trabajo
  • Talleres
  • Mover coches de empresa

¿Habéis puesto en marcha ya, o pensáis poner en marcha pronto, otras iniciativas innovadoras?

Por ahora estamos centrados en esta iniciativa. Es algo por lo que hemos apostado mucho, ya no solo por el servicio que ofrecemos sino por la falta de concienciación que existe en España a la hora de coger el coche cuando no estamos en condiciones de hacerlo, sea cual sea el motivo. Queremos ser esa herramienta que ayude a disminuir accidentes ofreciendo un servicio de bajo coste, seguro, y de fácil acceso.

Hablarme de vuestra experiencia emprendedora.

Muchas veces, cuando se habla de emprender, creemos erróneamente que es cuestión de tener una idea innovadora que cuaje en el mercado. Para nosotros, emprender es un trabajo que requiere un sobreesfuerzo, realizar estudios medidos al milímetro sobre la población, productos sustitutivos, la aceptación que tendrá la idea en el mercado, y un sinfín de problemas que plantea el crear algo que no existe hasta el momento.

De todas formas, y a pesar de las dificultades con las que nos hemos encontrado, nos emociona ver como nuestra iniciativa funciona, las opiniones positivas de  los clientes que nos invitan a seguir creciendo y que hemos encontrado un hueco en el mercado para una app que, además, esperemos que disminuya el número de accidentes de tráfico.

 

Mas noticias: diariocritico.com

Audio desde el programa “Levántate y Cárdenas” JULIO 2017

Aquel 1 de julio que dije “basta”

Todos tenemos fechas que han marcado su vida y yo, como todos, tengo también las mías. Hoy quiero compartir contigo hoy una de esas fechas, una de las más importantes, aquel 1 de julio que dije bastael dia que dije basta

Aquel día de verano de hace ya 6 años dije basta y dejé la empresa para la que trabajaba para empezar un camino como trabajador autónomo y mi aventura como emprendedor.

Lo cierto es que no tenía dudas. Estaba muy seguro de la decisión que había tomado; pero he de reconocer que al mismo tiempo, y aunque de manera controlada, me sentía preocupado por lo que me estaba esperando…

Si algo me han enseñado las 42 primaveras que llevo en mis espaldas es que la preocupación y el miedo forman parte de la vida misma.

Tenemos que aprender a vivir con él. Y cuanto antes lo aceptemos y aprendamos, mejor.  Incluso, si me lo permites, no solo debemos aprender a vivir el miedo y la preocupación, sino también debemos aprender a agradecer que estén en nuestra vida.
¡No hay que huir de ello! 

Siempre he pensado que son de alguna forma la verdadera esencia de la vida misma. Sentir miedo y preocupación nos hace sentir vivos, nos obliga cada día a superarnos a nosotros mismos; son de alguna forma los ingredientes fundamentales en nuestra vida para que podamos crecer.

Aquel día dejaba a mis espaldas más de diez años fantásticos en una empresa que me permitió crecer como profesional y como persona.
Una empresa a la que estaré agradecido toda mi vida. 

El día que dije BASTA

Pero había llegado el momento de decir basta.

No hay más que hablar… el matrimonio había acabado, el amor se había apagado,  y nuestros caminos tenían que separarse.

Entre mi empresa y yo, quien lo tenía más crudo obviamente era yo.
Las mejores empresas nunca pueden tener un empleado indispensable y además yo estaba muy lejos de cubrir este rol.

Por el otro lado, aquel día, yo lo perdía todo para intentar ganarlo todo.
Perdía la seguridad, perdía un trabajo muy muy bien pagado, perdía compañeros de los que aprender cada día, perdía la posibilidad de tener una carrera potente y me obligaba a dar la cara a mi mundo.

En la cultura latina el miedo al fracaso es un cáncer horrible.

En EEUU si en una entrevista de trabajo dices que nunca has fracasado en tu vida, puedes estar seguro que tu proceso de selección ha acabado en ese mismo instante.

El miedo al fracaso es lo que nos para, nos pone trampas y acaba convenciéndonos de volver para atrás porque… ¡Quién sabe lo que dirán los demás si las cosas no van bien!

¿Por qué nos sentimos libres de decir y hacer lo que nos sale de la cabeza cuando estamos lejos de nuestro País?
Porque perdemos el miedo a que algo pueda ir mal. Porque parece que los kilómetros no solo nos alejan físicamente, sino que pone distancia también ante el miedo a tener que enfrentarnos a lo que puedan opinar familiares y amigos…
Perdemos el miedo a atrevernos asumiendo el riesgo de darnos cuenta de que SÍ podemos hacerlo.

Pasamos cada día muchas horas de nuestro tiempo en nuestros puestos de trabajo.
Te invito a hacerte esta pregunta: ¿Merece la pena dejarse llevar en una vida que no nos pertenece o quizás es mejor atrevernos a luchar por un futuro profesional distinto, feliz y que nos llene de orgullo?

No es fácil. ¡Cierto! Pero estoy absolutamente seguro de que todo el mundo no solo tiene el derecho,  tiene también el deber en su vida de lograrlo.

¿No eres feliz en tu trabajo?

¡Deja de quejarte hoy mismo! Quizá es momento de que tú también digas “basta”.
Quejarse es la cosa más tonta que uno pueda hacer.

Todos tenemos posibilidad de cambiar el rumbo de nuestras vidas para lograr nuestra felicidad porque la felicidad no es un momento, no es un segundo, lo veo cada día en mi trabajo.

Quien afirma lo contrario es porque lamentablemente no la ha encontrado todavía. Y quizá suelta este tipo de afirmación porque siente envidia hacia quien SÍ se considera feliz.

¿Lo quieres hacer? 

Pues entonces, ¡adelante! No es un camino fácil, lo sabes, pero es como prepararse para una carrera tan dura como el IRON MAN… Hay que prepararse durante años antes de la competición. Y cuando llega el momento de la competición, hay que saber mezclar de forma perfecta músculo y cerebro. Ninguno de los dos te hará llegar al final sin la ayuda del otro.

Pero una vez que hayas llegado… ¡WOW! Qué bonito vivirlo, sentirlo, contarlo… y sobretodo ayudar a que cada vez más gente lo pueda vivir. 

¡Practica la gratitud!

gracias

Según la neurociencia, agradecer nos hace felices. Este ya es, de por sí, un buen motivo para ser agradecidos, ¿no crees?

Sin embrago, con demasiada frecuencia la dinámica de la rutina no hace olvidar la gratitud. Y es un error, puesto que la gratitud, además de ser una práctica muy valiosa, nos ayuda a darnos cuenta y ser conscientes de todo lo bueno que ha pasado en nuestra vida, de todo lo bueno que tenemos e infinidad e hechos, situaciones y detalles que quizá han pasado desapercibidos y que han contribuido a que lleguemos al punto en el que estamos.

Y tomar conciencia de todo lo bueno que nos ha pasado también nos ayuda a evitar caer en la tentación de lamentarnos por lo que no ha ido tan bien, ya que levanta nuestro ánimo y nos hace sentir bien, más alegres.

Cuando hablo de practicar la gratitud no hablo de agradecer de manera indiscriminada; incluso en ocasiones ese agradecimiento tampoco tiene por qué darse expresamente.
Agradecer es un ejercicio que podemos practicar hacia fuera, hacia los demás. Pero también es un ejercicio que podemos practicar desde dentro, desde nosotros hacia nosotros. Muchas ocasiones más de las que puedes imaginar, tenemos motivos para darnos las gracias a nosotros mismos.
Estoy seguro que si echas la vista atrás puedes encontrar algún momento de tu vida en el que te has ayudado a ti mismo/a a salir a delante, a sacar fuerzas para continuar. ¿Por qué no te lo agradeces?

También es habitual pensar que el agradecimiento ha de llegar por algo positivo. Y lo cierto es que no es así. Hay ocasiones en la que deberíamos agradecer a la vida el habernos hecho pasar por una situación difícil, porque hemos salido de ella reforzados, con un aprendizaje y emocionalmente más fuertes.

Lo que quiero transmitirte a través de este post es lo importante que es practicar la gratitud a todos los niveles, desde agradecer a los demás, pasando por agradecernos a nosotros mismos cuando lo merecemos, e incluso agradecer a la vida y las circunstancias.
El agradecimiento ejerce un gran poder sobre la persona que lo recibe y provoca un flujo de buena energía que fluye tanto en quien recibe ese “gracias” como en quien lo da y que difícilmente podemos alcanzar a imaginar hasta dónde nos puede llevar, pero sí podemos tener la certeza de que ese lugar será mejor que del que partimos antes de agradecer.

Te invito a poner en práctica la gratitud porque al hacerlo estarás tomando conciencia de lo que está ocurriendo. Y esto es fundamental para cualquier emprendedor.
Es importante tener el foco en tu meta, pero agradecer te permitirá darte cuenta y disfrutar de los pequeños logros que vas consiguiendo a lo largo del camino.

No midas el agradecimiento hacia ti mismo, te ayudará encontrar las fuerzas necesarias para continuar adelante.
Y tampoco ahorres en agradecimiento hacia los que te han ayudado en algún momento, por simple que fuera su gesto. Tu “gracias” le ayudará a sentirse reforzado en su camino y muy probablemente lograrás con él que esté encantado de seguir ayudándote a ti y a los demás siempre que esté en su mano.

Lo que a priori puede parecer un simple acto de cortesía, en realidad, cuando se dice de forma consciente, es un maravilloso poder que puede hacer que nuestro entorno cambie radicalmente de forma mágica.

Espero que os haya gustado el post y que os sea de gran ayuda. Tomar conciencia y practicar la gratitud, a mí me ha ayudado y estoy seguro que también te servirá a ti en el camino hacia tus objetivos.

 

Por qué es importante calcular la rentabilidad de tus trabajos

Calcular rentabilidad trabajo

Calcular la rentabilidad de los trabajos que realizamos, especialmente cuando somos emprendedores, es fundamental. Sin embargo, esto es algo que a veces pasamos por alto o dejamos a un segundo plano.

No estoy inventando nada nuevo, de hecho, esto tiene mucho de economía básica de empresa. Pero es importante que lo apliquemos. Por muchos motivos muy importantes:

Por un lado debemos ser conscientes a la hora de emprender que debemos adoptar una actitud de empresario y economista. Por otro lado, calcular la rentabilidad de nuestros trabajos nos ayuda a tomar conciencia de lo que estamos haciendo, ayudándonos a tomar las decisiones necesarias.

Creo que casi todos estamos de acuerdo en que, cuando decidimos emprender, el propósito es vivir de nuestro proyecto.
Es por ello que desde el inicio mismo del proyecto hemos de comenzar a medir los resultados, a analizar cada aspecto y, por supuesto, a calcular la rentabilidad de lo que estamos haciendo.

El primer paso, entonces, ha de ser no apegarnos a nuestro proyecto. Cierto es que probablemente se trata de nuestro sueño, de nuestras ilusiones buscando materializarse, pero debemos ser conscientes desde un inicio que si las cosas no van bien, la prioridad debe ser no arruinarnos. Dar un paso atrás para volver a tener otra oportunidad que nos permita volver a avanzar en dirección a nuestro sueño.
Si por el contrario los resultados arrojan un crecimiento, entonces tenemos que buscar aquello que ha impulsado ese crecimiento para potenciarlo y que continúe de manera exponencial. Es aquí donde entra en juego la gran importancia de medir la rentabilidad de nuestros trabajos.

Por qué medir la rentabilidad de tus trabajos y/o servicios

Porque es la manera más fiable de conocer los productos o servicios que mayor rentabilidad te ofrecen; y también detectar aquellos que te ofrecen una rentabilidad baja o nula. Es, por tanto, la mejor forma de descartar o modificar aquello que no es rentable y potenciar y mejorar lo que sí lo es.

Te invito a realizarte las siguientes preguntas:

¿Cuál es la ganancia neta que quieres obtener de tu actividad?

No al principio de tu actividad. Ya sabemos que cualquier negocio precisa de un tiempo y recorrido para poder llegar a los ingresos esperados. Me refiero a tu objetivo. Debes tenerlo muy claro desde el principio y ponerle un valor.

Déjate ayudar

Es prácticamente imposible controlar de manera profesional todos y cada uno de los aspectos de un negocio, es por ello que, en aquellos puntos en los que no tengas seguridad, seas consciente de no tener un control o no sean competencia directa de tu negocio, ¡déjate ayudar!

Déjate asesorar por los profesionales adecuados en cada uno de esos aspectos. Por experiencia te recomiendo que así lo hagas. Si no conoces la materia, deja el el ámbito fiscal y contable lo lleve un asesor fiscal, si no eres diseñador por el logo de tu empresa en manos de uno… De esta manera no solo lograrás liberar tiempo, sino que te aseguras de construir tu proyecto sobre una base sólida.

Hay gastos que, en realidad, son inversiones.

 

¡A por ello!

¿Trabajar GRATIS? No, Gracias

no, gracias

Es posible que en algún momento de tu carrera profesional recorriera tu cuerpo la sensación de estar entregando mucho más de lo que deberías. Tranquil@, nos ha pasado a tod@s; o a casi tod@s. El problema es que el efecto que esta sensación provoca no es positivo… por eso es importante poner remedio cuando nos encontramos en una situación así.

Según mi experiencia, pienso que antes de actuar, lo mejor es poner conciencia en lo que estamos haciendo. ¿estás trabajando gratis?, ¿son tus conocimientos lo que estás dando de más?, ¿tu tiempo?
Analiza la situación y toma conciencia de lo que estás haciendo. De esa manera podrás ir a la raíz, podrás averiguar el por qué, cuál es el motivo por el que lo haces.

Nuestro tiempo tiene un valor, nuestros conocimientos también lo tienen. Es por ello que darlos “gratis” es un rotundo error.
Cuando hagas algo sin recibir nada palpable a cambio, hazlo desde la conciencia, sabiendo que lo que haces tiene un valor y por eso no es gratis, sino un regalo. Es importante que tú lo sepas para evitar esa sensación de la que hablábamos al principio; pero también es muy importante que la diferencia entre “gratis” y “un regalo” la sepa la otra parte implicada y tenga muy claro que no estás trabajando gratis, sino que le estás haciendo un regalo.

Me cuesta contener lo que pienso acerca de esta realidad muy habitual, más últimamente, en la que la algunos presuponen que pedir trabajo gratis a cambio de una supuesta recompensa difuminada por el tiempo que tardan en llegar los resultados es lógico. ¡No lo es! De hecho, pienso que es un auténtico cáncer en nuestra sociedad.
Pienso que esto no solo afecta a quien lo acepta, sino que también es algo que mortifica a quien lo pide o espera… y, por supuesto, rechazarlo dignifica.

Los 3 principales motivos por los que NO trabajar GRATIS

Si se aprovecha una vez, no dudará en hacerlo de nuevo

Piénsalo bien. ¿De verdad piensas que una persona que es capaz de aprovecharse de tus conocimientos, de tu trabajo o de tu tiempo una vez luego lo valorará? Siento decirte que el 99,9% de las personas dispuestas aprovecharse una primera vez, nunca valorará el esfuerzo y trabajo de los demás. Y eso siendo generoso con el porcentaje.

Tu autoestima se verá afectada

Desde el mismo momento en el que una persona comienza a trabajar gratis, su autoestima comienza a descender, a caer en picado. Y, si tienes en cuenta que se trata de una acción que requiere de un esfuerzo que nunca verá recompensa, es normal que la autoestima baje.

Podría correrse la voz de que trabajas gratis

Uno de los grandes peligros de trabajar gratis es, sin lugar a dudas, que podría correrse la voz… ¿Te imaginas otros comienzan a enterarse y creer que este es tu modus operandi? Imagina el desastre que supondría para ti y para tu carrera algo así, te verías envuelto en una espiral de la que es difícil salir y que no te beneficia en absolutamente nada; más bien al contrario.

 

¿Qué opinas tú acerca de este tema? ¿Te has visto en alguna situación en la que te han pedido que trabajes gratis? ¿Cómo has reaccionado?

Entrevista a Jake Stainer, CEO de Papora

Conocer emprendedores que ya han emprendido, descubrir sus experiencias, saber cómo lo han hecho y cuáles han sido los errores es, para cualquiera que esté pensando en emprender un proyecto, de gran ayuda.

jake stainerEn este caso, tengo el placer de conocer y hablar con Jake Stainer, CEO de la startup Papora, dedicada a la formación; más concretamente al aprendizaje de idiomas. Papora permite aprender inglés de forma más rápida y como un nativo.

¿En qué momento, siendo tan joven, te planteas seriamente emprender y por qué?

Desde los 11 años me ha interesado todo lo que tiene que ver con Internet y siempre he sido muy curioso. A esa misma edad creé mi primera página web usando Microsoft FrontPage.

Sin embargo, pasaron 5 años después hasta que participé en un intercambio de idiomas a Gijón (España), cuando decidí crear una página, en el 2009, para que la gente pudiese hacer un intercambio de idiomas, pero en Internet y de forma gratuita.

¿Cómo conseguí mis primeros usuarios? Fue gracias a que me regalaron un cupón de AdWords de 75 libras, la cual usé para conseguirlos mediante la publicidad en Google Search, los cuales invitaron a sus amigos etc. Y así empezaba a crecer…

Lo que era un hobbie, se convirtió en un negocio cuando llegó a los 25 mil usuarios y decidí dar el salto y crear productos, en forma de cursos de inglés y español online, para responder a los necesidades de los mismos.

¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de emprender? Si echas la vista atrás, ¿qué cambiarías o harías de otra manera?

Intenté hacer demasiadas cosas a la vez:

Decidí crear un curso de inglés y de español no solo para desktop sino como aplicación iOS también al mismo tiempo.

Ha sido un gran error de mi parte porque no creé un MVP. Lo que es muy importante porque permite probar y optimizar tu producto antes de invertir demasiados recursos en ello.

¿Cuáles son tus objetivos a medio/largo plazo?

paporaPrimero hay que mencionar que el modelo de negocio que tiene mi empresa, Papora, es de suscripción premium.

Y con este modelo hablamos de ARR, que quiere decir beneficios recurrentes anuales (Annual Run Rate). Mi objetivo a medio/largo plazo es llegar a un ARR de €1M lo que se supone llegar a tener más o menos 16.000 suscriptores activos.

Además hemos de entrar en el sector móvil, porque de momento los cursos solo se pueden hacer en desktop.

El 50% de las búsquedas en este nicho se hacen en un dispositivo móvil, por tanto es imprescindible existir en este mercado.

¿El momento de mayor miedo en tu aventura empresarial? ¿Y el de máxima satisfacción?

Hasta ahora el momento de mayor miedo puede parecer algo muy simple. Era darse de alta como sociedad limitada. Cuando lo haces, de repente tienes responsabilidades legales, entras en un mundo nuevo, y todo se convierte en algo muy serio y real.

Por otro lado, los momentos de satisfacción son cuando recibo mensajes de mis clientes contándome el efecto que estudiar inglés con Papora ha tenido en sus vidas y la de su familia, porque saber inglés y mejorar tu trabajo no solo te afecta a ti sino a tu familia también.

¿Qué papel juegan en tu negocio los medios sociales?

La verdad es que muy poco. De momento estamos súper enfocados en canales orgánicos como SEO/Google y de pago como AdWords y Facebook, porque son canales que llevan a un ROI positivo, comparado con los medios sociales que tienen un objetivo diferente.

El objetivo de los medios sociales en una empresa en Internet son más de crear conocimiento de la marca, y ayudar a la parte media del embudo de ventas.

Cuando crezcamos y tengamos los recursos necesarios, aprovecharemos este canal, pero de momento nuestro enfoque es en la parte de adquisición.

Ya con parte del camino recorrido y la experiencia en la mochila, ¿qué le recomendarías a cualquier persona que quiere emprender pero le cuesta dar el salto?

Busca tu pasión y conviértela en un negocio. Busca cómo puedes resolver un problema que tiene muchas personas y añade valor a su vida. No crees un negocio porque sí, solo porque quieres ganar dinero.

 

Para mí, ha sido un auténtico placer conocer a Jake, descubrir su historia como emprendedor y, desde luego, aprender con su experiencia. Deseo que también a vosotros os parezca tan interesante su historia como me lo ha parecido a mí. Sin duda, coincido con Jake en su consejo, si estás pensando en emprender, antes de lanzarte a la aventura:

❝ No crees un negocio por crearlo o con el dinero como única motivación. Busca tu pasión y conviértela en un negocio.

Si quieres emprender, tendrás que aprender a tomar decisiones rápidas

tomar decisiones

La vida es una constante toma de decisiones. Incluso cuando no tomamos una decisión, la estamos tomando.

Pero hablemos de proyectos y emprendimiento. Emprender exige tomar decisiones desde el principio… Algunas evidentes y previstas; pero en otras ocasiones las circunstancias nos obligan a actuar de manera rápida; elegir, decidir, tomar decisiones en muy poco tiempo.

Esto es una constante desde el inicio de cualquier proyecto y lo será mientras ese proyecto será siga vivo.

La clave en la toma de decisiones es poner el foco en ellas y tomando conciencia sobre el asunto, para analizar la situación, valorar los pros y los contras y tener en cuenta todas las opciones que tenemos.

Pero no siempre las cosas son fácilmente controlables y pasamos demasiado sopesando las posibilidades que tenemos y, también demasiado tempo sin actuar.
También serán comunes las veces en las que no podamos controlar el tiempo que tenemos para tomar una decisión y debamos actuar y decidir sobre la marcha, de manera inmediata.

Lo que está claro es que ante todas esas circunstancias conviene que estemos preparados.

Emprender exige ser flexible

La flexibilidad ha de ser una de las características de cualquier emprendedor. Solo la capacidad de adaptarnos a cualquier situación, de fluir, nos permitirá sobrevivir. Y es que, los que se han aventurado a poner en marcha un proyecto lo saben bien, por muy planificado que tengamos todo, por muy definidos que tengamos cada paso o etapa, la realidad pone en nuestro camino variables que no siempre teníamos previstas.

Además, es exponencial. A medida que el proyecto avanza y crece, aparecen más situaciones en las que la capacidad de tomar decisiones de forma rápida nos será muy útil.

Cómo mejorar tu capacidad de tomar decisiones rápidas

Como cualquier emprendedor, yo también me he enfrentado a esta realidad y he experimentado la necesidad de aprender a tomar decisiones de forma rápida.

A mí me ayudó mucho comenzar poniéndolo en práctica en situaciones cotidianas. Puede parecer algo muy simple, pero lo cierto es que, el simple hecho de proponerme no eternizar la decisión delante de la carta de un restaurante. Elegir rápido tras un simple vistazo, aunque no lo creas, puede ser de gran ayuda.

¡Decide sin pensar mucho! Arriésgate a llevarte una sorpresa… puede que sea negativa, pero también puede que resulte ser todo lo contrario.

Es un ejercicio muy simple que puedes llevar a situación de tu vida. Tiene riesgos muy pequeños y estoy seguro que te ayudará a acostumbrar tu mente a reaccionar de manera rápida.

 

 

Apunta alto. ¡La ambición no es mala!

ambicion

En el artículo anterior os hablaba de ambición. O más bien, os invitaba a fijaros objetivos ambiciosos y tocaba muy por encima este tema prometiendo hablar de ello con más calma. Considero que es tan importante, que me apetece dedicar todo un artículo a hablar de ambición, porque esto está muy relacionado con emprender y con alcanzar cualquier sueño.

Tendemos a pensar que vivir el día a día sin mirar mucho más allá es lo ideal. ¿Quién sabe lo que nos puede pasar mañana? Tiene su lógica, pero no comparto esta opinión; al menos no del todo.

Vivir con intensidad y disfrutar cada día es fundamental. Debemos aprovechar todo lo que tenemos, saborearlo cada día. Pero ello no debe impedirnos apuntar alto

Vivimos en un mundo cuya cultura, desde que somos muy pequeños, no dice que la ambición es algo malo; nos hacen creer que tener ambición nos convierte en personas superficiales, materialistas y egoístas. Craso error. Pero ello nos lleva, a muchos de nosotros, a caer en el triste error de aspirar a muy poco, a ser conformistas por miedos e inseguridad que han ido creando esas creencias que la sociedad se encarga de meter en nuestro interior desde que somos niños.

Te invito a dar un golpe sobre la mesa y revelarte a ello. ¡Ser ambicioso no es malo! Deja de dudar de ti y de tus capacidades y comienza a pensar en GRANDE.

Piensa en tu proyecto, visualízalo sin limitaciones… deja de boicotearte y en lugar de cortar de nuevo tus alas, comienza a volar.

¿Cuántas veces has tenido una idea o un sueño que quieres alcanzar y te has puesto mil excusas y empeñado en empequeñecer esa idea? A todos nos ha pasado. Se llama miedo. Ciertamente, es más fácil dejarse llevar por la corriente que nadar en contra… y optamos por dejarnos arrastrar por miedo e inseguridad.
Sin embargo, te invito a que recuperes cualquiera de esas ideas, proyectos que no has puesto en marcha o sueños incumplidos mires a tu alrededor… Estoy seguro que muchos ya lo han hecho. Entonces, ¿por qué no ibas a poder hacerlo tú?

A donde quiero llegar es a que, tener miedo está bien, lo que no está bien es dejar que ese miedo nos paralice. Dejar que el miedo te domine es un GRAN error. Y para no caer en él, la clave está en pensar a lo GRANDE.

Déjame decirte algo: no eres el único que siente o ha sentido miedo. Todos hemos tenido miedo alguna vez. Pero también debes saber que el miedo es algo que todos somos capaces de vencer. Para hacerlo, tienes que hacerle frente, plantarle cara y y convencerte de que puedes y lo vas a hacer.

Este post quiero terminarlo con una pregunta. Y también una respuesta. No me mal interpretes, no es mala educación… solo es la respuesta que yo considero más adecuada a esta pregunta. Considero que todos deberíamos responder esto con mucha determinación:

¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo? —Vicent Van Gogh—

Para mí una gran respuesta es lo que algún día dijo Voltaire: Quien vive prudentemente, vive tristemente.

 

Y tú, ¿qué opinas de la ambición?

Si vas a emprender: Planifica y márcate objetivos ambiciosos

 

planifica

Lanzarse a la aventura de emprender no es complicado al principio. De hecho, comenzar la marcha es lo más fácil y además nos da un chute de adrenalina. Lo difícil llega a medida que vamos avanzando…

La perseverancia es gran parte de lo que diferencia a los emprendedores que alcanzan el éxito, de los que se quedan en el camino. 

Si has decidido emprender, te doy la enhorabuena y me tomo la libertad de darte un consejo: no tengas prisa. Ya habrá momentos para prisas más adelante.

Quizá tus circunstancias no son del todo favorables… Pero si estás decidido y crees en tu proyecto, no desistas ni cedas a estas primeras presiones, al menos no en lo que a planificar el proyecto se refiere.

Qué, cómo y cuándo

Pon el foco en lo que quieres hacer. Y una vez que tengas esto bien claro, define muy bien lo que vas a hacer; seguramente el camino te llevará a jugar con otras posibilidades que a lo mejor ni siquiera has contemplado, pero es necesario definir muy lo que vas a hacer para no perderte. Y finalmente, cuando tengas claro lo que vas a hacer, es muy importante que definas cómo y cuándo lo vas a hacer.
Pon sobre la mesa todos tus recursos y herramientas y en base a ello dibuja tu proyecto. Casi con total seguridad tendrás dificultades y carencias; o al menos aspectos que precisan mejoras: ¡No los ignores! Al contrario, tenlo muy presente porque seguramente te crearán dificultades en algún momento.

Tener siempre en bien identificadas tus carencias y trabajar duro para mejorarlas es lo que te convierte en un buen emprendedor.

El camino no siempre va a ser fácil, así que te adelanto que contantancia, mucha constancia y rigor son clave para construir tu proyecto sobre una base sólida.

Márcate objetivos ambiciosos

No hay sueños pequeños. Márcate objetivos ambiciosos y procura fijar objetivos a corto, medio y largo plazo.

Te invito a preguntarte cada día, ¿dónde estoy hoy?, ¿dónde quiero estar dentro de 6 meses? y ¿adónde quiero haber llegado en 2 años?
Procura no ir nunca a la cama sin haber dado un paso que te acerque a esos lugares a los que quieres llegar.

Ser realista es necesario, pero ello no debe impedirte dejar a tu imaginación volar, ni cortarle las alas a tu ambición…
Y, sobre todo, no dejes que tus ideas se pierdan. Para evitarlo lo mejor es un papel en el que las puedas escribir una detrás de otra.

A todas esas ideas escritas en un papel o en una libreta, debes darles salida, convertirlas en TUS OBJETIVOS. Y como decía, no tengas miedo a marcarte objetivos ambiciosos, que no te abrume lo complicado que sea conseguirlos y, sobre todo, ten muy presente que ser ambicioso, en contra de lo que nos han hecho creer, no es nada malo (aunque de esto me gustaría hablar en otro post en el que me pueda extender).
Odena tus ideas en función de tus prioridades y ponles plazo para materializarlas. Sin miedos, con determinación y confianza y una buena planificación.

Cómo automotivarse cuando las cosas no van bien

como-automotivarte

Mantener arriba la motivación no es fácil. Sin embargo, a veces resulta sorprendente la facilidad con la que podemos desmotivarnos…

Si algo he aprendido desde el momento en que decidí emprender es que la motivación es un factor clave para mantenerse en la lucha y alcanzar los sueños. Debemos aprender a motivarnos a nosotros mismos.
Para alcanzar cualquiera de tus objetivos, desde el más ambicioso hasta el más pequeño, necesitarás motivación: si quieres crear una empresa, si quieres hacer deporte… cualquier cosa que quieras lograr precisará de motivación para alcanzarla.

Soy consciente de lo importante que es la motivación para alcanzar nuestros objetivos. Por ello os doy algunas claves que a mí me han funcionado en los momentos complicados, cuando las cosas no salían como había planeado, cuando los resultados nos llegaban:

Visualiza tus objetivos

A veces no logramos lo que queremos porque no sabemos qué queremos exactamente.

Te invito a parar por un momento, sentarte frente a un papel en blanco con un bolígrafo en la mano y escribir exactamente lo que quieres. Haz una lista de todo aquello que quieres lograr. Una vez que lo tengas claro y escrito, guarda el papel. Es posible que en algún momento necesites volver a mirarlo para reubicarte y enfocarte…

Divide tu gran objetivo en pequeños objetivos

Bien, ahora que sabes lo que necesitas, necesitas un plan, una estrategia, porque sin ella, tus objetivos son solo deseos. Además, te aseguro que el simple hecho de trazar un plan y conocer los pasos que vas a dar para lograr lo que quieres, te servirá para motivarte. Así que, ¿a qué esperas?, comienza a elaborar esa estrategia… Eso sí, siempre con los pies en la tierra y estableciendo pasos y plazos realistas.

Piensa en positivo

Cada vez que te enfrentes a un nuevo reto, piensa en positivo. Pensar en negativo solo atraerá cosas negativas, utiliza esa energía para atraer cosas positivas.

No siempre es fácil ponerlo en práctica, pero tampoco es imposible. Cuando detectes pensamientos negativos en ti, frena y comienza a ver las cosas de una perspectivas más positiva.

Recompénsate

Cuando nuestro objetivo requiere de tiempo, sabemos que lo lograremos a largo plazo, es fácil que nos invada una sensación de estar estancados y no avanzar que merma nuestra motivación.

¿Recuerda que te aconsejaba antes dividir tu gran objetivos en objetivos más pequeños? Bien, pues cada vez que alcances uno de esos pequeños objetivos, recompénsate. Es un pequeño logro que te acerca a tu meta: celébralo y prémiate por haberlo conseguido.

Te aseguro que si lo haces, con cada pequeño objetivo cumplido verás tu motivación reforzada.

 

Además de estos tres “tips’ que a mí me han funcionado para subir la motivación en los momentos en los que fallaba, es importante que descubras qué es lo que te desmotiva. Todo gira muy deprisa y a veces es necesario posar el freno y analizar qué es lo que nos está robando energías y consumiendo la motivación; a veces ni siquiera queremos ver la realidad.
Te invito a hacerte esta pregunta: ¿qué me desmotiva? Sé sincero contigo mismo: quizá es tu trabajo, quizá algunas personas que tienes alrededor… lo que sea, detéctalo y luego elimínalo de tu vida. O mejor, sustitúyelo por lo que sí te motive y te impulse.

Cómo tener un blog que sobresalga

blog-existoso

Cuando hablamos de blogs, ya sean personales o corporativos, la competencia es realmente abrumadora. Profesionales y empresas han empezado a entender la importancia de los contenidos y han trazado sus propias estrategias (algunas mejor planteadas que otras) al respecto en las que, el blog, es una de las mejores herramientas que manejan.

Siendo conscientes de que la competencia es muy grande y muy fuerte, si quieres sacar partido a tu blog y marcar la diferencia a través de él, es necesario que elabores un buen plan. Por experiencia sé que solo sobresalen los que cuentan con una buena estrategia y no hacen por hacer, sino que están dispuestos a hacer las cosas bien.

La gran pregunta que todos nos hacemos es “¿por qué unos blogs destacan y sobresalen y otros no?”
Lo cierto es que existen muchas temáticas y factores que influyen, pero si analizamos blogs de éxito, veremos con claridad que existen ciertos patrones que tienen en común; por lo tanto, están contribuyendo a ese éxito:

Una imagen vale más que mil palabras

La inmensa mayoría de los blogs exitosos cuentan con un buen diseño y una imagen muy cuidada. Incluso me atrevería a ir un poco más allá y decir que cuentan con una imagen adaptada y personalizada.

Y es que no se trata solo de tener una imagen atractiva, sino que permita a los demás identificarnos a través de ella. Me refiero a que han hecho que el blog forme parte de su identidad corporativa, logrando que, incluso eliminado su nombre o logo de la web, los usuarios sean capaces de reconocer de qué marca se trata.

Contenidos de calidad

Lo he comentado en multitud de artículos, los contenidos que ofrecemos a las personas que nos siguen, los usuarios, nuestros clientes o potenciales clientes, deben ser originales y de calidad. Deben serles útiles, resolver sus dudas o inquietudes, aportarles valor.

Si hablas siempre de lo mismo pensando que el simple hecho de publicar artículos de manera regular te va a permitir tener un blog exitoso, estás en un error. Si quieres diferenciarte, destacar entre tantos blogs que ya existen, tendrás que aportar valor ofreciendo cosas diferentes: tu punto de vista, tus experiencias, etc.

Además, no te limites a la hora de crear contenidos, abre tu mente y utiliza todos los formatos que tienes a tu alcance; no escribas solo artículos, crea contenidos a través de vídeos, imágenes, infografías, podcast, etc.

La trastienda de tu blog

Hablamos de diseño, de contenidos, podríamos mencionar la importancia de la difusión de tus posts en las redes sociales, etc. Pero de lo que no se suele hablar tanto es de lo que hay detrás del blog, de todas las herramientas y funcionalidades que nos ayudan a convertirlo en un espacio práctico para los usuarios, funcional, interesante para los que nos leen y también para los buscadores, etc.

Los blogs que funcionan bien, que destacan entre tantos, cuentan con una serie de componentes o pluggings que nos permiten introducir en él nuevas funcionalidades (a veces visibles y útiles para los usuarios; otras veces solo son útiles para nosotros y nos aportan información a los que gestionamos el blog).
A veces, estas herramientas son gratis, pero otras veces no. Y debemos aprender a valorar aquellas que son importantes, necesarias y nos ayudarán a llevar a nuestro blog a otro nivel.

¿La mejor inversión que puedes hacer? ¡Invierte en café!

invertir en café

Si estás pensando en emprender, en iniciar tu propio negocio, o si ya lo tienes y te planteas cuál es la mejor inversión que puedes hacer, seré claro: Café. ¡Invierte en café!

Y no, no me refiero a que os dediquéis a recolectar o vender café. Me refiero a que os permitáis un café acompañado.
Creo que no somos realmente conscientes de la importancia y relevancia que tiene tomar un café con alguien… 

No importa la actividad de tu negocio, es fundamental construir una red de contactos alrededor para que puedas crecer.
Contar con una red de contactos profesionales que compartir experiencias, colaborar y aprender unos de otros facilitará ese crecimiento, te abrirá puertas, te enseñará y te abrirá muchas puertas. De hecho, es la manera más efectiva de crear sinergias con otros profesionales que compartan tu misma actividad u otra complementaria. Y una de las partes más importantes y útiles son las oportunidades de negocio que surgirán de un simple café gracias a las conexiones que generes…

Pero, más que de contactos me gusta hablar de relaciones. Y es que, al final, no se trata de acumular gente que conoces, eso son contactos; se trata de sembrar relaciones.

Las redes sociales hoy nos permiten estar en contacto con casi cualquier persona y buscar aquellas afines a nosotros. Redes como LinkedIn son realmente efectivas a la hora de encontrar profesionales afines a tu negocio con los que puedas colaborar o establecer relaciones profesionales o laborales.
O quizá conoces a alguien que puede ponerte en contacto con personas con el perfil que te encaja.

Hablo por experiencia propia… De un simple café, muchas veces, surge un proyecto, una idea, una colaboración… y a veces todo ello va a acompañado de una bonita amistad.

No se trata de quedar y conocer gente para cerrar acuerdos o negocios en un primer contacto, esto es muy complicado. Como decía, para recoger la cosecha antes hay que sembrar… A veces surgen acuerdos más rápido y otras menos, pero se trata, sobre todo, de establecer relaciones a largo plazo.

Si no sabes por dónde empezar, te doy algunos consejos de cómo puedes lograr ese primer contacto:

  • Busca perfiles e información información sobre los profesionales que te encajen.
  • Establece tus objetivos. ¿Qué buscas? Financiacion, clientes, proyectos… Esto te ayudará a cerrar el círculo anterior.
  • Ensaya una carta de presentación verbal de 30 segundos. Algo que me parece fundamental en un profesional es que pueda definir de forma clara y breve a qué se dedica. Y que cualquiera lo pueda entender.
  • Fíjate un objetivo del número mínimo de personas a las que quieres conocer y el plazo.
  • No olvides las tarjetas de visita cuando quedes para ese café 😉
  • Manten una actitud positiva y, sobre todo, honesta.

¡Ahora solo toca ponerlo en práctica!

 

¿Cómo quieres vender sin no estás dispuesto a invertir en tu marca?

Support for items purchased before September 1st, 2015

Si te has decidido a leer esto es porque tienes espíritu emprendedor o estás dispuesto a crear tu propia marca o empresa. ¡Bienvenid@ al fascinante mundo de los emprendedores!

El auge de los blogs ha llevado a muchos, algunos muy conocidos y otros no tanto, a crear el suyo propio animando a cualquier persona a crear su negocio. Y a veces me sorprende la ligereza con la que lo hacen…

Quiero empezar diciéndote que, si tienes un sueño y quieres vivir de él, ¡hazlo! Pero hazlo sabiendo que merece la pena pero las cosas no son siempre tan bonitas, ni mucho menos fáciles.
Y, sobre todo, ten en cuenta que es muy complicado dar razones de peso a tus potenciales clientes de que confíen en ti y compren tus productos o servicios si ni siquiera tú confías lo suficiente en ellos como para invertir  en la imagen y desarrollo de tu marca o empresa.

Es prácticamente imposible crear y hacer funcionar un negocio a coste 0. Esto debes saberlo antes e comenzar.
Habrá acciones que puedas realizar tú mism@ u otras estrategias que puedas implementar sin coste, pero eso solo serán algunos de los pasos que debes dar. Para crecer y convertir tu marca o empresa en un referente en el sector, será necesaria una inversión. Esa es la realidad.
Y el que diga o contrario, mucho me temo que no ha montado un negocio en su vida. Es muy importante que seas optimista, pero igual de importante es que mantengas los pies en la tierra.

A continuación te expongolos 7 pasos básicos para montar tu negocio con presencia en a Red:

  1. Estudio de viabilidad de tu idea
  2. Plan de negocio que confirme la viabilidad
  3. Especialización y perfeccionamiento del producto o servicio
  4. Construcción de tu propia marca
  5. Construcción de plataforma de exposición y venta (WEB)
  6. Elaboración de una estrategia de marketing
  7. Aspectos legales asociados a tu actividad

Te recomiendo que desgloses cada punto, te informes, solicites presupuestos para cada uno de los pasos que debes dar…
Y luego, haz balance de tu situación. Es importante que seas consciente de hasta dónde puedes llegar en este momento. Tu negocio requiere, además de esa inversión de la que hablaba, esfuerzo, tiempo, trabajo y un gran compromiso.

Tómate el tiempo que consideres necesario para estar listo. Y cuando decidas emprender, que sea apostando 100% y con la máxima confianza en ti mismo y lo que ofreces. 

Si no inviertes, por ejemplo, en una web adaptada a las características y necesidades de tu negocio y que transmita exactamente la imagen que quieres transmitir, es complicado ganar la confianza y convertir a potenciales en clientes. 
Lo mismo ocurre, por ejemplo, con la estrategia de marketing. Si no inviertes en una buena estrategia, será muy complicado llegar hasta tu público, dar a conocer tus productos o servicios, que la gente te conozca. 

Como ves, imposible no es, solo complejo. Por eso es importante que te lo tomes en muy en serio desde el primer instante en el que vas a “probar suerte”. Pero no olvides que la suerte no está ahí eligiendo a dedo tocar a unos pocos, sino que es de quien la trabaja y crea.

¡Adelante!

Una web no te sirve para nada

página web

El simple hecho de tener una página web no garantiza nada, ni recibir miles de visitas, ni siquiera algunas decenas; ni que nos comiencen a aparecer clientes…

Siempre digo que abrir una página web es como abrir una tienda en el desierto. No importa lo bonito que hayas decorado el escaparate, nadie, o casi nadie, va a pasar por allí.
Pero si somos capaces de organizar excursiones que lleven personas que nos interesan hasta donde está la tienda, y llevamos a cabo acciones para que, poco a poco, otros se enteren de que hay una tienda que vende cosas maravillosas en el desierto y deseen ir… entonces puede funcionar.

Es un ejemplo algo exagerado, tus clientes no tendrán que atravesar el desierto para encontrarte, pero espero que haya servido para trasladarte el concepto. Lo que quiero decir es que por sí sola una página web es una herramienta que no nos va a permitir gran cosa. Precisa de otras herramientas y acciones que lleven a nuestro público hasta ella y descubran que tenemos la solución perfecta para sus necesidades.

Ten en cuenta que más o menos cada 2 minutos se genera un nueva nueva web en Internet. Es por ello que resulta fundamental contar con un plan para que nuestro negocio se de a conocer y de esta forma lleguen visitantes que vean nuestros productos o servicios y podamos convertirlos en potenciales clientes.

Nos han repetido continuamente eso de que si no estás en internet no existes. Y en parte es cierto. Pero no todos nos dicen que no sirve estar de cualquier manera, hay que saber estar.

Conozco mucha personas que tras un año con su página web abierta se decepcionan y abandonan su sueño o su proyecto pensando que tener una página web no es necesario para su negocio, o decepcionados porque no han logrado resultados como esperaban. Y el problema no es la web, el problema es que no se ha diseñado y llevado a cabo una estrategia para darla a conocer.

¿Cómo promocionar nuestra web?

Son muchas las formas que existen para promocionar nuestra página web. Y lo cierto es que cada proyecto es un mundo con objetivos específicos y concretos, por lo que habría que valorar cada caso con detenimiento para decidir cuáles son las acciones más adecuadas y dónde llevarlas a cabo. Sin embargo, aquí te dejo algunas formas de promocionar tu web que te permitirán hacer llegar tus primeros visitantes:

  1. Aprovecha toda la papelería y cartelera de tu negocio para poner tu dirección web.
  2. Informa a todos tus conocidos, familiares y contactos de tu proyecto e invítalos a visitar tu página.
  3. Incluye en todos tus emails una firma que incluya el logotipo de tu empresa o marca y tu dirección web.
  4. Si tienes un blog, genera contenidos de manera regular, no solo te ayudará a atraer tráfico hasta tu web, sino que te ayudará a ir construyendo y reforzando tu imagen y reputación online.
  5. Las redes sociales juegan un papel muy importante en todo esto. Utilízalas para ofrecer contenidos interesantes a tu público que enlacen a tu website.
  6. Mailing. Te recomiendo que poco a poco te vayas creando tu propia base de datos de usuarios que les interese tu producto o servicio para posteriormente enviar promociones, novedades, descuentos (siempre sin hacer spam).
  7. El Gest Blogging es otra técnica que te ayudará a aumentar las visitas de web.

Estos son unos pequeños tips que pueden ayudar a promover tu página web, pero te recomiendo tener un plan bien estructurado que te permita ir avanzando hacia tus objetivos de manera clara y medible. 
El camino no es fácil, pero merece el esfuerzo.

 

¿Emprendo?

emprendo

Es indiscutible que la palabra “emprender” está de moda. O al menos ha cobrado mucha fuerza e interés en los últimos años.

Según el diccionario de la RAE, emprendedor es aquel que:

  1. adj. Que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras. 

Y así es. Sin embargo, muchas veces de forma automática, al hablar de emprendedores y empresas innovadoras nos vienen a la mente personajes como Mark Zuckerberg, el creador de Facebook. Y no es que no sean emprendedores, claro que lo son, el problema es cuando contamos con que emprender nos reportará de manera automática los mismos resultados, ya sea a nivel económico o profesional.
Lo cierto es que, muchas veces la realidad no es lo que habíamos imaginado o esperábamos. La mayor parte de las veces esa realidad consiste en un camino difícil y los resultados no son como esos resultados abrumadores de algunos emprendedores o empresas.

Emprender no siempre es sinónimo de tener éxito financiero. Y es importante no caer en el error de pensar que el simple hecho de tener una idea y convertirla en proyecto va a derivar en fortuna.

Tener claro que el destino lo creas tú

Caro que hay circunstancias que no dependen de nosotros. Pero un emprendedor no está dispuesto a dejar que ninguna circunstancia sea una barrera.

Llevar y tener una vida laboral o profesional lo más ajustada posible a nuestros deseos depende, en gran medida, de evitar resignarnos a lo que el destino quiera para nosotros, y luchar porque el destino se ajuste a nuestros deseos.

Todo es mejorable

Ser siempre un poco mejor es la filosofía de cualquier emprendedor

No sé si lograrás crear una gran empresa, o una gran fortuna. Pero estoy seguro que, si al llegar al final del camino de tu vida y mirar atrás puedes decir que lograste ser la mejor persona que podías ser dentro de tus posibilidades a todos los niveles, habrá merecido la pena.

Y lo que quiero decir con esto es que quizá, no es cuando hacemos una inversión o ponemos en marcha un proyecto concreto cuando nos convertimos en emprendedores. Quizá empezamos a ser emprendedores cuando tomamos la determinación de decidimos ser mejores: como personas, prepararnos para mejorar a nivel profesional.

De hecho creo que el mejor consejo que se le puede dar a cualquier emprendedor es precisamente ese: ¡Esfuérzate por ser mejor cada día!

Busca tus fortalezas y tus puntos débiles. Y luego, la manera de alcanzar tus metas. El camino no será fácil, pero si crees en tu proyecto y en ti mismo, puedes recorrerlo.

Te invito, antes de lanzarte a la aventura a responder: ¿a qué estás dispuesto?

¡He decidido emprender! Y ahora, ¿por donde debo empezar?

emprender

En los últimos años son muchos los emprendedores que han convertido sus ideas en grandes negocios. Aunque, también han habido ideas que se han quedado por el camino.

Si tienes una idea en la que crees firmemente y, tras mucho darle vueltas, analizar y valorar has decidido emprender, este post es para ti. Y es que, independientemente de que tu idea sea totalmente innovadora y pueda llegar a revolucionar el mercado o sea algo más modesta pero con la capacidad de dar forma a un negocio capaz de diferenciarse, creo que una de las claves del éxito radica, más que en la idea, en una pregunta: ¿por donde debo empezar?

Primero

La respuesta dependerá, en gran medida, del modelo de negocio que has decidido crear… ¿Qué negocio quieres crear? ¿Y por qué?

Mi experiencia me dice que si estás decidido a emprender esas preguntas deben responder un modelo de negocio que te motive, alguna actividad que te guste, a ser posible que te apasione.
Cuando trabajas en algo que te motiva, que te mueve por dentro, enfrentarás los obstáculos con mayor decisión y convicción, será más difícil que alguna circunstancia te lleve a abandonar.

Segundo

Tras el primer paso, en el que debes haber elegido la línea a trazar, es momento de definir el modelo de negocio.
Esta fase o etapa, en la que es importante tener claro a quién nos dirigimos, cuál es nuestra propuesta de valor y qué solución aportamos a ese público objetivo al que nos dirigimos, es muy importante. Tómate el tiempo que necesites para desarrollar tu modelo de negocio, comparte tu idea con tu entorno, pide opiniones a otros que tengan experiencia, busca información…

Tercero

Ya sé que tienes ganas de lanzarte a la piscina y comenzar a nadar en esta aventura que has decidido iniciar. Pero, calma. Una vez desarrollado tu plan de negocio, te aconsejo profundizar en él… Me refiero a buscar, analizar investigar qué necesitan tus futuros clientes, cuáles son sus preferencias, quiénes son tus competidores y qué están haciendo, etc.

Esta es la etapa en la que debemos poner los pies en el suelo. Emprender es una experiencia maravillosa, pero es importante hacerlo siendo conscientes de lo que hacemos, bien informados. Solo así podemos tomar las mejores decisiones.

 

Si has dado estos tres pasos y estás dispuest@ a seguir avanzando en tu proyecto, ¡adelante! Porque la experiencia me ha enseñado que emprender no es una cuestión económica, sino una cuestión de autodeterminación, actitud, decisión.

 

Curación de contenidos y ventas

curación de contenidos

Seguramente has escuchado en algún momento o leído en algún lugar el término “curación de contenidos”. Sin embargo, muchas son las personas, especialmente emprendedores, que siguen sin tener muy claro qué es y, sobre todo, qué puede aportar a sus ventas. Trataré de aclararlo a continuación:

¿Qué es la curación de contenidos?

La curación de contenidos consiste en la búsqueda y selección de contenidos e información para posteriormente compartir con el público objetivo los contenidos más interesantes, relevantes y de mayor calidad.

Integre es una fuente inagotable de información. Y eso es, sin duda, positivo. Sin embargo, la información en la red se multiplica por minutos y a veces nos hace perder demasiado tiempo cuando queremos saber sobre un tema concreto. Por ello, cada vez más necesitamos de la curación de contenidos, para filtrar los contenidos a través de procesos sistemáticos y más o menos automatizados que nos permitan ahorrar tiempo y nos faciliten la toma de decisiones.

Curación de contenido y ventas

Aplicar la curación de contenidos al proceso de ventas es una estrategia muy eficaz. A pesar de lo que pueda parecer no es algo complicado, pero sí un proceso que exige un gran trabajo y mucha paciencia.

No existen maneras mágicas que garanticen el éxito. Cada empresa o proyecto es diferentes y cada uno debe buscar su propia forma de hacerlo…

La clave para el éxito se encuentra en saber exactamente dónde está hablando tu público objetivo o potenciales clientes para escuchar con mucha atención lo que están diciendo y prepararte para satisfacer todas sus necesidades y deseos.

La idea es convertir la curación de contenidos en una estrategia de alerta que indique cuándo te necesitan tus potenciales antes de que ellos te llamen o busquen.

Y tú, ¿has implementado ya la curación de contenidos a tu estrategia o la de tu empresa?

Todos los emprendedores necesitamos vender

necesitamos vender

Escuchamos y leemos continuamente que el marketing es la herramienta que utilizamos para “enamorar” a nuestros clientes. Y así es, pero si no nos ayuda a cerrar ventas, algo está fallando. O dicho de otra manera, nuestra estrategia de marketing no tiene mucho sentido.

¿Para qué sirve y utilizamos el marketing? Para darnos a conocer entre nuestro público objetivo, para agradarles, para generar confianza, para posicionar nuestra marca… Pero todo esto solo tiene verdadero sentido si logramos vender, si nos permite finalmente cerrar la venta.

Sin ventas no hay ingresos, todos los emprendedores necesitamos vender. Sin embargo, me sorprende que muchos emprendedores tienen cierto miedo a la venta…

Si tenemos un proyecto que tiene algo que ofrecer a un público concreto y además es de valor y útil, ¡no tenemos nada que temer! Menos aún debemos sentirnos mal o incómodos al vender.
Todo emprendedor debe conocer muy bien lo que ofrece, creer en su proyecto y aprender a decir con seguridad y honestidad: “este es mi producto o servicio, te ayudará resolver o mejorar tal cosa y este es su precio”.

Cualquier negocio precisa de unos objetivos de facturación. Y para alcanzarlos las ventas son fundamentales…
Y en el mundo digital disponemos de un sinfín de canales de comunicación para dar a conocer nuestra marca y lo que ofrecemos, para hacer ver a nuestro público el beneficio que le aportará eso que vendemos. No desaproveches el potencial que nos ofrece internet para mostrarle al mundo lo que tu marca, producto o servicios puede hacer por sus necesidades.

Pero sobre todo, no te cierres a mostrar tu intención de facturar. ¿Acaso no consiste en eso un negocio? ¿No se trata de desarrollar soluciones a necesidades y deseos a cambio de dinero?
Ayúdales, soluciona sus problemas, céntrate en satisfacer sus deseos, en hacerlos felices con tus productos y/o servicios y también cóbrales lo que vale todo eso que les ofreces.

Cómo captar clientes con tu página “servicios”

Cómo captar clientes

Si ya tienes un proyecto o un negocio y su correspondiente página web y te encuentras en el momento de captar clientes o aumentar las ventas, es importante que sepas que tu página de “servicios” es una oportunidad única para captar esos clientes y ventas que no debes dejar al azar; este apartado de tu web o la de tu empresa debe estar enfocado al 100% y a conciencia a generar ventas.

La página de “servicios” de tu web o la de tu negocio es esa página o apartado en el que explicas y presentas detalladamente lo que vendes, tu producto(s) o servicio(s).

¿Por qué es tan importante el apartado “servicios”?

Porque, para que un usuario decida comprar tras visitar esta página, debe llamar su atención, captar su interés y cumplir con sus expectativas, incluso superarlas.
Para lograr todo ello es necesario que esta página explique con todo tipo de detalles, pero también de manera clara y concisa lo que vendes. Y al mismo tiempo debe responder a cualquier pregunta que pueda pasar por la cabeza de un usuario.

Ten en cuenta:

El título

Como si de una noticia se tratara, no vale cualquier título, la competencia en la red es muy grande. Busca un título claro pero también impactante.

Gánate la confianza del usuario

Cuenta de una forma muy breve tu historia como profesional o la de tu empresa. Esta es una buena manera de acercarte al usuario, romper la frialdad de lo digital y ganarte su confianza.

Destaca tu valor añadido

Resalta eso que te hace diferente, que no tienen otros, que no ofrece nadie más…

Ofrece soluciones

Tú mejor que nadie debes conocer los puntos de dolor de tus clientes, ofréceles soluciones a ellos. Cuando salgan de esta página deben tener muy claro en qué va a mejorar tu producto o servicio su vida.

Incluye una llamada a la acción

No olvides incluir en tu página de “servicios” una llamada a la acción que te permita, si no realizar la venta, al menos sí poder contactar con el usuario más adelante para informarle de nuevos productos, servicios, ofertas, promociones, etc.

Algunas llamadas a la acción pueden ser:

  • Completa el siguiente formulario para reservar cita
  • Suscríbete y recibirás gratis un ebook

Ten en cuenta que, si ofreces a los usuarios un descuento, algún producto gratuito, una consulta gratis… Atraerás su atención e interés. Eso sí, utiliza solo una llamada a la acción para no distraer su atención.

Ecommerce: ❝No hay segunda oportunidad para una primera impresión❞

clientes felices Ecommerce

Si quieres superar las expectativas de tu público y de tus clientes, debes tener muy claro que, como bien dijo algún día Oscar Wilde, “no hay segunda oportunidad para una primera impresión“.

El nuevo consumidor es muy exigente y reclama un trato especial y, sobre todo, personalizado. Y lo cierto es que hoy, ofrecer una buena atención al cliente como herramienta para estar a la altura e incluso superar las expectativas de los clientes, es algo que está al alcance de todos sin necesidad de grandes inversiones. Pero a pesar de ello, muchos olvidan este aspecto que puede resultar decisivo.

Podríamos diferenciar la atención al cliente en este sentido en función del tipo de negocio. Por ello, en este post, me quiero centrar exclusivamente en tiendas online (en otro post hablaré de otros negocios 😉 )

Con el avance de las nuevas tecnologías y el crecimiento imparable de las redes sociales e internet, han ido aumentando cada vez más las compras online. Poco a poco los consumidores hemos ido dejando atrás los miedos a la hora de realizar nuestras compras por internet; y las marcas, conscientes del auge del comercio electrónico, han apostado por facilitarnos la experiencia de compra y ofrecernos compras seguras a todos los niveles. Pero, creo que para entender a los clientes, lo mejor que podemos hacer es ponernos en su lugar… ¿qué desearías si fueras cliente de tu tienda online una vez que has pinchando en el botón ‘comprar’?

Nadie mejor que tú debe conocer a tu público, por lo que las verdaderas claves las encontrarás tú mismo. Sin embargo, hay una serie de aspectos en común que todo tipo de clientes desean una vez que han hecho clic en ‘comprar’:

Información

Aún hoy a muchos les siguen asaltando las típicas dudas tras haber realizado su compra: ¿llegará mi pedido?, ¿cuánto tardará en llegar?, ¿si no me sirve puedo devolverlo?

Tras cada compra, envía un email de confirmación de la compra con toda la información posible acerca de la misma. Así ayudarás a disipar cualquier posible duda y se reafirmará la confianza de tu cliente.

Seguimiento

Mantener al cliente informado sobre el proceso y estado del envío también te ayudará a consolidar su confianza.

Anticipación

Una buena comunicación es fundamental. Anticípate a todo lo que puedas… Si hay una incidencia con el producto o el envío, anticípate y mantén al cliente informado en todo momento.
La clave está en anticiparte y mantener un comunicación clara y fluida.

Presentación

Si lo que vendes es un producto, el packaging también debe estar a la altura (a poder ser, superarlas) de las expectativas de los clientes. Cuida el envoltorio y el diseño hasta tal punto que sorprenda al cliente cuando lo reciba.

Si consigues sorprender, estarás hablando muy bien de tu negocio sin palabras.

Fidelización

Si un usuario ha confiado ya en ti y te ha comprado. El siguiente reto consiste en fidelizarlo, en conseguir que vuelva a comprar.

Dependiendo del producto o servicio que vendas, tienes infinidad de opciones: puedes hacerle un descuento que pueda utilizar en su próxima compra, un detalle de regalo, etc.

Personalización

Los consumidores de hoy reclaman un trato personalizado. Por eso, este aspecto muchas veces olvidado, puede marcar la diferencia entre un cliente que vuelve a comprar o no.

La personalización también puede llevarse a cabo de múltiples maneras: una carta o email personalizado de agradecimiento, etc.

Crea paso a paso tu plan de comunicación en redes sociales

plan de comunicación en redes sociales

Cualquier estrategia de marketing requiere de tiempo y mucho trabajo. Eso es así. Y lo cierto es que si nos lanzamos a la aventura y luego no le dedicamos el tiempo necesario o contamos con la planificación que requiere, en el mejor de los casos, habremos perdido mucho tiempo. Para minimizar las posibilidades de perder el control de nuestra estrategia o acabar perdiendo el tiempo, un buen plan de comunicación a medida es la clave.

Una de las primeras cosas que se suelen hacer antes de comenzar es elegir las herramientas o medios en los que vamos a estar presentes. Pero lo cierto es que esa no debería ser nuestra principal preocupación, en lugar de pensar en qué redes sociales vamos a estar, la primera cuestión que debemos plantearnos es cuáles son nuestros objetivos.

Cuál es tu público objetivo, dónde lo puedes encontrar, cuál es tu ventaja competitiva…
Una vez que sepas quién es tu target y dónde se encuentra, podrás establecer con eficacia qué medios o redes sociales son las más adecuadas para ti o para tu empresa.

Pero con saber dónde están tus potenciales clientes no basta, es necesario conocer muy bien la cultura de cada red social en la que vamos a estar presentes, establecer objetivos y medirlos, solo así podremos medir los resultados.

Antes de comenzar a elaborar sobre el papel tu plan de comunicación en redes sociales ten en cuenta que éste debe ser lo más claro y conciso posible, ya que buscamos efectividad. Mi consejo es que no te extiendas más de una página, simplifiques y especifiques claramente:

1. Los medios sociales en los que estarás presente

Decide cuáles son las redes sociales en las que tú o tu empresa estarán presentes en función de tu target (Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest…).

Mi consejo es que en tu plan de comunicación incluyas también una herramienta de contenido o blog. Incluso es conveniente, debido al gran poder de las imágenes y los vídeos que cuentes con una herramienta para compartir imágenes, como puede ser Flickr o un canal de YouTube.

2. Call to action

Tu plan debe especificar muy bien qué es lo que quieres que hagan los usuarios o potenciales clientes una vez que lleguen a tu página web. ¿Quieres que se registren a tu newsletter?, ¿tienes un ecommerce y el objetivo es que compren?, ¿quieres que se descarguen tu ebook?

A través del call to action o llamadas a la acción podrás, a través de tus posts en el blog, vídeos o actualizaciones en las diferentes redes sociales invitar a los usuarios a actuar.

3. Análisis

Debes saber en todo momento en qué puntos estás y no perder de vista adónde quieres llegar. Y eso solo se consigue analizando.

¿Quieres aumentar las visitas a tu web?, ¿quieres aumentar tus comunidades?, ¿quieres aumentar las ventas de tu ecommerce?

Solo los datos te permitirán enfocar tu estrategia o redirigirla hacia tus objetivos.

 

¿Cómo impulsar una web corporativa?

Cómo impulsar una web

Tanto si eres un nuevo emprendedor como si eres responsable de una empresa que tiene ya un recorrido en la Red, estoy seguro de que quieres optimizar tu presencia online. Y es que, toda marca o empresa requiere de ese extra de presencia y cobertura social para potenciar su éxito a nivel comercial. Sin embargo, apostar por una web no es tarea fácil, al menos no tan fácil como puede parecer, ya que es necesario mucho más que elegir un dominio, precisa de un trabajo extenso y constante dentro de la web que permita potenciar las estrategias de marketing.

Claves para potenciar una web corporativa:

1. Un planteamiento adecuado

Es fundamental entender que el mercado ha cambiado de ubicación, o por lo menos ahora tiene varias, y una de ellas es internet. Las empresas que no han entendido esto, que no den la importancia necesaria y saquen partido a sus soportes online, acabaránn viendo como la confianza de sus clientes se ve resentida.

Una web corporativa debe cuidar cada detalle, desde la adecuada distribución de cada elemento visual dentro de la misma, pasando por cuidar la arquitectura de la información que la página ofrece a los usuarios que llegan a ella, hasta el recurrir a elementos que permitan un acercamiento a los clientes potenciales haciéndolos partícipes del proceso de comunicación.

2. Contenidos de calidad

A estas alturas ya nadie duda del poder y la efectividad de los contenidos. Por ello, contar con un blog corporativo que ofrezca a los clientes y potenciales clientes contenidos que les aporten valor, se puede convertir en el principal motor para impulsar la web y la captación de clientes.

Eso sí, para que la estrategia de contenidos sea efectiva, debe  ir acompañada de una web orientada a la conversión: llamadas a la acción, las imágenes, la elección de los colores, la implementación de formularios; son solo algunas de las claves que permiten impulsar la web de la empresa.

3. Medición

Medir es la base de cualquier página web optimizada. Sin un análisis contante y regular es imposible conocer el comportamiento de los usuarios y, por tanto, desconoceríamos en qué punto estamos y las medidas adecuadas para alcanzar los objetivos.

Pero el análisis de nuestra web y los datos, además de ayudarnos a conocer el comportamiento de los usuarios (tráfico, visitas únicas, porcentaje de rebote, mapas de calor…), permite optimizar la reputación online de la marca, elevar la calidad responsive, etc.

 

¿Tienes clara cuál es tu ventaja competitiva? ¡Aprende a definirla!

ventaja competitiva

Si te has lanzado a la aventura del emprendimiento, ya sea a nivel autónomo o creando tu propia pyme, estoy convencido de que uno de tus principales objetivos es buscar el máximo número de clientes posible. Esto es fundamental, pero para lograrlo es necesario que tengas muy claro cuál es la ventaja competitiva que ofreces tú o tu empresa.
Hacer caso omiso a este punto nos resta competitividad al salir al mercado y nos complica la tarea de lograr esos clientes necesarios…

Cada empresa, proyecto o marca son diferentes y definir un plan genérico no es viable, pero trataré en este post de daros algunas claves que os ayuden a definir vuestra ventaja competitiva.

1. Define hacia dónde quieres ir

Esto es imprescindible. Solo sabiendo perfectamente lo que queremos y hacia dónde nos dirigimos seremos capaces de mantener el rumbo cuando las cosas se compliquen.
Si no sabes adónde vas, probablemente acabes llegando a cualquier otro lugar.

En otras palabras, debes dibujar desde un inicio tu horizonte y nunca perderlo de vista. Te tocará realizar un plan que te permita ir en la dirección que deseas y, si en algún momento las cosas se complican, se puede cambiar el plan o las estrategias, pero nunca perder de vista ese horizonte.

2. Analiza a tu competencia

Debes ser inteligente a la hora de definir tu ventaja competitiva. Si eres demasiado recurrente o apuestas por ventajas tradicionales, es muy probable que la competencia con otras empresas o profesionales se te haga más complicada.

Busca eso que te hace realmente diferente y explótalo. Además, ten en cuenta que no se trata de definir tu valor añadido y ya está, la competencia es dura y debes adoptar la mayor flexibilidad, evolucionar constantemente generando nuevas ventajas o adaptándolas de modo que te permitan atraer nuevos clientes.

 

❝En un mundo en constante movimiento, el que se queda quieto, retrocede.❞ —Lewis Carroll—

3. Fija tu ventaja competitiva

Como decía antes, el camino se puede hacer muy cuesta arriba si lo que ofrecemos no se diferencia demasiado a lo que ya ofrecen otras empresas o la competencia. Pero puedes también hacerlo más sencillo si analizas bien las necesidades de los clientes, lo que realmente les gustaría y ofreces lo que le falta a los demás.

Tómate el tiempo necesario para analizar tu target, conóceles bien, rebusca entre sus deseos y necesidades… y una vez lo descubras, trabaja en la elaboración de tu ventaja competitiva que te diferencie claramente del resto.

4. Cómo desarrollar la ventaja competitiva

Son muchas las vías posibles que te permiten hacerlo. Y el camino adecuado dependerá de tu empresa y el producto o servicio que ofreces, de la competencia, de tus objetivos, etc.

Puedes encontrar tu ventaja en los precios, ofreciendo un producto o servicio más abarato si cuentas con un sistema eficaz y eficiente de provisión que te permite ofrecer un producto o servicio de calidad y fiable y eres capaz de reducir los costes de producción.
Si tu sistema no te permite reducir los precios, puede que una de tus ventajas esté en la calidad del producto o servicio que ofreces, siempre superior a la de la competencia.
Podría estar también tu ventaja competitiva en tu capacidad de segmentar minuciosamente a tu público objetivo y adecuar o personalizar tus productos o servicios en función de sus necesidades.

Como decía, dependerá de la empresa, el producto o servicio, las necesidades de la propia empresa y de los clientes, los recursos, objetivos, etc.

 

Definir muy bien tu ventaja competitiva y hacer girar tu negocio en torno a ella evitará el desgaste y lo hará crecer. Esto no quiere decir que las ventajas sean estáticas, al contrario, deberán ir evolucionando en función del mercado, de las necesidades de los clientes, de los productos o servicios que ofrezcas en cada momento, etc.

Si has decidido lanzarte al mundo del emprendimiento o comienzas a navegar en él, mi consejo es que no olvides la creatividad y la innovación, ni en tu negocio, ni a la hora de definir tu ventaja competitiva. 😉

Cómo diseñar una estrategia de marketing efectiva

plan estratégico

Sobre estrategias y tips para alcanzar los objetivos que nos marcamos al emprender, es mucho lo que podemos ver y leer, sobre todo en internet. Sin embargo, a pesar de tanta información, o precisamente por tanto exceso, muchos son los que no tienen claro cómo sacar el máximo partido a sus recursos, su tiempo, sus posibilidades y lograr así sus objetivos y los de su empresa.

Llevar a la práctica tantas técnicas y métodos aparentemente prácticos, efectivos e interesantes no es tarea sencilla… Unas veces porque se trata de acciones concretas que no sabes cómo encajar en tu plan; otras veces porque sencillamente no te da tiempo de aprender y poner en práctica tanta teoría. La consecuencia directa de ello es la implementación de estrategias o acciones que ni siquiera sabes si resultarán eficaces.

Si este es tu caso, ¡no desesperes!, todos hemos pasado por una situación similar…

La clave no está en ir poniendo en práctica acciones aisladas, sino en diseñar un plan estratégico que permita ir avanzando de manera realista hacia los objetivos; que permita análisis que nos indiquen de lo que funciona y lo que no, para así poder mejorar o  sustituir acciones en pro del desarrollo de nuestro proyecto.
Fácil, no es, pero nadie había dicho que lo fuera; y a imposible le sobran dos primeras letras. Así que veamos cómo podemos avanzar en este sentido…

Primer paso: definir muy bien el objetivo

Si no sabes lo que queremos, difícilmente podremos actuar para llegar a conseguirlo.

No vas a necesitar el mismo tiempo, ni los mismos recursos, las mismas estrategias o el mismo presupuesto si tu objetivo es aumentar tu lista de suscriptores, que si lo que quieres es generar visibilidad de tu empresa y/o servicios o productos.

Define muy bien el objetivo principal. Sin él, avanzar en una línea coherente y que nos otorgue efectividad, no es posible. Pero además, los objetivos deben contar con algunas características de las que ya he hablado alguna vez: tienen que concretos, realistas y medibles.

Elige la/s estrategia/s para alcanzar el objetivo

Una vez que tenemos bien claro lo que queremos, conviene hacer una lista de las posibles acciones  que nos pueden permitir acercarnos a ello.

Dependiendo de tu objetivo, puedes recurrir a un sinfín de estrategias: marketing de contenidos, vídeos, publicidad, concursos, sorteos, email marketing, etc.
En función de tu objetivo podrás, unas estrategias serán más convenientes a priori que otras… No es necesario implementar todo, sino lo que mayor beneficio te va a reportar de cara a tus objetivos y, sobre todo, dominar muy bien esas acciones.

Pero no solo se trata de definir un objetivo y plantear algunas estrategias para lograrlo, habrá también que tener en cuenta los recursos de los que dispones y hacer que encajen en ese plan que estás desarrollando. No es lo mismo disponer de tiempo libre y poder dedicarlo a algunas tareas de tu plan, que no disponer de él; como tampoco es lo mismo contar con un presupuesto que poder destina a publicidad, que no contar con él, por ejemplo.

Plan de acción

Con un objetivo claro y una estrategia definida, lo que queda es pasar a la acción. Y es aquí donde todo se complica… porque aparece la incertidumbre, los miedos, la procrastinación y, si no sabemos gestionar todo, también la desmotivación.

Aquí tienes que trabajar duro, no solo llevar a cabo tu estrategia, sino para vencer todos esos miedos que solo sirven para paralizarte.

Una forma efectiva de seguir la estrategia es realizar listas con tus actividades o acciones diarias, semanales, etc. Te aseguro que a medida que vayas viendo pequeños avances, logros, que te van acercando a tus objetivos, entonces será más fácil continuar porque aumentará tu motivación.

 

Construye tu marca personal alrededor de lo que te hace único

marca personal

Todos, independientemente de nuestra rama profesional somos únicos, todos poseemos una formación, unas habilidades, una experiencia y unos rasgos de identidad singulares y propios que   nos hacen diferentes, porque nadie posee el mismo.

Es prácticamente inevitable exponernos, especialmente hoy, que la presencia en internet es casi una necesidad si de negocios hablamos. Así que, ya que tenemos que exponernos como profesionales, lo mejor es hacerlo de manera consciente y eligiendo una estrategia que nos permita sacarle el máximo partido y nos permita crear una marca personal sólida e interesante.

Algo que encuentro con mucha frecuencia en gran parte de los emprendedores con los que he tenido la suerte de hablar o trabajar es que les cuesta, sobre todo en un inicio, encontrar eso que les hace diferentes a los demás, valorar sus cualidades y habilidades y confiar en ellas. Quizá porque gran parte de lo que hacen lo hacen casi por inercia y ello les lleva a restarle valor a sus acciones y también a todo su potencial.

Nuestra marca personal es lo que proyectamos de nosotros mismos y lo que los demás perciben. Y es mucho más importante de lo que a veces creemos. Es parte de nosotros, tiene que mostrar claramente y sin posibilidad de dudas lo que somos, cómo somos, cuáles son nuestros valores y cómo hacemos las cosas.

Una de las claves para lograr cualquier cosa que nos propongamos es aceptarnos y, si queremos hacer alguna modificación de lo que somos o cómo somos, pasar a la acción. Y otra de las claves radica en la seguridad en nosotros mismos, esto es lo que más confianza genera en las personas; y lejos de aparentar lo que no somos, esta seguridad en nosotros mismos consiste en aceptarnos, resaltar lo que nos hace diferentes y reconocer nuestros defectos y debilidades para trabajar sobre ellos, mejorarlos y, al mismo tiempo, reforzar y aumentar nuestra seguridad.

Los comienzos casi nunca  son fáciles y es normal sentirse perdido. En estos casos, identificar y plasmar en una papel nuestras fortalezas, debilidades y valores, puede ser de gran ayuda. Una vez bien identificadas todas esas características, conviene tratar de plasmarlo en aquello que ofrecemos (negocio, servicios, etc.).

Cada uno de nosotros es diferente y, por lo tanto, cada marca precisa de una estrategia concreta y totalmente personalizada para formarse, crecer y darse a conocer. Esto es lo que tenemos que averiguar cada uno, la que mejor nos encaja a nosotros mismo o a nuestro negocio.

Y tú, ¿sabes qué es eso que te hace diferente?

 

[/fusion_text]

Emprendedor, ¿se nace o se hace?

emprender

Muchas veces he escuchado y leído, encontrando todo tipo de opiniones y versiones, eso de si  emprendedor se nace o se hace.
Pienso que, una persona que busca para su vida seguridad y estabilidad, difícilmente puede ser emprendedora. Y por el contrario, los que ven la seguridad como algo estático y aburrido y precisan continuamente de motivaciones, más tarde o más temprano acabarán emprendiendo. En qué no lo sé, pero en algo emprenderán.

 

¿Se puede querer seguridad ya la vez querer emprender? Sí. Y no es que me contradiga, sino que las cualidades que mencionaba antes, pueden cambiarse.

A pesar de que poco a poco vamos viendo algunos cambios en la educación, al menos en mi país (Italia) y también en el que vivo (España), emprender no es algo que se fomente en las escuelas, no forma parte de la educación. Pero si salimos de las escuelas, tampoco la sociedad fomenta el emprendimiento. Vivimos en la cultura y la educación del no, de mejor pájaro en mano que cientos volando.

Pero también vemos cómo, ante una nueva crisis, porque esta no es la primera, todos estamos aquí, tratando de capear el temporal; pero si nos paramos a observar, mientras unos permanecen aterrorizados, otros se crecen y sacan partido incluso de la oportunidad más pequeña y abren camino a una nueva forma de ver la vida, dejan abierta la puerta a un fenómeno que de circunstancial cada ve tiene menos y se ha transformado en una nueva forma de actividad laboral propiciada por todos los cambios.

Aquí, como en la jungla y como dijo Darwin, no sobrevive el más fuerte, ni siquiera el más inteligente, sino el que mejor capacidad tenga para adaptarse al cambio.

Considero que cualquier emprendedor debe contar con tres aspectos básicos y fundamentales:

  1. Información
  2. Algunas cualidades personales: autodisciplina, constancia, capacidad de esfuerzo, etc.
  3. Motivación, preparación, planes de acción en línea con sus valores y objetivos claros.

Son muchos los interrogantes a los que cualquier emprendedor debe hacer frente a la hora de iniciar cualquier proyecto y lo ideal es que cuente con bases sólidas y esté bien orientado. Concienciado del gran esfuerzo que supone iniciar una actividad profesional propia y de que la clave está en la constancia.

Nadie dijo que fuera fácil. No lo es. Pero si es lo que quieres, conseguirlo merece el esfuerzo que requiere.

 

La necesaria relación entre valores y éxito

valores

Tendemos, al escuchar la palabra éxito, a relacionarla con fama o con dinero. ¿Acaso todos queremos ser ricos y famosos? NO, no lo creo.

Todos y cada uno de nosotros contamos con una idea de éxito, y aunque algunos no sean conscientes de que la tienen, os aseguro que está ahí. Es más, esa idea va en línea con los valores que poseemos, concuerda perfectamente con nuestros objetivos en la vida y está intrínsecamente ligada a lo que cada uno de nosotros cree que es la felicidad.

Hago un inciso para reiterarme en lo que pienso sin la mínima duda y que tantas veces repito por convicción absoluta: no existe un modelo de felicidad válido para todos, y para saber cuál es nuestro modelo, debemos buscarla dentro de nosotros.

Por eso, porque la felicidad no es algo que se pueda definir para todo el mundo igual resulta tan complicado definir también qué es el éxito o la autorealización.
La definición exacta de éxito y de felicidad la redactamos cada uno de manera individual, dependiendo de nuestras expectativas, ideales y valores.

Si no estas segur@ de cuál es tu idea de éxito, debes empezar por revisar tus valores por dos motivos. Primero, porque son los valores los que nos mueven; el segundo, porque tu idea de éxito está, con total seguridad, relacionada con ellos.
Yo los defino como una especie de brújula. Y esa brújula, bien utilizada junto con nuestras creencias, comportamiento, etc., es precisamente la herramienta que nos puede guiar hacia el éxito.

Personalmente pienso que conocer nuestros valores es fundamental para alcanzar la verdadera felicidad, ya que si no conocemos nuestros valores corremos el riesgo de acabar luchando por objetivos con los que no nos identificamos y que, aunque los logremos, no nos van a proporcionar el éxito, ni siquiera satisfacción.
Además, nuestros valores son como la fuerza, la energía que nos impulsa a lucha por lo que realmente queremos. Si nuestras objetivos no están en sintonía con ellos, será muy difícil alcanzar la meta.

 

¿Qué opinas tú acerca de este tema que considero tan importante?, ¿consideras fundamental plantear los objetivos en función de los valores, o piensas que no es tan importante?

Convertir la idea en un negocio

idea

Todo negocio comienza con una idea. Con la idea y mucho trabajo y esfuerzo, claro. Y lo cierto es que todos tenemos ideas, pero no siempre sabemos convertirlas o transformarlas en un negocio.
Me he encontrado con muchos emprendedores que, incluso sabiendo en qué quieren basar su negocio, se sienten perdidos a la hora de llevar su idea a la práctica y materializarla. Esto ocurre por muchos motivos: por miedos, por falta de información, o por muchos otros obstáculos que, en demasiadas ocasiones, son el motivo por el que proyectos muy interesantes no llegan a ver la luz.

Gran parte de esas barreras son a nivel interno, nos las ponemos nosotros mismos y no son más que justificaciones en las que buscamos tener la razón al pensar que no podremos o que no es posible. Y cuando creemos que algo no es posible, se acabará confirmando porque no somos capaces de ver las posibilidades o alternativas que permiten hacerlo posible.

Si ya no estás dispuesto/a a ponerte más excusas y quieres buscar soluciones que te permitan convertir esa idea que tienes en un negocio, puedes comenzar por:

Decidir que tipo de negocio quieres y valorar si va en sintonía con el estilo de vida que quieres

Si te gusta el contacto con la gente y el vivir en una rutina organizada y con horarios, es posible que te sientas cómodo/a en un negocio con horario comercial que requiera de tu presencia. Ahora bien, si lo que realmente te hace feliz es tener más tiempo para ti, necesitas un modelo de negocio que, además de encajar con tus valores, te lo permita.

Buscar información relacionada con el negocio que quieres crear

Investigar sobre el mercado, lo que hay, lo que demanda, te ayudará a encontrar alternativas y vías para ofrecer algo que mejore lo que ya otros están ofreciendo, te permitirá saber cómo puedes ajustar tu producto o servicio para ofrecerlo a la mejor calidad y definir tu valor añadido.

Elabora una lista con todo lo que vas a necesitar para poner en marcha tu negocio

Esto más que una opción es una necesidad que te puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza.
No solo te ayudará a tener muy claro y siempre presente cada punto, sino que te permitirá una mayor efectividad y ahorrarás mucho tiempo.

Define tus objetivos 

No es la primera vez que hablo de la importancia de definir muy bien los objetivos, y seguro que esta no será la última. Realizar esta tarea es fundamental para lograr lo que quieres o llegar hasta donde te has propuesto.

Sitúate en el lugar en el que te encuentras marca muy bien el lugar al que quieres llegar.Y, por supuesto, es necesario marcar también cada paso que vas a dar para ir avanzando hacia ese lugar al que quieres llegar.

Los objetivos, no me cansaré de decirlo, deben ser concretos, realistas y medibles.

Ten presentes los posibles obstáculos que pueden aparecer y deberás superar

No pongas el foco y todas tus energías en ellos, pero sí es importante ser previsores. No es cuestión de estar pensando continuamente en las dificultades que pueden aparecer, se trata de que, si aparecen, no te pillen por sorpresa y tengas acceso a los recursos necesarios para ir solventando cada obstáculo o problema.

Hora de pasar a la acción 

Ahora que has valorado y pensado muy bien en las posibilidades, los recursos, los posibles obstáculos, que te has informado de la situación actual del mercado en el que te quieres mover, que sabes lo que quieres y cómo lo quieres… ahora es momento de pasar a la acción.

Es momento de comenzar a materializar esa idea y comenzar el camino que queremos recorrer.

Planifica cada una de las acciones que tienes que comenzar a poner en marcha y marca plazos realistas para cada una de ellas. Y si algo falla, en lugar de permanecer en el bloqueo, dar marcha atrás los pasos que sean necesarios y de nuevo seguir avanzando.

Trabajo, constancia, disciplina, paciencia y continuar, siempre continuar hacia el frente. Esa es la clave.

 

Retos de los que se inician en internet

novatos en internet

Todos hemos sido novatos en esto de internet en algún momento. Y especialmente al principio, los que comenzamos en este mundo y además estamos dispuestos a emprender y gestionar nuestra marca,  debemos enfrentarnos a algunos retos importantes.

Lo que pretendo con este post, es ayudar u orientar a esos que se inician en este  mundo que ya les avanzo es apasionante…

Términos y conceptos que son básicos

No te preocupes si te sientes perdido cada vez que escuchas términos como dominio, hosting, web, blog…

Poco a poco te irás habituando a la jerga de este mundo online y conociendo los conceptos básicos. De momento y para que no te quedes con la duda, te explico qué significan estos que te he puesto de ejemplo:

Dominio: es el nombre que identifica un sitio web.
Hosting: Servicio donde un proveedor te alquila un servidor conectado a Internet y que te permite alojar todo tipo de ficheros que para que se pueda acceder a ellos vía Internet.
Web: Espacio online en el que alojas contenidos.
Blog: Aunque en un inicio contaban con un diseño lineal, lo cierto es que ya hoy no dista mucho de lo que es una web.

El dominio, ¿elijo solo uno?, ¿varios? 

Los dominios antes tenían un coste mayor, con el tiempo, su precio ha ido bajando.

Si te lo puedes permitir, tener por ejemplo un .com y también un .es, no es mala opción.

Esto, al final, depende de las necesidades de cada uno, del propio proyecto y de las posibilidades. Es un punto más a valorar y en unas ocasiones será más conveniente que en otras.

Vale, pero, ¿cómo elijo mi dominio? 

Hace no mucho tiempo era necesario valorar las palabras clave de tu negocio y hacer la elección en base a ello. Tras los cambios que Google ha ido haciendo, esto ya no es tan relevante como lo era antes.

Lo que sí resulta muy importante es el nombre de tu marca o empresa online. Lo ideal es, que el dominio que elijas sea capaz de recoger la esencia de tu marca. Se debe tener también en cuenta que no sea un nombre demasiado largo y, si es fácil de recordar, mucho mejor.

Este es uno de esos retos complicados. No dudes en dedicarle el tiempo que sea necesario para encontrar el adecuado. Luego, es complicado el volver atrás porque los inconvenientes no son pocos.

Sé que se trata de temas muy básicos, pero lo cierto es que son preguntas que aún muchos hacen, por lo que estoy seguro y espero que sirva a algunos a diseñar sus dudas.
Y si tenéis otros retos y queréis compartirlos, intentaré ayudaros… 😉

A veces hay que cambiar de estrategia

cambiar de estrategia

En ocasiones pasamos por momentos en los que, a pesar de ir, poco a poco, consiguiendo algunos logros, los objetivos quedan aún muy lejos. Entonces comienza a parecer algunas dudas sobre si lo que estamos haciendo está funcionando como debería, comenzamos a replantearnos si, aunque lentamente, lo que estamos haciendo nos va acercando hacia nuestros objetivos o si es momento de cambiar de rumbo…

Es habitual, cuando esto ocurre, que nos invada la intranquilidad pero, a pesar de todo, nos negamos a dejarlo para evitar el fracaso, a veces nos pesa demasiado lo que puedan decir los demás si abandonamos, otras experimentamos una gran desmotivación.

Ante estos casos, lo mejor es hacer un análisis que nos permita diferenciar muy bien entre no experimentar ningún resultado o que no se hayan dado como esperábamos. No es lo mismo y el replanteamiento tampoco será el mismo. Si no hay resultados, es probable que el error radique en el planteamiento inicial y haya que estructurarlo de nuevo. Si hay resultados aunque no los deseados, habrá que realizar algunos ajustes en la estrategia.

Una cosa si te digo, tienes que diferenciar entre no ver resultados en absoluto o quizás no los que esperabas, que no es lo mismo. Y eso determinará si tenemos que hacer ajustes o quizás el error pertenece al planteamiento inicial.

No dejes que el miedo te bloquee. Las dudas e inseguridades son provocadas por el miedo, así que no dejes que te gane la partida. Antes de renunciar o desmotivarte, valora los siguientes aspectos de tu proyecto:

Revisa tus objetivos

Siempre digo que los objetivos deben ser realistas y medibles. Quizá no hayas calculado bien los tiempos que precisas para conseguir tus objetivos o sencillamente no eran demasiado realistas.
Analiza esta parte muy bien y, si lo consideras necesario, haz reajustes.

Los tiempos iniciales

Especialmente al principio, la inversión de tiempo y energías no va a ser correspondida. Es por ello que a veces nos parece no ver avances en nuestro proyecto hacia nuestra objetivos. Y muchas veces el problema es que no contamos con la paciencia suficiente.

Define muy bien aquellos aspectos en los que quieres avanza de manera más urgente. Determina si es primordial captar seguidores para aumentar tus comunidades, aumentar tu lista de suscriptores, subir tus ventas… Apunta todo aquello que consideres prioritario. Y luego, trabaja con más intensidad en ello.

Si no tienes tiempo para nada más… 

Es normal que en sus inicios, cualquier proyecto nos exija más tiempo. Ahora bien, si pasado ese proceso inicial continuas sin tener tiempo para nada más, dedicas todo tu día al mismo y comienza a afectar a tu vida personal y social, quizá es el momento de delegar, de subcontratar parte del trabajo o de formarte de manera que logres gestionar de manera más eficaz tu tiempo.

 

Es muy difícil no tener dudas, de hecho son parte del sistema. Pero no debes dejar que te paralicen. Trata de ser siempre objetivo, mirar desde un punto de vista neutral y concluir si realmente se puede hacer de otra forma, cambiar de estrategia.

 

¿Preparado/a para emprender?

emprender

Contar con las condiciones necesarias a favor es fundamental para cualquier emprendedor antes de comenzar su proyecto. ¿Y si no tiene esas condiciones a favor? Entonces hay que crearlas.

Según varios estudios, más del 90% de los proyectos a nivel profesional que se emprenden, fracasan o desaparecen antes de cumplir los 1o años de vida. La clave está en, ¿qué tienen en común todos esos proyectos o emprendedores?, ¿en qué se han equivocado? o ¿qué no han pensado o ejecutado de la manera adecuada?

Según mi experiencia, una de las claves radica en el autoconocimiento, o más bien la falta del mismo. Me explico: todos creemos conocernos a nosotros mismos, y en cierto modo así es, pero no nos conocemos a la perfección; nos conocemos muy bien dentro de los ámbitos en los que nos movemos con cierta comodidad y soltura, pero a la hora de emprender no sólo tendremos que movernos en esos ámbitos, sino también en muchos otros que no controlamos tan bien.

Más allá de la idea, del proyecto, del modelo de negocio… existe una pieza fundamental para que todo el proyecto marche: el emprendedor, TÚ.
Y antes de lanzarnos a la aventura del emprendimiento es importante saber que esto de emprender es un proceso de aprendizaje continuo y reconocer que nos queda mucho por aprender, sobre todo de nosotros mismos.

Es necesaria cierta flexibilidad que nos permita adaptarnos continuamente a todos los terrenos sobre los que vamos a tener que caminar. Este mundo es así, no siempre estará asfaltado, debemos asumirlo y estar dispuestos a trabajar en una continua búsqueda de vías o maneras que nos ayuden a superar los obstáculos que irán apareciendo a lo largo del camino.

Emprender implica salir de tu zona de confort. Seguramente esto ya lo sabes… Pero ¿has asumido que tendrás que seguir saliendo de tu zona de confort dentro de un mes, de tres, de un año?, ¿has pensado en la posibilidad de que aparezcan miedos que te puedan bloquear o paralizar?
Te facilitará mucho las cosas pensar en todo ello antes de comenzar con tu proyecto, reflexionar sobre ti mismo/a, tener claro cómo piensas afrontar todo una vez que te hayas liado la manta a la cabeza y tengas tu proyecto en marcha.
Conocer tus capacidades personales y hacer uso de ellas te permitirá no plantearte el tirar la toalla al primer obstáculo.

Por otro lado, antes de emprender debes tener un objetivo muy claro, concreto, realista y medible y que vaya en línea con tus valores. Comenzar un proyecto sin saber exactamente a qué lugar lo quieres llevar solo te hará dar vueltas sin llegar a ningún sitio.

 

Si has llegado hasta aquí, mi pregunta es, ¿estás preparado/a para emprender? 😉

¿Qué te impide avanzar?

avanzar

Por mucho que desees alcanzar ese sueño, por muy buena que sea tu idea, si realmente no lo crees posible y buscas todas las excusas posible para evitar pasar a la acción, de poco te sirve.

Muchas veces tendemos a darle vueltas a las cosas, crear hipótesis… Entramos en una espiral que no nos permite avanzar, una espiral en la que continuamente nos preguntamos qué está pasando, qué nos tiene bloqueados. De este modo, dando vueltas, envitamos el tener que entrar en materia y tomar decisiones, evitamos pasar a la acción.

Mi intención no es desanimarte. Más bien lo que busco que le des una última vuelta, pero esta vez para legar a la conclusión de qué es lo que realmente te está paralizando. Una vez que hayas detectado el problema podrás ponerle solución.

Ante una situación de bloqueo, puedes actuar de varias formas…

Una de ellas es la de obviar el problema. Sabes que hay algo que no va bien, que te está frenando y no te deja avanzar, pero prefieres hacer caso omiso porque es más cómodo, ignorando el problema no tienes que preocuparte de averiguar, indagar y conocer con exactitud cada detalles; de esta manera puedes pensar que no es el momento o no depende de ti. Sabes, en el fondo, que no es así.

Otra opción es dar un paso al frente y comprometerte contigo misma a investigar y dedicar tiempo a saber qué es lo que te impide avanzar.
Sabrás el tiempo que debes dedicarle a tu proyecto, a qué tendrás que renunciar o de dónde vas a sacar el tiempo… Pero lo cierto es que esto no es suficiente. Ahora que sabes cuál es el problema, te falta dar un nuevo paso firme al frente: pasar a la acción.
A pesar de las dificultades, de los obstáculos y de lo que te cueste, ¿estás dispuesto/a a hacer lo que tengas que hacer para alcanzar tu sueño?

Si tu respuesta es sí y estás totalmente  convencido/a, de nadie más que de ti depende que puedas alcanzar los resultados que quieres obtener.
No será fácil. Nadie ha dicho que lo sea. Y unas veces el camino es más largo o más duro que otras, pero siempre se puede llegar. Y el secreto se llama constancia.

 

Si estás convencido/a de lo que quieres y consideras que merece la pena buscar la manera de lograrlo, a pesar de que ello te obligue a enfrentarte a tus miedos, tu timidez y tantas otras cosas que tendrás que asumir y gestionar, lo harás.

Calcula lo que te costará el esfuerzo de luchar por tu sueño y valora la recompensa. Y ahora, haz el calculo pero teniendo en cuenta el precio que estás pagando por no solucionar…

No se trata de un decisión fácil. Pero sí de una decisión propia y sólo de ti depende el rumbo de tu vida y lo que logres en ella.
¿Te quedas en el lugar en el que estás o decides avanzar?

Cómo promocionarte de manera efectiva

promocionarte¿Cómo puedo promocionarme de una forma no invasora y que resulte natural? Es una de las preguntas y dudas más frecuentes sobre la promoción, tanto a nivel profesional, como cuando hablamos de una empresa.

El intervalo entre los mensajes promocionales que lanzamos debe ser equilibrado, pero lograr ese equilibrio depende de muchos factores, entre ellos, el canal que utilizamos. El intervalo o la frecuencia con la que debemos lanzar ese mensaje no será el mismo si lo hacemos a través del correo electrónico que cuando lo hacemos a través de las redes sociales, por ejemplo.

El principal miedo que representa a la hora de promocionarnos es el parecer demasiado insistentes y que por ello nos puedan rechazar.
Nuestra percepción de lo que los demás perciben de nosotros se encuentra directamente relacionada con nuestra propia visón sobre los demás y nuestro grado de temor al rechazo.
Mantenernos en una constante alerta, pendientes continuamente de lo que los demás pueden pensar de nosotros, de si consideran que seremos capaces, de lo que puedan decir… no sólo nos crea una tensión que poco a poco se va convirtiendo en una carga cada vez más pesada, sino que nos frena a la hora de alcanzar nuestros objetivos.

Promocionarte (o a tu empresa) es parte de tu plan de marketing

Ser visible no es una opción, es una necesidad. Es fundamental que te conozcan o que conozcan tus servicios o tus productos para realizar ventas, porque sin ventas no hay ingresos y, así, más temprano que tarde tendrás que cerrar.

A estas alturas, la sobre información es un hecho. Recibimos cientos de impactos publicitarios cada día, por lo que resulta muy complicado que nos quedemos con aquellos que llegan muy de vez en cuando.

¿Cómo evitar que tu campaña sea invasiva?

Lo ideal es elaborar una campaña capaz de generar expectativa. De esta manera las personas alcanzadas que tengan interés querrán saber más.

Se calcula que para que un mensaje resulte efectivo debe llegar al menos siete veces. Para no resultar demasiado insistentes podemos enviar ese mensaje pensado para generar expectativa; y luego, en lugar de repetirlo, personalizar los mensajes, lanzarlos a modo de recordatorio (“Recuerda que la promoción termina X día” , etc.).

¿Donde está el límite?

Lo cierto es que conocer el límite de cada una de las personas a las que pretendemos llegar es muy complicado. Por ello, no podemos basar nuestra estrategia en los límites de los demás, sino en los nuestros propios. Y esto conlleva asumir desde un principio que no es posible agradar a todo el mundo.

Deberas fijar unos límites propios que, poco a poco, podrás ir analizando y modificando en función de los resultados obtenidos.

Para comenzar, es conveniente que te marques el número de veces que lanzarás el mensaje en un plazo determinado teniendo en cuenta el canal y aspectos como un tiempo prudente para que el destinatario pueda verlo, leerlo, responder, etc. El usuario o posible cliente precisa de un tiempo prudente.

Como decía antes, debemos asumir que no podemos agradar a todo el mundo. Por ello, siempre que sea posible, agrega una función que permita a los usuarios no interesados darse de baja para no recibir más mensajes promocionales de tu parte. Un ejemplo en el que podrías poner esto en práctica es en tus campañas de email.

Ten en cuenta que en las redes la frecuencia o es la misma. Facebook, por ejemplo, ha restringido el alcance de las publicaciones a un porcentaje muy bajo, or lo que no todos tus fans verán tu publicación.

El compromiso y la constancia son bien valorados por los usuarios. Por ello, conviene que programes tus emails para el mismo día cada mes, o tus artículos para que salgan siempre el mismo día de la semana, etc.

 

Emprender siendo empleado

empleado y emprendedor

Emprender teniendo un empleo, ¿sí o no? Es una pregunta muy habitual. Y aunque la respuesta a una pregunta así debe ser analizada en función del caso y necesidades cada persona, sí es posible hacerlo. De hecho, no sólo es posible, sino que puede tener algunas ventajas.

Algunos quieren emprender mientras continúan con su trabajo por el simple hecho de sentirse más realizados, por tener la posibilidad de hacer lo que realmente les apasiona, por una cuestión de tiempo y mayor libertad, otros persiguen un mayor beneficio económico, porque no les compensa o hace felices su trabajo, porque no ven claro su futuro laboral… En fin, motivos y razones por los que emprender hay casi tantos como casos de emprendimiento. Y todos son válidos. Sin embargo, sea cual sea el motivo, es muy probable que en el entorno siempre haya muchos dispuestos a pronunciar un “precisamente ahora con la inseguridad que hay es muy difícil que funcione“.

Cierto. Nadie ha dicho que será fácil. Pero también es cierto la fuerza de voluntad puede borrarle las dos primeras letras a imposible.

Contar con un trabajo fijo y por cuenta ajena era hasta hace muy poco el ideal, la opción con menos riesgo. Afortunadamente este pensamiento ha comenzado a cambiar… Y es que los tiempos cambian, todo evoluciona y continuar con esa creencia a estas alturas, eso sí que es un riesgo.
Evolucionar y reinventarse o morir, porque la seguridad laboral tal y como se entendía hace algún tiempo, se ha extinguido, ya no existe.

Ventajas e inconvenientes

Emprender mientras continúas con tu trabajo para otra compañía tiene sus ventajas: en este caso el riesgo es mínimo, te quitas de encima la presión de lograr ingresos de forma inmediata, etc. Sin embargo, siendo francos, también tiene algunos inconvenientes: precisas de una mayor perseverancia y motivación, ya que de lo contrario podrías renunciar antes de hacer realidad tu sueño; precisas de una minuciosa gestión de tu tiempo, de manera que parte de él lo puedas invertir en tu proyecto; etc.

El tiempo, el gran problema

Uno de los mayores obstáculos que nos frenan a la hora de emprender, especialmente cuando pretendemos hacerlo mientras continuamos con nuestro trabajo es el tiempo. O más bien la falta de tiempo.

Antes de lanzarte a la piscina, debes asumir y aceptar con todas las consecuencias que tendrás que restar tiempo que dedicas a tus aficiones, a tu familia, a tus amigos, a ti mismo para invertirlo en tu proyecto.

Antes de tomar una decisión pregúntate y responde con sinceridad por qué y para qué quieres emprender. Trata de visualizar cómo será tu vida entonces… y valora si merece la pena el esfuerzo que deberás a ser a todos los niveles, también en lo que a tu tiempo se refiere.

Todo lo que queremos en esta vida tiene un precio, lo que necesitas saber es si realmente estás dispuesto a pagarlo, si tu deseo por llevar a cabo ese proyecto que te estás planteando es tan fuerte como para pagar lo que vale.

 

Si me preguntas a mí si es posible emprender siendo empleado, la respuesta es SÍ. Requiere de un gran esfuerzo, motivación, una gran planificación y mucho tiempo, pero se puede.

Ahora bien, toda esa gran inversión de tiempo que requiere cualquier negocio en sus inicios debe ser algo temporal. Esto lo debes tener en cuenta y debes planificar cuánto va a durar, de lo contrario tu salud acabará sufriendo las consecuencias.

Es momento de pasar a la acción

Si has llegado hasta aquí es, probablemente, porque estás dispuesto a continuar y luchar por tu sueño. Entonces, es momento de pasar a la acción…

Decide qué será tu negocio

Tu actividad, qué ofrecerás, a quién, qué necesitas apara comenzar con tu proyecto, cuáles son tus objetivos…

Este es, quizá uno de los puntos más complicados. Te recomiendo que te tomes el tiempo que consideres necesario para desarrollarlo, ya que te permitirá evitar contratiempos y ahorrarás tiempo.

Elabora una estrategia

Sin planificación, será muy complicado avanzar hacia tu objetivo. Una vez que sepas lo que quieres, debes elaborar una estrategia a seguir que te permita lograrlo.

Ten en cuenta que los objetivos deben ser siempre realistas, concretos y medibles.
Define cuánto tiempo vas a necesitar para conseguirlo, qué pasos debes dar, prevé los recursos que vas a precisar y ten en cuenta de los que dispones y los que no, etc.

No olvides hacer bien las cuentas

Debes definir bien cuánto dinero tendrás que invertir en tu proyecto y cuál será la fuente (si lo sacarás de tus ahorros, será con una parte de los ingresos de tu empleo, si puedes recurrir a algún inversor…).

Para lograr que tu dinero se convierta en una verdadera inversión y no en un gasto, es preciso que tengas en cuenta y definas hasta el mínimo detalle.

 

Si ya has comenzado a dar los primeros pasos o estás decidido, lo importante es que ningún contratiempo  dificultad logre que abandones tu sueño.

Tu realidad es un espejo que refleja tu interior

reflejo

En el momento en el tomamos un respiro y analizamos dónde estamos y cuál es nuestra realidad podemos concluir dos cosas: que estamos en el lugar en el que queremos estar o que no tenemos lo que queremos y no nos llena lo que hacemos.
Si tu caso es el primero, ¡ENHORABUENA! Pero si tu caso es el segundo, no desesperes y, sobre todo, no trates de responsabilizar de tu situación a nadie ni a nada más que a ti… No son los demás, ni las circunstancias, ni la crisis; simplemente, no has tomado las decisiones más adecuadas en cada momento. Pero no por ello debes conformarte con lo que tienes y quedarte donde estás.

Es posible que ni siquiera te hayas dado cuenta de adónde te dirigías hasta que has comprobado dónde estás ahora. Pero ahora que lo sabes, sería bueno que analices lo que te rodea…

Escribir es un ejercicio que ayuda a tomar conciencia y poner el foco en lo realmente importante. Y en estos casos, realizar listas es un ejercicio muy eficaz. Tómate un tiempo para elaborar tu propia lista de todo aquello que consideras que debe cambiar o evolucionar en tu vida todos los niveles: personal, profesional, etc. Esta lista te permitirá definir exactamente el punto en el que te encuentras y tener una idea de todo aquello en lo que debes comenzar a trabajar y la dirección haca la que tienes que ir.

Una vez elaborada tu lista y los pies en el suelo, es importante que definas muy bien lo que quieres para saber hacia dónde debes ir.
No es fácil definir este punto, pero sí totalmente necesario. El camino que debes tomar depende del lugar al que quieres llegar.
Si es necesario, realiza una descripción de tu vida a nivel personal y profesional de todo lo que tienes y de lo que quieres conseguir en ambos ámbitos.

Ahora que sabes dónde estás y dónde quieres llegar, es momento de valorar todo lo que necesitas para llegar hasta allí… Probablemente precises de aprender a utilizar otras herramientas, formarte, desarrollar nuevas habilidades, quizá es necesario asumir algún riesgo, etc.

Si has decidido que tu realidad no te satisface y la vas a cambiar, debes ser consciente de que se producirán una serie de cambios. Y por lo general tendemos a darle a los cambios una cierta connotación negativa, nos intimidan, nos provocan ansiedad, nos dan miedo. Realmente, ¿te da más miedo el cambio y la incertidumbre o continuar viviendo una vida que no te satisface y no te aporta lo que quieres?
Ponlo en una balanza y observa hacia dónde se inclina…

Finalmente, si has decidido coger el timón de tu vida, es hora de pasar a la acción…
No se puede resolver un problema pensando (ni actuando) de la misma manera en que se ha creado, eso decía Albert Einstein. Y por esta regla de tres, de nada sirven tus sueños, buenas intenciones y tener muchos objetivos si no comienzas a trabajar para alcanzarlos.

Te sorprenderá comprobar los cambios que se pueden producir en tu vida, en tu entorno, en tu trabajo… cuando comienzas a ver las cosas desde una perspectiva diferente; comenzamos a generar nosotros mismos las oportunidades que nos van acercando hacia el punto al que queremos llegar.

¿Merece tu sueño ese ‘sacrificio’?

sacrificio

Cuando hablamos o escuchamos hablar de la palabra ‘sacrificio’, por lo general encontramos en ella connotaciones negativas. Nos han contado desde que somos muy pequeños que ‘para obtener recompensa debe haber sacrificio‘. Sin embargo, más que sacrificio, yo creo que es cuestión de deseo, enfoque y disciplina.

Cuando se comienza la aventura del emprendimiento, es habitual perderse en un sinfín de cuestiones: la falta de tiempo, el no saber exactamente qué hacer ante cada situación u obstáculo que aparece en el camino, dónde poner el foco de atención y qué priorizar… Y en muchas ocasiones nos encontramos con las sensación de estar perdiéndonos un montón de cosas y los resultados no llegan tan rápido como nos gustaría.

Esa es la sensación muchas veces, pero no tiene por qué ser así. O mejor dicho, tenemos la opción de verlo y plantearlo de otra manera… Nadie dijo que fuera fácil. Y no lo es. Alcanzar tus sueños no es sólo cuestión de desear y visualizar, requiere de esfuerzo, trabajo y disciplina y mucha constancia. Pero dicho esto, no tenemos por qué entender ese “sacrificio” como algo negativo, podemos pasarlo a positivo, podemos plantearlo como una renuncia a lo que no nos gusta (auunque prefieras estar tomando un café con unos amigos) para conseguir lo que queremos tener.

¿Por qué lo haces?

Tener claro el motivo por el que haces ese “sacrificio” es muy importante. De ello dependerá si merece o no la pena, si ese motivo que te impulsa compensa todo lo demás o no.

Un buen ejercicio que ayuda a definir claramente esta idea es visualizar el resultado, en cómo sería tu vida si consiguieras tu objetivo. Y una vez lo tengas en mente, te preguntes ¿merece la pena?
Si tu respuesta es positiva, adelante. Pero si realmente piensas que estás arriesgando y renunciando demasiado, quizá por mucho sacrificio que hagas, el refrán pierde su sentido y no obtengas recompensa.

Pon en una balanza lo que quieres y a lo que tienes que hacer o dejar de hacer o tener para obtenerlo… El peso determinará si debes continuar.

Visualiza y define

Igual de importante resulta visualizar dónde queremos estar a corto, medio y largo plazo. Adónde queremos llegar.

Piensa cómo quieres que sea tu vida de aquí a dos años, a qué quieres dedicar tu tiempo, en qué o dónde quieres trabajar, cuántas horas… Y una vez tengas definidas tus metas a corto, medio y largo plazo, es hora de pasar a la acción.

Obviamente tendrás que aplazar planes, incluso hacer cosas que no te gustan hacer… Pero la causa merece la pena. Y si realmente lo deseas y luchas por ello, con el tiempo te podrás permitir delegar algunas de esas funciones que no te agradan tanto.

Escoge la vía más adecuada

Hay muchas maneras de hacer las cosas. Y se puede llegar a una misma meta a través de diferentes caminos. En función de tu situación, tendrás que decidir tu vía de acceso a tu sueño…

Habrá personas que precisen de una gran inversión de tiempo, otras tendrán objetivos que requieren de mayor inversión, etc. En función de tus circunstancias y tus propias necesidades, puedes elegirla mejor manera para ti.

Pero, sobre todo recuerda que siempre hay alguna opción, por complicada que se presenten las cosas. Lo que nunca debes adoptar como una opción es no pasar a la acción.

¿Qué te impide comenzar? 

Siempre hay algo que nos mantiene alejados de lo que queremos lograr, ¿cuáles son tus obstáculos? Identifícalos, analízalos y luego enfréntate a ellos… Hacerles frente es la única manera de librarte de ellos.

¡Pasa a la acción!

Si sabes lo que quieres, merece realmente luchar por ello y estás dispuesto o dispuesta a hacerlo, es momento de actuar.

No lograrás a ninguna parte con lamentaciones y quejas, menos si no haces nada para estar cada día un poco más cerca de tus sueños.

Plantéatelo de esta manera: ¿No crees que el verdadero sacrificio consiste en vivir una vida que no te gusta haciendo algo que no te llena?

Antes de terminar comparto contigo un un vídeo que grabé hace algún tiempo y espero te pueda ayudar:

4 estrategias imprescindibles en tu negocio

estrategias

La creación de un negocio requiere de tiempo y esfuerzo. Mucho tiempo y más esfuerzo que deben ir acompañados por una serie de estrategias que permitan avanzar en la dirección que lleva hasta los objetivos preestablecidos. Y para poder ver resultados a tanto trabajo y esfuerzo, es necesario poner el foco en aquellas estrategias que con certeza ofrecerán esos resultados que tanto buscas y permitan percibir los avances.

Por supuesto, cada negocio es un mundo y requiere de un análisis y estudio individual… No todos los proyectos requieren de las mismas estrategias, y no todas las estrategias funcionan en todos los negocios. Pero, según mí experiencia, sí creo que existen algunas imprescindibles a nivel general, y son esas las que quiero exponer:

Marketing de contenidos

El marketing de contenidos no es sólo conveniente, no sólo es recomendable, ni siquiera es solamente necesario… ¡es imprescindible!

Hoy, si no estás en internet, no existes. Y si estás, eres los que compartes. A través del marketing de contenidos podrás compartir con tu público tu experiencia, tus conocimientos sobre el ámbito profesional que dominas (o sobre la actividad de tu empresa). Ello no sólo te permite ofrecer contenido de calidad a los usuarios que te siguen, sino conectar con ellos, compartir visiones y experiencias, ir construyendo poco a poco tu reputación y además generar confianza.

Mi consejo es que dediques parte de tu tiempo a ello. Un par de horas a la semana que te permitan escribir al menos un post semanal en tu blog… El tiempo que inviertas en ello, te aseguro que se verá recompensado.

Redes sociales

Las redes sociales han revolucionado el mundo y forman ya parte de nuestro día a día (y del día a día de cualquier empresa). Hoy por hoy no se concibe ningún negocio, ya sea online u offline, que no tenga presencia en las redes sociales.

Cada vez son más las redes sociales que aparecen… No se trata de estar presente en todas, se trata de estar presente en las que se encuentre tu público objetivo. Y, por supuesto, de seguir una estrategia de comunicación, de conectar, de interactuar, de lanzar mensajes que despierten el interés de tus seguidores de manera que pasen a convertirse también en tus clientes.

Sobra decir que de nada sirve simplemente publicar o compartir algo de vez en cuando. Este es un trabajo constante, diario… Debes cuidar, mimar y ofrecer a tus seguidores lo que buscan, lo que quieren, lo que les interesa, de manera constante.

Email marketing

El email marketing consiste en tener una comunicación vía email con los clientes o potenciales clientes que previamente se han suscrito y consentido esta comunicación, en la que la compañía envía mensajes a través de correo electrónico que permiten a los usuarios mantenerse informados de las novedades de la web o la compañía y conocer las últimas soluciones que ofrece.

Colaborar

Me sorprende ver que todavía hoy son muchos los profesionales y las empresas que se muestran recelosas ante las posibilidades de colaboración con otros profesionales o compañías.

Las colaboraciones con empresas u otros profesionales que dominan campos o ámbitos complementarios a t actividad o a la actividad de tu empresa puede aportarte grandes beneficios. Por ejemplo, es una gran oportunidad para llegar a más gente, y una fantástica manera de añadir valor a lo que ya ofreces.

 

Sé que no es fácil poner todas estas estrategias en marcha, pero nadie dijo que fuera fácil… Comienza poco a poco, elaborando primero algunos contenidos; empieza a mimar a tus seguidores en las redes, comparte con ellos tus contenidos para llevarles así hasta tu casa (tu web o blog). Una vez que te abran la puerta y se suscriban, puedes comenzar tu estrategia de email marketing, etc. Como ves, todo es una cadena que tienes que ir creando eslabón por eslabón, con mucho cuidado y honestidad para que no se rompa 😉

Si tienes alguna duda, estaré por aquí. Y si empleas ya algunas de estas estrategias me encantará conocer tus impresiones 🙂

 

Me gusta tanto lo que haces que te doy la oportunidad de hacérmelo gratis

 

“Me gusta tanto lo que haces que te doy la oportunidad de hacérmelo gratis.” ¿Cuántos de nosotros hemos escuchado en algún momento de nuestra vida esta frase? Seguramente muchos. Y últimamente, ¡aún más!

Sin maquillar lo que pienso diré que considero que este es un gran cáncer de nuestra sociedad (por lo meno uno muy importante de entre unos cuantos).
Pensar y esperar que los demás te regalen su tiempo, su esfuerzo y su trabajo de forma gratuita o esperando recibir algún día un porcentaje de unas ganancias que quizá vayan llegando es algo que, en muchas ocasiones, mortifica a quien lo pide y dignifica a  quien lo rechaza.

Uno de los motivos por los que nunca he trabajado gratis —y jamás lo haré— es porque considero que el el propio cvalórateoncepto es equivocado, o muchas veces se entiende de una forma equivocada. Me explico, según mi manera de ver las cosas, existe una enorme diferencia entre trabajar gratis y regalar trabajo.

Trabajar gratis puede tener muchos efectos. Estos son algunos de ellos:

  1. Si una persona es capaz de aprovecharse de tu tiempo, nunca será capaz de valorarlo.
  2. La autoestima de una persona que trabaja gratis, desde el mismo momento en que comienza a hacerlo, baja. Y es algo lógico si tenemos en cuenta que no encuentra recompensa alguna a sus esfuerzos.
  3. Podría correrse la voz de que esta es su forma de hacer las cosas y entrar en un peligroso círculo que en nada beneficiaría a su carrera profesional.

Una cosa es el trabajo y otra, muy diferente, es la ayuda a quien la necesita. Pero en este caso, yo lo llamo “regalar trabajo“; y es algo que se hace de forma incondicional y sin esperar absolutamente nada a cambio.

En más de una ocasión me ha pasado de ayudar algunos clientes a desarrollar su actividad o negocio sin cobrar ni pedir nada a cambio. Se trataba, en todo caso, de personas que consideré que necesitaban ayuda en un momento determinado… y me conformé que me pagaran con un buen café.

¡Pero eso fue un regalo!

en ningún momento les dije que les había ayudado gratis.

Es posible que te encuentres ante algún caso diferente, en el que alguna persona te proponga invertir tu tiempo, esfuerzo y trabajo en el desarrollo de un negocio que mañana podría transformarse en el Facebook del futuro… Y ante un caso con estas características, tu tiempo invertido de manera gratuita pasaría a convertirse en oro…. obviamente no vayamos a perder esta ocasión!!!

Si te encuentras en una situación similar o que te hace dudar a la hora de tomar la decisión de si trabajar o no gratis, te propongo que trates de analizar y valorar en profundidad estas diez cosas:

  1. ¿Cuánto tiempo hace que conoces a las personas que forman parte de ese proyecto?
  2. ¿Se trata de personas que consideras compatibles con tu forma de trabajar?
  3. ¿Analizaste bien el plan de negocio del proyecto?
  4. ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de ese modelo de negocio en el que te han propuesto trabajar?
  5. Intenta mirar a 2 o 3 años en dirección al futuro… ¿Es posible que algún competidor mucho más fuerte que tu llegue a hacer lo mismo y queme todo el esfuerzo invertido?
  6. Averigua si es realmente cierto que no hay disponibilidad financiera para pagarte, porque si se da el caso que sí la hay, tienes un mensaje claro que el propio emprendedor no cree en su proyecto… Y así, ¡mal vamos!
  7. ¿Conoces el sector en el que opera o pretende operar esta empresa? Si lo conoces te será mucho más fácil valorar si se están haciendo bien las cosas…
  8. ¿Es un sector que realmente te gusta o estás tratando de que te guste porque es un sector en expansión? Trabaja en lo que de verdad te gusta, tu pasión te permitirá aguantar mejor el tiempo que le vas a invertir.
  9. ¿Tienes cubiertas ampliamente todas tus necesidades básicas? Esto es muy importante, no puedes invertir tiempo en algo apostando en beneficios eventuales cuando todavía no tienes cubiertos tus gastos fijos.
  10. ¿De dónde recortarás el tiempo para dedicar a esta actividad? ¡No lo quites del ocio y tiempo libre!, todos necesitamos desahogarnos y tener posibilidad de relax.

Si has analizado y valorado bien cada uno de estos diez puntos, estoy seguro que ahora tendrás todos los elementos necesarios para decidir si estás en situación de poder REGALAR tu tiempo y horas de trabajo!

Abrazo

Erick

 

¿A qué estás dispuesto?

como emprender

En el post de hoy quiero enseñaros un vídeo que he grabado hace tan sólo unos días sobre el concepto “emprender”.

Seguramente a vosotros, como a mí, os ha pasado que cada vez con más frecuencia encontráis en internet contenidos que invitan a emprender con la motivación de lograr ser dueños de nuestro tiempo, poder trabajar desde casa (o desde donde queramos), tener mayor libertad, etc. Todo eso está muy bien, pero muy pocos de estos contenidos hablan claramente de la otra cara de la moneda… internet es un ámbito propicio para la emprendeduría, sí, pero no es un lugar mágico que permite a cualquiera solucionar su vida sin hacer gran cosa; requiere de un proyecto con enfoque, de una buena planificación, de mucha paciencia, perseverancia y trabajo duro (como cualquier negocio offline). Es este el motivo por el que he querido y me he decidido hacer este vídeo…

¿Por qué quieres emprender? Hazte a ti mismo/a esta pregunta y respóndete con sinceridad. Analiza los verdaderos motivos… y de antemano me  tomo el atrevimiento de decirte que si tus motivos están relacionados con la complicada situación que vives con tu actual jefe o con no tener actualmente empleo, por ejemplo, mal vamos. Pero si tus motivos son de peso, crees que emprender es tu camino y estás decidido/a y dispuesto/a a dar un giro a tu vida profesional, lo primero que debes saber es que la paciencia será una necesaria compañera en este viaje.
Celebra tu decisión y trata de evitar tomar decisiones a la ligera y de forma impulsiva, pero tampoco te duermas sin  pasar a la acción.

Da rienda suelta a todas tus ideas de negocio, pero no las dejes escapar, anota cada una de esas ideas si es necesario, posteriormente te pueden ayudar a definir tu plan de negocio. Analiza todos los detalles, hasta el más pequeño es importante… Y mientras llevas a cabo todo este análisis sobre tu nuevo negocio, puedes mantener tu trabajo —si tienes—, porque hasta que llegue el día en que puedas poner en marcha tu proyecto y comience a dar frutos, tendrás que seguir viviendo.

A la hora de emprender “si quieres ir rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, ve acompañado.” Comparte tus ideas con tus familiares y amigos, trata de compartir tu experiencia con otros emprendedores y crea una buena red de contactos… todo ello te ayudará a mejorar y pulir tu proyecto. Y por el camino, si tienes la posibilidad de ayudar a alguien, no dudes en hacerlo, todo te regresará en algún momento y con intereses.

Si definitivamente estás listo/a para comenzar, ponte objetivos a corto, medio y largo plazo. ¡Y ve hacia ellos! Trata de dar cada día un pasito hacia adelante que te acerque a cada uno de esos objetivos.

Un consejo: aléjate de personas tóxicas que sólo ponen piedras en tu camino y rodéate de personas positivas y sinceras.

Si crees en ti y trabajas duro, estoy seguro que lo podrás lograr. No te pongas límites y sigue tu intuición, nunca te fallará.

Espero que te guste y te sea de ayuda el vídeo…

8 hábitos que te ayudarán a decir adiós a la procrastinación

procrastinación

Procrastinar, es una palabra que proviene del latín procrastinare, y significa, según la RAE “Diferir, aplazar“.
Si llevamos este término al entorno laboral, las consecuencias directas de aplazar más de lo debido el trabajo o las tareas pendientes sólo pueden llevar a malos resultados, malestar, angustia e incluso pérdida de credibilidad ante compañeros o clientes.

Dejarse arrastrar por la procrastinación hará disminuir la productividad. Es por ello que resulta tan importante luchar contra ella…
En esta ocasión quiero hablaros y daros algunas claves afrontar y controlar, poco a poco, la procrastinación.

  1. Márcate metas
    Está demostrado que fijarse metas a alcanzar, tanto a corto plazo (día a día, semanales, etc.), como a largo plazo, es una forma muy eficaz de crear espirales motivadoras de éxito. Y si además esas metas cuentan con algunas de estas características, la motivación por alcanzarlas aumentará aún más:
    ➢ Específicas: Evita que sean demasiado genéricas, esas metas deben ser claras y concretas para que inciten a la acción.
    ➢ Accesibles y realistas: Es importante que las metas sean accesibles. Sin embargo, no demasiado fáciles o carentes de importancia, ya que alcanzarlas debe contribuir a un progreso.
    ➢ Siempre en positivo: los resultados serán mucho mejores si esas metas son de acercamiento a un objetivo en lugar de evitación de tareas.
  2. Derrumba la barrera del minuto -1
    El minuto anterior a comenzar el trabajo es el más peligroso. Si logras romper la enorme barrera que supone ese minuto, gran parte de la batalla contra la procrastinación la tendrás ganada y todo será mucho más llevadero.
  3. Toma decisiones y compártelas
    Al tomar decisiones estarás haciendo que en tu cerebro se imponga la parte planificadora ante la impulsiva. Tener un compromiso contigo mismo/a es importante, pero si quieres evitar riesgos: comunica y comparte las decisiones que tomes. Al hacerlas públicas o hacer conocedores, incumplir costará más.
  4. Evita tentaciones
    Distanciar las distracciones reduce su fuerza motivadora y demora la satisfacción que produce. Pon los obstáculos necesarios entre el trabajo y las distracciones que te impiden desarrollarlo de una forma productiva.
  5. Anota todas tus ideas
    Abolir los pensamientos es complicado; de hecho, muchas veces acabamos pensando más en ello cuando nos obligamos a no pensar en algo. Es por esto que, lo mejor para evitar la distracción que genera las ideas que nada tienen que ver con las tareas o el trabajo que debemos realizar en el momento es anotarlas. Ten siempre a mano un cuaderno de notas o una app en tu móvil que te permita anotar todas tus ideas, así las sacarás de tu cabeza mientras trabajar evitando la procrastinación y podrás utilizarlas y pensar en ellas en el momento adecuado.
  6. Busca siempre el lado positivo
    Buscar hasta encontrar la parte buena o agradable de lo desagradable y manipular mentalmente esas tareas que nos parecen tan tediosas para asociarlas a algo agradable, aumenta la motivación.  Además no dudes en autopremiarte cuando lo logres, ello también potenciará tu satisfacción.
  7. No te permitas excusas autopermisivas
    ‘Total, empiezo mañana…’, ‘por un día de retraso no pasará nada…’, ‘sólo 5 minutos en Facebook y luego continúo…’, etc. Estos argumentos, que más bien son excusas, no te ayudarán avanzar ni crear un cambio positivo.
  8. Visualiza los objetivos que quieres alcanzar
    El miedo potencia las posibilidades de fallar en aquello que queremos lograr. Sin embargo, mostrar una actitud positiva y visualizar situaciones hace que se active nuestra mente y genere una imagen como si realmente eso que deseamos se hubiera producido… con esa visualización ya habrás dado un paso adelante que te acerca a tu meta.

Un calendario de contenidos te ayudará a ser más productivo

Calendario editorial

Algunos nacen con el don de la organización en sus genes. Otros, por el contrario, son desordenados por naturaleza. Independientemente del grupo al que pertenezcas, lo que sí está claro es que, para rendir mejor en cualquier ámbito laboral o profesional, es imprescindible cierto orden, también cuando se trata de alimentar un blog.

Los que tenemos blog sabemos muy bien el esfuerzo tan grande que supone mantenerlo actualizado y al día con contenido de calidad e interés. Ello supone un gran esfuerzo que implica trabajo constante y mucho tiempo. Por eso, los bloggers precisamos de un mínimo de capacidad organizativa… Y en ese aspecto, son muchas las prácticas que pueden ayudar lograr esa organización; pero esta vez os quiero hablar de algo concreto: un calendario de contenidos. A mi modo de ver, contar con un calendario de contenidos puede ser muy beneficioso y productivo por muchos motivos que trataré de exponer según mi propia experiencia…

Algunas razones por las que conviene tener un calendario de contenidos:

  1. Ayuda a optimizar el tiempo. A la hora de escribir un nuevo artículo o hablar de un nuevo tema, si no se ha tenido en cuenta el tiempo, la presión puede afectar a la inspiración y las ideas.
  2. Tanto si es tu propio blog como si se trata de un blog externo que administras y gestionas, resulta muy poco profesional no contar con un listados de ideas interesantes a desarrollar a lo largo de la semana o mes. Si se trata de tu propio blog, las cuentas te las rindes a ti mismo/a; sin embargo, cuando se trata de un blog de otra persona o empresa, la falta de ideas puede ser un gran problema a la hora de rendir explicaciones.
  3. Evita trabajar con prisas y mal. Cuando se dispone de un calendario de contenido, se evita el trabajar continuamente a contracirriente. Trabajar con prisas a veces es inevitable, pero tomarlo por costumbre conlleva el generar contenidos de poca o menos calidad. El problema de ello es que los seguidores y/o lectores del blog acabarán desilusionados y perderán el interés en el blog, y eso es un auténtico desastre.
  4. Contar con un calendario e ir cumpliendo con él será como ir alcanzando pequeños objetivos… Y ello servirá de motivación para continuar trabajando de manera productiva y efectiva.
    No contar con un calendario puede provocar justo lo contrario, que vayamos perdiendo confianza en nosotros mismo y afecte negativamente a la productividad.
  5. Si hablamos de aspectos más técnicos, también cabe destacar que una organización y planning de contenidos en el blog es fundamental para reforzar el engagement y aumentar el tráfico del blog. Y por supuesto, es parte de la base de cualquier estrategia sólida de social media markeing.

Por supuesto, existen un sinfín de motivos más por los que un calendario de contenidos es siempre positivo y cualquier blogger debería tenerlo como base de su trabajo. Muchos de esos motivos casi de manual es fácil encontrarlos en todo tipo de listados de los manuales para bloggers, por supuesto que todos los incluiría, pero en este post he preferido hablar de los motivos menos comunes, pero tanto o más reales. Espero que os sirvan…

¿Es Wasanga una buena elección?

Quizá el tema que hoy trato, a los que se dedican al mundo del marketing online, no interese demasiado.O sí. Aún así, me he decidido a abordar el tema, ya que últimamente son muchas las líneas y comentarios al respecto que sigo viendo en la Red… Hablo del sistema de blogger Wasanga.

¿Es Wasanga una buena elección?

como funciona wasangaCualquiera de vosotros que tenga un blog sabe a la perfección el enorme esfuerzo que supone cuidarlo, actualizarlo y mantenerlo.

Lo ideal y recomendado en un blog es actualizarlo publicando, al menos, un post (artículo), a la semana. Y dicho artículo, como ya he comentado alguna vez, es recomendable que cuente con un número de palabras comprendido entre las 500 y las 700 palabras. Y en cuanto a su contenido, que resulté de interés para los usuarios y lectores, no sólo para el todopoderoso Google.

Si preguntamos cuánto tiempo invierte en su blog a cualquier blogger profesional o que se haya tomado su actividad en serio, descubriremos que la inmensa mayoría le dedica, como mínimo, 4 horas a la semana.

Las condiciones de cada uno llevan a algunos a tener que restar tiempo en horas nocturnas, otros a dedicar parte de sus días libres o fines de semana… El caso es que para -casi- todos supone un considerable y constante esfuerzo.

Apliquemos un ejercicio de lógica para que vosotros mismos seáis capaces de contestar a la pregunta ‘¿es realmente Wasanga una buena elección?’

Empezaré con una pregunta: ¿Cuál sería el sueldo que te gustaría que tu blog te permitiera ganar dentro de un par de años?, ¿2000 dólares al mes?

informaciones sobre wasangaAlgunos opinarán que se trata de una cifra razonable; y otros, por el contrario, la considerarán una cifra demasiado baja. Pero tomemos esa cifra como ideal para continuar con nuestro ejemplo y ejercicio de lógica…

2000 dólares al mes suponen una cantidad de unos 12 dólares la hora (12$ – 8 horas/día – 21 días/mes).

Bien, tras esta conclusión podemos decir entonces que, si dedicamos 4 horas a la semana a nuestro blog al principio, cuando aún no cuenta con muchas visitas y por tanto no es capaz de generar ingresos, nuestro blog nos cuesta a la semana unos 50 dólares aprox. (12$ – 4 horas/semana). Afortunadamente este no es un dinero que tenemos que sacar directamente de nuestro bolsillo, pero sí es lo que vale nuestra dedicación, esfuerzo y tiempo invertido en nuestro proyecto (nuestro blog). Y esta cifra semanal, al año, equivale aprox. A unos 2600 dólares. Una cifra bastante considerable, ¿no crees?

La conclusión es que, el tiempo que le dedicas a tu blog al año vale casi 3000 dólares. Mantén esa cifra en tu mente y sigamos con el ejemplo…

Imagina que suena el timbre de tu casa y al otro lado aparece un señor que viene a proponerte que proveas de contenido un espacio suyo. Tú publicarías en su espacio para que, poco a poco, gracias a tus contenidos, dicho espacio adquiera relevancia y prestigio en la Red. ¿Qué sería lo primero que le preguntarías a este misterioso señor? Déjame que adivine: le preguntarías, ‘¿cuánto me vas a pagar?’ Una pregunta lógica ahora que sabes lo que vale tu tiempo, esfuerzo y trabajo; y que, imagino que no estarías dispuesto/a a regalárselo a nadie.

Bien, ¿y qué me dirías si te digo que realmente este señor no te va a paga nada por ello? Déjame que adivine de nuevo: le dirías con mucha educación ‘no, gracias, no me interesa’ y cerrarías la puerta.

Pero es que este hombre no sólo no piensa pagarte, sino que además pretende cobrarte, exactamente te quiere cobrar unos 20 dólares al mes (240 dólares al año) a cambio de que tú le regales tus contenidos (que requieren de trabajo, esfuerzo, dedicación y tiempo) mientras él te cede su espacio.

Pues bien, este misterioso señor que toca a tu puerta para pedirte que trabajes para él sin ofrecerte nada a cambio y encima seas tú quien le pague a él, se llama Wasanga.

Wasanga es un sistema muy bien pensado por sus socios que por el nada módico precio de 240 dólares al año, te abre un espacio web que jamás llegará a ser tuyo.

Y si, por ejemplo, después de un año te cansas o ya no te puedes permitir pagar esos 20 dólares al mes, sencillamente pierdes todo tu trabajo de un año, porque Wasanga te cerrará la puerta del espacio que te estaba ‘cediendo’. Si lo traducimos en cifras, habrás perdido aquellos casi 3000 dólares de los que hablábamos al principio.

Ahora sí, puedes sacar tus propias conclusiones y responder tú mismo/a a la pregunta que plantaba al principio…

Para terminar, con tu permiso, me tomo la libertad de darte una sugerencia ya que tengo la suerte de estar en contacto cada dia con personas que quieren abrir su actividad online: si quieres abrir un blog, te recomiendo que lo hagas de una forma profesional desde el primer momento: PIENSA EN GRANDE DESDE EL MINUTO UNO

Existen diversas plataformas gratuitas que permiten abrir blogs de una forma sencilla.

Buen ejemplo de ello son WordPress (.com) o Blogger. Y, si tus exigencias no son muy amplias en un principio, tu blog en wordpress.og tendrá un coste muy reducido aunque sea SELF HOSTED.

Y lo más importante: estarás construyendo tu futuro, el de tu proyecto y tu empresa (que es tu blog), en un terreno que es tuyo desde el minuto zero y de nadie más.

Espero con este artículo haberte ayudado a aclarar todas tus dudas…

Igualmente te dejo otro articulo muy interesante que analiza con gran precisión este asunto:

http://www.enprimerapagina.es/wasanga-100-porque-desconfiar/

 

Por cierto si no quieres perderte ninguno de mis artículos te invito a suscribirte a mi newsletter.

 

newsletter erick

 

Una vez al mes (NADA MÁS) envió a todos mis amig@s, un resumen de los artículos que he ido publicando y otros artículos de interés encontrados en la red.

 

hasta pronto

Erick

 

Las tres claves para realizar un buen networking

que es networkingDesde cuando empecé mi camino como profesional autónomo, fuera de la empresa en la que trabajaba tenía muy claro que lo más importante para un emprendedor es tener y alimentar su networking, su red de contactos.

Hoy en día se habla muchísimo de networking, hay muchas ocasiones en nuestras ciudades para fortalecer y crear nuevos contactos.

Hay unas cosas de la que me he dado cuenta pero sin las que es totalmente inútil acudir a una cualquier de estas citas.

La mayoría de las personas cuando encuentran algún contacto nuevo piensan solo y exclusivamente el que es lo que esta persona le puede dar a nivel de nuevas oportunidades, nuevos business etc…

Esto es un error muy grave.

1.       ¿Que puedo hacer yo por ti?

Esto es lo más importante. No enfoquemos el contacto solo en desarrollar nuestras oportunidades de negocio. Puede pasar que descuidemos un contacto solamente porque en una primera análisis este no lo consideramos “potencial” para nuestro negocio.

Pero quizás nosotros podamos aportar algo a esta persona…. Ayudarla en su proyecto  o en resolver algún problema puntual en el cual necesite ayuda.

Si nos encontramos en esta situación hay que aprender a darnos cuenta de esto y lanzarnos:

En mi experiencia muchos clientes que he tenido me han llegado por referencia de personas que había ayudado de forma desinteresada.

2.       ¿Cómo puede un nuevo contacto ser de ayuda para alguno de mis contactos?

Este es el segundo paso.

Cuando conocemos algún nuevo contacto con la esperanza de poder empezar una relación de negocio que sea útil para nuestra actividad es indispensable que tengamos muy clara toda la red que tenemos a nuestras espaldas.

Hay alguien entre nuestros contactos que podría ser de interés para la persona que acabamos de conocer? Si, bueno…. No perdamos tiempo y pongámoslos  en contacto!  Si nace alguna oportunidad de business entre ellos seguramente tarde o temprano este gesto de ayuda se nos regresará multiplicado por 100: a mí siempre me ha pasado.

3.       ¿Cómo puede serte de ayuda alguno entre mis contactos?

Este es el tercer paso fundamental. A veces sabemos que ni nosotros ni la persona que estamos encontrando tenemos nada en común que compartir. Este es el momento en el cual necesitaremos rápidamente pensar en todos los componentes de nuestra red profesional para ver si entre ellos haya alguien cuya actividad pueda beneficiarse.

Resumiendo el concepto que quiero transmitir es muy sencillo.

Vivimos una época en la que no hay que tener miedo a compartir, conteidos, contactos etc…

Un emprendedor que decida viajar solo tiene muchas pocas posibilidades de tener éxito.

Si todo el mundo aplicara estas tres sencillas reglas habría muchas cosas diferentes….

Y tu? Que opinas?

Un abrazo

Erick

 

6 tips para hacer los días más productivos

productividad

Los tiempos han cambiado, todo ha evolucionado: lo hábitos, las rutinas, el ritmo de vida, el modo de trabajar, la manera de comunicarnos…
Y todos esos cambios están provocados, en gran parte por la aparición de las nuevas tecnologías e Internet. La lista de ventajas y comodidades que nos proporcionan todos estos cambios, es larga; pero seamos realistas, también hay contras. Todas esas facilidades y comodidades nos provocan también distracciones y tensiones, por ejemplo.

Para evitar o minimizar esos contras que se presentan en el día a día, te propongo algunos tips sencillos (y que a mí me funcionan), para que saques todo el partido posible a tu tiempo y logres que tus días sean más productivos.

Empezar por lo peor

Comenzar a trabajar con las tareas más tediosas, complicadas o aburridas es una muy buena opción. Empezar con esta parte del trabajo cuando más activo/a estás, se puede convertir en la parte más productiva. Además suele tratarse de las tareas que más tiempo exigen, por lo que acabar con ellas lo antes posible permite sacar mucho más partido a la jornada.

Vamos por Partes

Los grandes proyectos pueden llegar a saturar. Es por ello que dividirlos en pequeñas partes ayuda a hacer más llevadero el trabajo. Imponerse yeso di tíos, semanales o mensuales, en definitiva, a corto plazo, permite trabajar día a día con una motivación extra. Y, por supuesto, celebrar los logros que se van consiguiendo a corto plazo es también un aliciente que mantiene viva la motivación y las ganas.

Desconecta (al menos por momentos)

El teléfono móvil, la redes sociales, la bandeja de correo electrónico… Cierto es que desconectar de todo resulta muy complicado, pero es preciso intentarlo. Partes del trabajo requieren siempre de una mayor atención, dedicación y concentración; y estar continuamente pensando en otros asuntos resta demasiado tiempo. Apaga el móvil, la tablet o incluso el ordenador (si te puedes permitir trabajar sin él). Te sorprenderá el rendimiento que puedes llegar a tener si logras desconectar de todo aquello que no es importante en el momento y te centras únicamente en el trabajo.

Anota todo

Hay quienes no sabrían vivir sin un cuaderno o bloc de notas. Y lo cierto es que esa es una gran ventaja. Muchas son las ideas que cada día suelen pasar por nuestra cabeza, siempre recordamos algo por hacer y luego volvemos a olvidar… Anotar todo lo que se nos venga a la mente nos permitirá, a los más despistados, mantenerlo presente para llevarlo a cabo en el momento adecuado.

Los mensajes y correos pueden esperar

Tenemos tendencia a querer estar disponibles 24 horas al día 7 días a la semana. Y esta insana tendencia nos obliga a perder un valioso tiempo, además de contribuir a agotarnos.
Establece tus propios tiempos de comunicación en función de tus necesidades, 10, 15, 20, 30 minutos (los que hagan falta) a determinadas horas para responder los mensajes y correos. Fuera de ese plazo, desconecta y que la bandeja de entrada espere.

Descansa

El descanso es fundamental en la productividad. A pesar de que muchas veces se hace caso omiso de ello, dedicar un tiempo al descanso para recargar las energías es importantísimo. Un descanso de 5 minutos por cada hora de trabajo es fundamental; ello ayuda a desconectar por un momento y, al regresar a las tareas, recuperar la concentración en las mismas. Y una vez que finaliza la jornada, dedicar algo de tiempo a alguna actividad con la que se disfruta, ayuda también a recargar las energías y regresar al día siguiente al trabajo con ganas.

3 errores habituales en empresas poco -o nada- exitosas

errores de empresas poco exitosas

Cuando de empresas, negocios, marcas o compañías va el tema, es muy común hablar y escuchar de todo aquello que las empresas hacen bien y les lleva al éxito. Y no es que yo quiera rebuscar en los aspectos negativos; pero conviene saber que los hay, y también hay errores… y conviene aprender a identificarlos, romper las limitaciones que conllevan y, a partir de ahí, generar nuevas ideas que permitan obtener un mayor rendimiento.

Cada compañía o marca es un mundo y muchos de esos ‘factores negativos’ -por llamarlos de alguna manera- son individuales y propios de la empresa. Sin embargo, también existen otros factores más comunes y generalizados que solemos encontrar en empresas poco exitosas. En estos últimos, que más que factores son errores, nos vamos a centrar… Y hablaré concretamente de tres errores muy frecuentes: Leer más

Piensa en GRANDE

Piensa en GRANDE

A todos nos ha pasado en algún momento, nos dejamos arrastrar por lo fácil; nos entregamos a la corriente por comodidad, para evitar el esfuerzo de nadar… buscamos todo lo que necesitamos para mantenernos en nuestra zona de confort.

A todos nos ha pasado en algún momento que queremos o hemos pensado en hacer algo nuevo y de forma automática buscamos algún ejemplo, alguna experiencia previa similar en la que hayamos tenido éxito. Si la encontramos seguimos adelante sin ponernos muchos obstáculos; pero si no lo encontramos, comienzan a aparecer y amenazar las dudas.

Lo que solemos hacer -casi- por inercia es buscar, encontrar y ponernos excusas a nosotros mismos, convencernos de que nuestra idea no es tan buena. Tenemos una gran idea y nos empeñamos en hacerla pequeña, el miedo a lo desconocido nos incita y nos empuja a empequeñecerla. Pensamos en lo que, de llevar a cabo nuestra idea, deberemos afrontar; y la magnitud de ese deber nos envuelve, nos abruma, nos asusta… Y luego, cuando estamos a punto de abandonar la idea por culpa de ese miedo, solemos mirar alrededor… y siempre comprobamos que eso que tanto nos asusta, muchos ya lo han hecho, lo han llevado a cabo, se han atrevido y además han obtenido buenos resultados, han salido victoriosos, exitosos. Es en este preciso momento cuando aparece ese odioso sentimiento de frustración. Leer más

Si quieres emprender, es momento de emprender

emprender_

Ante la situación laboral, cada vez son más las personas que apuestan por emprender. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que la emprendeduría es una gran oportunidad en duros tiempos de crisis, y que además emprender permite llevar un estilo de vida más flexible y contar con una mayor capacidad de decisión sobre el futuro.

Todo tiene su lado bueno, incluso la crisis. Uno de esos lados positivos de la nefasta situación en la que nos encontramos es que ha permito que emprender sea más sencillo ahora; por un lado porque las facilidades son mayores, y por otro lado, porque han nacido nuevos modelos de negocio (especialmente a través de la Red). Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de todas esas personas que quieren emprender chocan de frente con el primer problema: cuándo empezar la aventura de emprender.

Vamos por partes:

¿Quién puede emprender?

Para emprender, los requisitos necesarios son: ganas, actitud, voluntad, ilusión y decisión por emprender. Existe un proverbio árabe que dice que “quien realmente quiere hacer algo encuentra un medio, quien no quiere, encuentra una excusa“. Y si hablamos de emprender, esto es así. No importa si eres estudiante, empleado en cualquier empresa o si estás en paro; si quieres emprender, puedes emprender.

Antes de empezar…

¡Cuidado! Mi intención no es crear falsas expectativas. Es obvio que no todas las situaciones son iguales y no todos los modelos de negocio son viables o comercialmente rentables. Pero existen algunas claves que puedes realizar antes de invertir tu tiempo y tu dinero en desarrollarlo, y así comprobar si tu idea de negocio va a funcionar:

  • Apostar por emprender de una forma desesperada porque no cuentas con ingresos, no es la mejor situación. Ten en cuenta que lo primero es vivir, y para ello necesitarás un fuente de ingresos que te permita cubrir tus gastos básicos. Es por ello que, quizá, buscar un trabajo que te aporte esta fuente de ingresos sería una buena opción. Y no sólo te servirá para cubrir tus gastos básicos; cierto es que emprender es cada vez más fácil -y económico-, pero dependiendo de cuál sea tu idea de negocio, necesitarás hacer una inversión, por pequeña que sea.
  • Si trabajas, estudias u ocupas parte de tu tiempo en otra actividad, es lógico que tu tiempo se reduzca y vea limitado. Sin embargo, si realmente quieres emprender debes y no te costará en demasía hacerlo, renunciar a tiempo libre y de ocio o gestionar mejor tu tiempo y sacarle más partido a todos esos momentos de distracción que tienes cada día. ¡Sácale el máximo partido a tu tiempo!
  • ¡Saca partido a tus habilidades y conocimientos! Esta es, desde luego, una buena opción si buscas una fuente de ingresos, no dudes en ofrecerte como freelance e inscribirte en todas las ofertas para las que te consideres apto/a. Esta opción te permitirá ganar algo de dinero a corto plazo.
  • Crea un blog. Contar con un blog permite ofrecer los servicios como freelance, mostrar lo que sabes hacer y además permite contactar con otras personas relaciondas con el sector e interesadas en lo que haces.
  • Por último, valida tu idea de negocio antes de lanzarte a emprender. Conviene saber si alguien estará dispuesto a pagar por lo que quieres ofrecer antes de invertir una gran cantidad de tu valioso tiempo y tu dinero.
    Para comprobar la viabilidad de tu idea, pon una oferta en la Red sobre lo que ofreces. Si nadie o un número inferior al que esperas compra o se interesa, quizá no sería buena idea apostar por ese negocio. Sin embargo, si tiene éxito, es evidente que vas por buen camino y es momento de seguir adelante.

¿Cuándo es el mejor momento para emprender?

¡Ahora! Sin duda alguna, si lo que realmente quieres es emprender, es momento de emprender. Con los pies en el suelo, pero sin excusas que te frenen.

No todas las ideas son iguales, ni todas las personas, ni todos los negocios… Es por ello que conviene tener en cuenta que cada idea de negocio y cada emprendedor precisa de unos requisitos diferentes y personalizados a su situación y objetivos. Es por ello que el análisis es fundamental para que la idea llegue a buen puerto. Aclarado lo anterior y sin hacer caso omiso de ello, lo que he querido transmitir con este post es que, si se quiere, se puede…

Y tú, ¿ya estás emprendiendo?, ¿qué te frena?