Por qué es importante calcular la rentabilidad de tus trabajos

Calcular rentabilidad trabajo

Calcular la rentabilidad de los trabajos que realizamos, especialmente cuando somos emprendedores, es fundamental. Sin embargo, esto es algo que a veces pasamos por alto o dejamos a un segundo plano.

No estoy inventando nada nuevo, de hecho, esto tiene mucho de economía básica de empresa. Pero es importante que lo apliquemos. Por muchos motivos muy importantes:

Por un lado debemos ser conscientes a la hora de emprender que debemos adoptar una actitud de empresario y economista. Por otro lado, calcular la rentabilidad de nuestros trabajos nos ayuda a tomar conciencia de lo que estamos haciendo, ayudándonos a tomar las decisiones necesarias.

Creo que casi todos estamos de acuerdo en que, cuando decidimos emprender, el propósito es vivir de nuestro proyecto.
Es por ello que desde el inicio mismo del proyecto hemos de comenzar a medir los resultados, a analizar cada aspecto y, por supuesto, a calcular la rentabilidad de lo que estamos haciendo.

El primer paso, entonces, ha de ser no apegarnos a nuestro proyecto. Cierto es que probablemente se trata de nuestro sueño, de nuestras ilusiones buscando materializarse, pero debemos ser conscientes desde un inicio que si las cosas no van bien, la prioridad debe ser no arruinarnos. Dar un paso atrás para volver a tener otra oportunidad que nos permita volver a avanzar en dirección a nuestro sueño.
Si por el contrario los resultados arrojan un crecimiento, entonces tenemos que buscar aquello que ha impulsado ese crecimiento para potenciarlo y que continúe de manera exponencial. Es aquí donde entra en juego la gran importancia de medir la rentabilidad de nuestros trabajos.

Por qué medir la rentabilidad de tus trabajos y/o servicios

Porque es la manera más fiable de conocer los productos o servicios que mayor rentabilidad te ofrecen; y también detectar aquellos que te ofrecen una rentabilidad baja o nula. Es, por tanto, la mejor forma de descartar o modificar aquello que no es rentable y potenciar y mejorar lo que sí lo es.

Te invito a realizarte las siguientes preguntas:

¿Cuál es la ganancia neta que quieres obtener de tu actividad?

No al principio de tu actividad. Ya sabemos que cualquier negocio precisa de un tiempo y recorrido para poder llegar a los ingresos esperados. Me refiero a tu objetivo. Debes tenerlo muy claro desde el principio y ponerle un valor.

Déjate ayudar

Es prácticamente imposible controlar de manera profesional todos y cada uno de los aspectos de un negocio, es por ello que, en aquellos puntos en los que no tengas seguridad, seas consciente de no tener un control o no sean competencia directa de tu negocio, ¡déjate ayudar!

Déjate asesorar por los profesionales adecuados en cada uno de esos aspectos. Por experiencia te recomiendo que así lo hagas. Si no conoces la materia, deja el el ámbito fiscal y contable lo lleve un asesor fiscal, si no eres diseñador por el logo de tu empresa en manos de uno… De esta manera no solo lograrás liberar tiempo, sino que te aseguras de construir tu proyecto sobre una base sólida.

Hay gastos que, en realidad, son inversiones.

 

¡A por ello!

¡No pases desapercibido!

no pases desapercibido

Pienso que una de las peores cosas que nos puede ocurrir como personas es pasar totalmente desapercibidos. Tampoco creo que lo mejor sea el extremo contrario… Me refiero a encontrar un equilibrio.

Cuando hablo de encontrar un equilibrio me refiero a un equilibrio entre lo que somos, lo que pensamos y el proyecto que estamos sacando adelante. Hablo de coherencia, de expresarnos de la mejor manera posible de forma que seamos recordados  por las personas que se cruzan en nuestra vida a nivel profesional.

Muchas veces tendemos a buscar ese punto en el que pasamos desapercibidos. Quizá porque es más fácil, o más cómodo moverse ahí. Quizá por timidez…
Sí, por supuesto, también están los del lado justo contrario, los que necesitan llamar la atención continuamente, los que parece un cartel andante. Pero estos a estos, si me permites, prefiero dejarlos al margen en este momento.

Cuando decía al principio de este post que pasar desapercibido es una de las peores cosas que nos pueden pasar me refiero a cualquier ámbito de nuestra vida. Porque cuando pasamos desapercibidos es porque no hemos aportado nada a los que están a nuestro alrededor.
Continuamente hablamos e interactuamos con otras personas. Y lo cierto es que cualquier situación en la que haya interactuación con otros, es una oportunidad para comunicarnos de manera efectiva, útil… y para hacer que de una forma u otra, la otra persona nos recuerde.

Siempre digo que las oportunidades son eso que no cae del cielo, que para verlo, debemos ir a buscarlas, estar alerta y también dispuestos a que se den… En el campo profesional, no sabemos exactamente dónde está la oportunidad, debemos estar atentos. Pero sí sabemos dónde está la oportunidad de hacer felices a las personas que nos rodean o aquellas personas con las que interactuamos, esa oportunidad la tenemos a la vuelta de la esquina y deberíamos siempre aprovecharla.

Con todo esto no quiero decir que fuerces las situaciones, al contrario, es una cuestión de naturalidad. Se trata de comunicarte de manera abierta dispuesto a ofrecer aquello que eres y en lo que crees, siempre de manera constructiva, pensando en tu interlocutor. En definitiva, actuar sin esconderte y de manera natural.

No pases desapercibido, ¡deja huella!

Te invito a que cuando pises lo hagas con fuerza y dejando huella, una huella que los demás puedan seguir.

Es difícil establecer unas pautas. Todos somos diferentes y nuestras circunstancias también los son. Pero estas son algunas de las claves, según mi experiencia, que puedes tener en cuenta para evitar pasar desapercibido, para comunicarte de manera útil y para que te recuerden.

  1. Es importante que sepas adónde vas y cuál es tu meta.
  2. Disfruta del camino, no te dejes llevar por las prisas y precipitaciones.
  3. Insisto, disfruta del camino. Cada una de las experiencias que tienes la posibilidad de vivir cada día, es única. Nunca dejará de estremecerme cada una de esas experiencias… y, sorprendentemente, las más sencillas suelen ser precisamente las mejores.
  4. Deja tu huella. Y para ello, no solo es necesario caminar con un rumbo claro y decisión, sino que también es imprescindible abrir el corazón y el alma. De una manera automática los demás abren sus corazones y sus almas.
  5. ¡Disfruta! El viaje nunca está exento de peligros, pero también está repleto de cosas buenas.

Disfruta de las experiencias de cada día y de las personas que se cruzan en tu camino. Sé feliz y, si está en tu mano, hazles felices.

Si vas a emprender: Planifica y márcate objetivos ambiciosos

 

planifica

Lanzarse a la aventura de emprender no es complicado al principio. De hecho, comenzar la marcha es lo más fácil y además nos da un chute de adrenalina. Lo difícil llega a medida que vamos avanzando…

La perseverancia es gran parte de lo que diferencia a los emprendedores que alcanzan el éxito, de los que se quedan en el camino. 

Si has decidido emprender, te doy la enhorabuena y me tomo la libertad de darte un consejo: no tengas prisa. Ya habrá momentos para prisas más adelante.

Quizá tus circunstancias no son del todo favorables… Pero si estás decidido y crees en tu proyecto, no desistas ni cedas a estas primeras presiones, al menos no en lo que a planificar el proyecto se refiere.

Qué, cómo y cuándo

Pon el foco en lo que quieres hacer. Y una vez que tengas esto bien claro, define muy bien lo que vas a hacer; seguramente el camino te llevará a jugar con otras posibilidades que a lo mejor ni siquiera has contemplado, pero es necesario definir muy lo que vas a hacer para no perderte. Y finalmente, cuando tengas claro lo que vas a hacer, es muy importante que definas cómo y cuándo lo vas a hacer.
Pon sobre la mesa todos tus recursos y herramientas y en base a ello dibuja tu proyecto. Casi con total seguridad tendrás dificultades y carencias; o al menos aspectos que precisan mejoras: ¡No los ignores! Al contrario, tenlo muy presente porque seguramente te crearán dificultades en algún momento.

Tener siempre en bien identificadas tus carencias y trabajar duro para mejorarlas es lo que te convierte en un buen emprendedor.

El camino no siempre va a ser fácil, así que te adelanto que contantancia, mucha constancia y rigor son clave para construir tu proyecto sobre una base sólida.

Márcate objetivos ambiciosos

No hay sueños pequeños. Márcate objetivos ambiciosos y procura fijar objetivos a corto, medio y largo plazo.

Te invito a preguntarte cada día, ¿dónde estoy hoy?, ¿dónde quiero estar dentro de 6 meses? y ¿adónde quiero haber llegado en 2 años?
Procura no ir nunca a la cama sin haber dado un paso que te acerque a esos lugares a los que quieres llegar.

Ser realista es necesario, pero ello no debe impedirte dejar a tu imaginación volar, ni cortarle las alas a tu ambición…
Y, sobre todo, no dejes que tus ideas se pierdan. Para evitarlo lo mejor es un papel en el que las puedas escribir una detrás de otra.

A todas esas ideas escritas en un papel o en una libreta, debes darles salida, convertirlas en TUS OBJETIVOS. Y como decía, no tengas miedo a marcarte objetivos ambiciosos, que no te abrume lo complicado que sea conseguirlos y, sobre todo, ten muy presente que ser ambicioso, en contra de lo que nos han hecho creer, no es nada malo (aunque de esto me gustaría hablar en otro post en el que me pueda extender).
Odena tus ideas en función de tus prioridades y ponles plazo para materializarlas. Sin miedos, con determinación y confianza y una buena planificación.

Cómo automotivarse cuando las cosas no van bien

como-automotivarte

Mantener arriba la motivación no es fácil. Sin embargo, a veces resulta sorprendente la facilidad con la que podemos desmotivarnos…

Si algo he aprendido desde el momento en que decidí emprender es que la motivación es un factor clave para mantenerse en la lucha y alcanzar los sueños. Debemos aprender a motivarnos a nosotros mismos.
Para alcanzar cualquiera de tus objetivos, desde el más ambicioso hasta el más pequeño, necesitarás motivación: si quieres crear una empresa, si quieres hacer deporte… cualquier cosa que quieras lograr precisará de motivación para alcanzarla.

Soy consciente de lo importante que es la motivación para alcanzar nuestros objetivos. Por ello os doy algunas claves que a mí me han funcionado en los momentos complicados, cuando las cosas no salían como había planeado, cuando los resultados nos llegaban:

Visualiza tus objetivos

A veces no logramos lo que queremos porque no sabemos qué queremos exactamente.

Te invito a parar por un momento, sentarte frente a un papel en blanco con un bolígrafo en la mano y escribir exactamente lo que quieres. Haz una lista de todo aquello que quieres lograr. Una vez que lo tengas claro y escrito, guarda el papel. Es posible que en algún momento necesites volver a mirarlo para reubicarte y enfocarte…

Divide tu gran objetivo en pequeños objetivos

Bien, ahora que sabes lo que necesitas, necesitas un plan, una estrategia, porque sin ella, tus objetivos son solo deseos. Además, te aseguro que el simple hecho de trazar un plan y conocer los pasos que vas a dar para lograr lo que quieres, te servirá para motivarte. Así que, ¿a qué esperas?, comienza a elaborar esa estrategia… Eso sí, siempre con los pies en la tierra y estableciendo pasos y plazos realistas.

Piensa en positivo

Cada vez que te enfrentes a un nuevo reto, piensa en positivo. Pensar en negativo solo atraerá cosas negativas, utiliza esa energía para atraer cosas positivas.

No siempre es fácil ponerlo en práctica, pero tampoco es imposible. Cuando detectes pensamientos negativos en ti, frena y comienza a ver las cosas de una perspectivas más positiva.

Recompénsate

Cuando nuestro objetivo requiere de tiempo, sabemos que lo lograremos a largo plazo, es fácil que nos invada una sensación de estar estancados y no avanzar que merma nuestra motivación.

¿Recuerda que te aconsejaba antes dividir tu gran objetivos en objetivos más pequeños? Bien, pues cada vez que alcances uno de esos pequeños objetivos, recompénsate. Es un pequeño logro que te acerca a tu meta: celébralo y prémiate por haberlo conseguido.

Te aseguro que si lo haces, con cada pequeño objetivo cumplido verás tu motivación reforzada.

 

Además de estos tres “tips’ que a mí me han funcionado para subir la motivación en los momentos en los que fallaba, es importante que descubras qué es lo que te desmotiva. Todo gira muy deprisa y a veces es necesario posar el freno y analizar qué es lo que nos está robando energías y consumiendo la motivación; a veces ni siquiera queremos ver la realidad.
Te invito a hacerte esta pregunta: ¿qué me desmotiva? Sé sincero contigo mismo: quizá es tu trabajo, quizá algunas personas que tienes alrededor… lo que sea, detéctalo y luego elimínalo de tu vida. O mejor, sustitúyelo por lo que sí te motive y te impulse.

Cómo tener un blog que sobresalga

blog-existoso

Cuando hablamos de blogs, ya sean personales o corporativos, la competencia es realmente abrumadora. Profesionales y empresas han empezado a entender la importancia de los contenidos y han trazado sus propias estrategias (algunas mejor planteadas que otras) al respecto en las que, el blog, es una de las mejores herramientas que manejan.

Siendo conscientes de que la competencia es muy grande y muy fuerte, si quieres sacar partido a tu blog y marcar la diferencia a través de él, es necesario que elabores un buen plan. Por experiencia sé que solo sobresalen los que cuentan con una buena estrategia y no hacen por hacer, sino que están dispuestos a hacer las cosas bien.

La gran pregunta que todos nos hacemos es “¿por qué unos blogs destacan y sobresalen y otros no?”
Lo cierto es que existen muchas temáticas y factores que influyen, pero si analizamos blogs de éxito, veremos con claridad que existen ciertos patrones que tienen en común; por lo tanto, están contribuyendo a ese éxito:

Una imagen vale más que mil palabras

La inmensa mayoría de los blogs exitosos cuentan con un buen diseño y una imagen muy cuidada. Incluso me atrevería a ir un poco más allá y decir que cuentan con una imagen adaptada y personalizada.

Y es que no se trata solo de tener una imagen atractiva, sino que permita a los demás identificarnos a través de ella. Me refiero a que han hecho que el blog forme parte de su identidad corporativa, logrando que, incluso eliminado su nombre o logo de la web, los usuarios sean capaces de reconocer de qué marca se trata.

Contenidos de calidad

Lo he comentado en multitud de artículos, los contenidos que ofrecemos a las personas que nos siguen, los usuarios, nuestros clientes o potenciales clientes, deben ser originales y de calidad. Deben serles útiles, resolver sus dudas o inquietudes, aportarles valor.

Si hablas siempre de lo mismo pensando que el simple hecho de publicar artículos de manera regular te va a permitir tener un blog exitoso, estás en un error. Si quieres diferenciarte, destacar entre tantos blogs que ya existen, tendrás que aportar valor ofreciendo cosas diferentes: tu punto de vista, tus experiencias, etc.

Además, no te limites a la hora de crear contenidos, abre tu mente y utiliza todos los formatos que tienes a tu alcance; no escribas solo artículos, crea contenidos a través de vídeos, imágenes, infografías, podcast, etc.

La trastienda de tu blog

Hablamos de diseño, de contenidos, podríamos mencionar la importancia de la difusión de tus posts en las redes sociales, etc. Pero de lo que no se suele hablar tanto es de lo que hay detrás del blog, de todas las herramientas y funcionalidades que nos ayudan a convertirlo en un espacio práctico para los usuarios, funcional, interesante para los que nos leen y también para los buscadores, etc.

Los blogs que funcionan bien, que destacan entre tantos, cuentan con una serie de componentes o pluggings que nos permiten introducir en él nuevas funcionalidades (a veces visibles y útiles para los usuarios; otras veces solo son útiles para nosotros y nos aportan información a los que gestionamos el blog).
A veces, estas herramientas son gratis, pero otras veces no. Y debemos aprender a valorar aquellas que son importantes, necesarias y nos ayudarán a llevar a nuestro blog a otro nivel.

¿Cómo quieres vender sin no estás dispuesto a invertir en tu marca?

Support for items purchased before September 1st, 2015

Si te has decidido a leer esto es porque tienes espíritu emprendedor o estás dispuesto a crear tu propia marca o empresa. ¡Bienvenid@ al fascinante mundo de los emprendedores!

El auge de los blogs ha llevado a muchos, algunos muy conocidos y otros no tanto, a crear el suyo propio animando a cualquier persona a crear su negocio. Y a veces me sorprende la ligereza con la que lo hacen…

Quiero empezar diciéndote que, si tienes un sueño y quieres vivir de él, ¡hazlo! Pero hazlo sabiendo que merece la pena pero las cosas no son siempre tan bonitas, ni mucho menos fáciles.
Y, sobre todo, ten en cuenta que es muy complicado dar razones de peso a tus potenciales clientes de que confíen en ti y compren tus productos o servicios si ni siquiera tú confías lo suficiente en ellos como para invertir  en la imagen y desarrollo de tu marca o empresa.

Es prácticamente imposible crear y hacer funcionar un negocio a coste 0. Esto debes saberlo antes e comenzar.
Habrá acciones que puedas realizar tú mism@ u otras estrategias que puedas implementar sin coste, pero eso solo serán algunos de los pasos que debes dar. Para crecer y convertir tu marca o empresa en un referente en el sector, será necesaria una inversión. Esa es la realidad.
Y el que diga o contrario, mucho me temo que no ha montado un negocio en su vida. Es muy importante que seas optimista, pero igual de importante es que mantengas los pies en la tierra.

A continuación te expongolos 7 pasos básicos para montar tu negocio con presencia en a Red:

  1. Estudio de viabilidad de tu idea
  2. Plan de negocio que confirme la viabilidad
  3. Especialización y perfeccionamiento del producto o servicio
  4. Construcción de tu propia marca
  5. Construcción de plataforma de exposición y venta (WEB)
  6. Elaboración de una estrategia de marketing
  7. Aspectos legales asociados a tu actividad

Te recomiendo que desgloses cada punto, te informes, solicites presupuestos para cada uno de los pasos que debes dar…
Y luego, haz balance de tu situación. Es importante que seas consciente de hasta dónde puedes llegar en este momento. Tu negocio requiere, además de esa inversión de la que hablaba, esfuerzo, tiempo, trabajo y un gran compromiso.

Tómate el tiempo que consideres necesario para estar listo. Y cuando decidas emprender, que sea apostando 100% y con la máxima confianza en ti mismo y lo que ofreces. 

Si no inviertes, por ejemplo, en una web adaptada a las características y necesidades de tu negocio y que transmita exactamente la imagen que quieres transmitir, es complicado ganar la confianza y convertir a potenciales en clientes. 
Lo mismo ocurre, por ejemplo, con la estrategia de marketing. Si no inviertes en una buena estrategia, será muy complicado llegar hasta tu público, dar a conocer tus productos o servicios, que la gente te conozca. 

Como ves, imposible no es, solo complejo. Por eso es importante que te lo tomes en muy en serio desde el primer instante en el que vas a “probar suerte”. Pero no olvides que la suerte no está ahí eligiendo a dedo tocar a unos pocos, sino que es de quien la trabaja y crea.

¡Adelante!

Una web no te sirve para nada

página web

El simple hecho de tener una página web no garantiza nada, ni recibir miles de visitas, ni siquiera algunas decenas; ni que nos comiencen a aparecer clientes…

Siempre digo que abrir una página web es como abrir una tienda en el desierto. No importa lo bonito que hayas decorado el escaparate, nadie, o casi nadie, va a pasar por allí.
Pero si somos capaces de organizar excursiones que lleven personas que nos interesan hasta donde está la tienda, y llevamos a cabo acciones para que, poco a poco, otros se enteren de que hay una tienda que vende cosas maravillosas en el desierto y deseen ir… entonces puede funcionar.

Es un ejemplo algo exagerado, tus clientes no tendrán que atravesar el desierto para encontrarte, pero espero que haya servido para trasladarte el concepto. Lo que quiero decir es que por sí sola una página web es una herramienta que no nos va a permitir gran cosa. Precisa de otras herramientas y acciones que lleven a nuestro público hasta ella y descubran que tenemos la solución perfecta para sus necesidades.

Ten en cuenta que más o menos cada 2 minutos se genera un nueva nueva web en Internet. Es por ello que resulta fundamental contar con un plan para que nuestro negocio se de a conocer y de esta forma lleguen visitantes que vean nuestros productos o servicios y podamos convertirlos en potenciales clientes.

Nos han repetido continuamente eso de que si no estás en internet no existes. Y en parte es cierto. Pero no todos nos dicen que no sirve estar de cualquier manera, hay que saber estar.

Conozco mucha personas que tras un año con su página web abierta se decepcionan y abandonan su sueño o su proyecto pensando que tener una página web no es necesario para su negocio, o decepcionados porque no han logrado resultados como esperaban. Y el problema no es la web, el problema es que no se ha diseñado y llevado a cabo una estrategia para darla a conocer.

¿Cómo promocionar nuestra web?

Son muchas las formas que existen para promocionar nuestra página web. Y lo cierto es que cada proyecto es un mundo con objetivos específicos y concretos, por lo que habría que valorar cada caso con detenimiento para decidir cuáles son las acciones más adecuadas y dónde llevarlas a cabo. Sin embargo, aquí te dejo algunas formas de promocionar tu web que te permitirán hacer llegar tus primeros visitantes:

  1. Aprovecha toda la papelería y cartelera de tu negocio para poner tu dirección web.
  2. Informa a todos tus conocidos, familiares y contactos de tu proyecto e invítalos a visitar tu página.
  3. Incluye en todos tus emails una firma que incluya el logotipo de tu empresa o marca y tu dirección web.
  4. Si tienes un blog, genera contenidos de manera regular, no solo te ayudará a atraer tráfico hasta tu web, sino que te ayudará a ir construyendo y reforzando tu imagen y reputación online.
  5. Las redes sociales juegan un papel muy importante en todo esto. Utilízalas para ofrecer contenidos interesantes a tu público que enlacen a tu website.
  6. Mailing. Te recomiendo que poco a poco te vayas creando tu propia base de datos de usuarios que les interese tu producto o servicio para posteriormente enviar promociones, novedades, descuentos (siempre sin hacer spam).
  7. El Gest Blogging es otra técnica que te ayudará a aumentar las visitas de web.

Estos son unos pequeños tips que pueden ayudar a promover tu página web, pero te recomiendo tener un plan bien estructurado que te permita ir avanzando hacia tus objetivos de manera clara y medible. 
El camino no es fácil, pero merece el esfuerzo.